• Su Informe indica que la escala de los cambios recientes en el sistema climático en su conjunto y el estado actual de muchos aspectos del sistema climático no tienen precedentes durante muchos siglos o miles de años.
  • México participó activamente en la elaboración y revisión del Informe del IPCC.

Al presentar la Contribución del Grupo de Trabajo I del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) sobre las bases físicas del cambio climático y la síntesis para tomadores de decisiones el pasado 9 de agosto, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), punto focal del IPCC en México, y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ofrecieron la  conferencia “Conocimiento para la acción climática: Contribuciones del Grupo I del IPCC, agosto 2021” con el fin de ciudadanizar la información sobre cambio climático para fomentar la participación informada de la población.

Para México, enfrentar el cambio climático representa una oportunidad para transformar al país ante los retos actuales y del futuro. En este sentido, la titular de la Semarnat, María Luisa Albores, aseguró que esta lucha es un tema de suma importancia para el gobierno de la Cuarta Transformación para alcanzar la justicia social, climática y ambiental, porque afecta principalmente a los más pobres.

Es por ello, agregó, que el Gobierno de México ha impulsado acciones puntuales a favor del medio ambiente, la salud y la vida, entre las que destacó el Decreto para sustituir gradualmente el uso del glifosato; el rechazo al fracking y la negativa a dar más concesiones para minería a cielo abierto.

Comentó que la contaminación atmosférica en los procesos de fracking y extracción de gas shale o gas de lutitas, es 30% mayor que la generada en la producción convencional de gas natural. Además, el metano utilizado en esta práctica tiene un potencial de calentamiento global 21 veces superior al dióxido de carbono; y se estima que, en 20 años, las emisiones de gases de efecto invernadero por esta actividad podrían ser 20% superiores a las del carbón.

Como parte de las acciones de recuperación ambiental y social, resaltó que las 182 Áreas Naturales Protegidas de nuestro país y el Programa Sembrando contribuyen de manera importante a la captura de carbono, de la mano de las comunidades y las personas guardianas del territorio. Finalmente, refrendó el compromiso de Semarnat para proteger la vida y ayudar a que nuestro país y el planeta puedan estar listos para afrontar uno de los retos más importantes que ha tenido la humanidad.

Por su parte, Amparo Martínez Arroyo, directora general del INECC, resaltó la importancia de la toma de decisiones basadas en el mejor conocimiento disponible. Explicó que desde su formación en 1988, el IPCC se ha encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático a fin de facilitar a los dirigentes políticos evaluaciones periódicas sobre este fenómeno, sus implicaciones y riesgos, y proponer estrategias de adaptación y mitigación.

Roberto Sánchez, investigador del Colegio de la Frontera Norte y miembro del Buró del IPCC, luego de explicar que el reporte que se acaba de publicar forma parte del sexto ciclo de evaluación del IPCC, señaló que una de las lecciones aprendidas es que no podemos ver el cambio climático de forma fragmentada, por lo que en este caso se hizo un esfuerzo para trabajar la información de manera integral. Asimismo, destacó que como actividades adicionales, con base en un análisis de los científicos, se acordó que para el siguiente ciclo existirá un reporte especial sobre ciudades y cambio climático.

En su intervención, Ruth Cerezo Mota, investigadora del Instituto de Ingeniería de la UNAM y autora líder del Informe del Grupo de Trabajo I, resaltó que tras la revisión de 14 mil  artículos científicos, se muestra que el clima está cambiando sin precedentes en todas las regiones habitadas de la Tierra y la acción humana contribuye a muchos de los cambios observados en los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos. Aunque no hay vuelta atrás, la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de otros Gases de Efecto Invernadero (GEI) podría limitar los efectos del cambio climático.

De acuerdo con este documento, las emisiones de GEI procedentes de las actividades humanas son responsables de un calentamiento de aproximadamente 1.1°C desde 1850-1900, y se prevé que la temperatura mundial promediada durante los próximos 20 años alcanzará o superará un calentamiento de 1.5ºC, lo que producirá un aumento de las olas de calor, se alargarán las estaciones cálidas y se acortarán las estaciones frías; mientras que con un calentamiento global de 2°C los episodios de calor extremo alcanzarían con mayor frecuencia umbrales de tolerancia críticos para la agricultura y la salud. Por lo que a menos que las emisiones de GEI se reduzcan de manera inmediata, rápida y a gran escala, limitar el calentamiento a cerca de 1,5ºC o incluso a 2ºC será un objetivo inalcanzable.

También en el informe se reflejan importantes avances en los fundamentos científicos en la comprensión del papel que desempeña el cambio climático en la intensificación de determinados fenómenos meteorológicos y climáticos, como las olas de calor extremas y las precipitaciones intensas.

La coordinadora general de Mitigación del Cambio Climático, Claudia Octaviano Villasana, presentó el Atlas Interactivo del IPCC, herramienta para el análisis espacial y temporal de la información sobre cambio climático, que incluye por primera vez un estudio más detallado de este fenómeno a nivel regional y presta especial atención a datos que pueden útiles para la evaluación de riesgos, la adaptación y la adopción de decisiones.

El Atlas muestra cinco posibles escenarios, e informa tanto de las posibles trayectorias socioeconómicas compartidas como de las posibles trayectorias del CO2 y otros gases de efecto invernadero que podrían suscitarse por el crecimiento poblacional, económico, el desarrollo educativo, el proceso de urbanización y los cambios de uso de suelo, así como el desarrollo tecnológico del mundo y qué tan rápido se puede transferir el conocimiento y adoptarse nuevas tecnologías de bajo carbono.

El informe presentado contiene aspectos clave para México que pueden apoyar la toma de decisiones informada con la participación de todos los sectores sociales para la aplicación de medidas de mitigación y adaptación a los impactos del cambio climático, que constituyen una prioridad nacional. Asimismo, pone de manifiesto la adopción inmediata de medidas de adaptación a los impactos del cambio climático, la importancia de las sinergias entre mitigación y adaptación, la atención a las problemáticas de las ciudades donde se pueden abordar soluciones integrales y el fortalecimiento a la investigación climática que permita encontrar caminos adecuados conforme a las características del país y de la región.