jueves , 14 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Campeche » Industria arrocera en decadencia

Industria arrocera en decadencia

TRIBUNA.

ESCÁRCEGA, Campeche.La industria arrocera del país corre el peligro de desaparecer si el Gobierno Federal continúa con su política de importación, pues el 90 por ciento de ese cereal proviene del extranjero, afirmó el empresario Francisco Javier Arias Santana, al asegurar que aunque este año llevan acopiadas 20 mil toneladas, se redujeron las superficies sembradas.

Para el ciclo otoño-invierno se había previsto la siembra de mil 500 hectáreas, y apenas se trabajaron 500, y en el de primavera-verano sólo plantaron en 200 de las mil disponibles, porque la sequía afectó, y ante la falta de adecuada red de energía eléctrica, principalmente en las zonas de Palizada y Carmen, la situación se complicó.

El Estado tiene buena oportunidad por el precio de garantía destinado a pequeños productores, que mantienen una producción de 120 toneladas, explicó. Pero el problema es que no hay infraestructura eléctrica para aprovechar los sistemas de bombeo y riego, que permitan aprovechar, por ejemplo, el agua del río Usumacinta.

Es urgente que se regule la comercialización del arroz en las instituciones de gobierno, señaló. Por ejemplo, Diconsa sigue con la misma operatividad de administraciones pasadas, y al igual que en el DIF, se privilegia el arroz de Estados Unidos y Asia, principalmente de Vietnam, que ya ofertó bajar mil pesos el precio de la tonelada, y que de concretarse afectará aún más la producción nacional.

Puede desaparecer la industria arrocera del país, subrayó, porque ni el precio de garantía ayudaría mucho. Seguimos siendo importadores, pues el 90 por ciento del arroz que se consume se compra en el extranjero. En dos o tres años Vietnam no tendrá ninguna restricción para mandar su producto al país, y eso sería el final de la industria.

Arias Santana indicó que también disminuyó la siembra de arroz, debido a la falta de agua. En los periodos de otoño-invierno y primavera-verano se dejaron de trabajar 700 hectáreas de las dos mil 500 disponibles. Ahora, al iniciar las lluvias, esperamos sembrar dos mil hectáreas en la regiones de Centenario y Palizada.

Pero es evidente que hay afectaciones por el bajo voltaje en la red eléctrica, que afectan  zonas de Palizada y Carmen. Se gestiona ante la Comisión Federal de Electricidad la solución del problema.

Las 20 mil toneladas que se han acopiado en lo que va del año se comercializan en los mercados de Mérida y Tabasco, y una parte en la entidad, en puntos estratégicos de Escárcega, Champotón y Candelaria. Eso es suficiente para garantizar la venta, señaló.

La cuarta transformación no llega a dependencias de gobierno, vinculadas en la distribución del arroz, pues tanto el DIF como Diconsa privilegian la importación y así no se cumple con la promesa de autosuficiencia alimentaria que ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *