martes , 12 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Morelos » Insisten en autopista Edomex y Morelos

Insisten en autopista Edomex y Morelos

Alerta Greenpeace sobre impacto en zona de bosques. Alista la Semarnat resolución final sobre proyecto Lerma-Tres Marías

(24 abril 2008).- Las autoridades del Estado de México y de Morelos esperan el visto bueno de la Semarnat para dar inicio formal a las obras de la Autopista Lerma-Tres Marías, que permitirá viajar de Toluca a Cuernavaca sin cruzar por la Ciudad de México.

Para Greenpeace y otras organizaciones ecologistas el proyecto implica un costo ambiental muy alto, pues la autopista atravesará dos áreas naturales protegidas, las Ciénegas de Lerma y el Corredor Biológico Chichináutzin, afectadas de por si por el crecimiento urbano y la tala ilegal.

El proyecto prevé la construcción de un tramo de cuota, de 66.7 kilómetros, que unirá las autopistas México-Toluca y México Cuernavaca.

En la Manifestación de Impacto Ambiental presentada ante la Semarnat, el gobierno del Estado de México reconoce que el trazo pasa por la margen externa de la Ciénegas de Lerma y eventualmente afectará a ese ecosistema. Asegura sin embargo que la carretera contribuirá a frenar los asentamientos irregulares en el área protegida.

En la Sierra del Chichináutzin, admite, la construcción de la carretera implicará desmontes en zonas pobladas por pinos y oyameles. En contraparte, sostiene, la autopista cerrará el paso de los actuales caminos utilizados por los talamontes.

Las autoridades del Edomex y de Morelos calculan que cada kilómetro de la autopista tendrá un costo de 21 millones de pesos. Prevén destinar a la restauración de las áreas naturales afectadas un peso por cada automóvil que circule por la autopista. Con un aforo estimado en 8 mil vehículos al día, la inversión ambiental ascendería a 2.9 millones de pesos por año.

La Secretaría de Medio Ambiente tenía previsto emitir su resolución sobre el proyecto en marzo pasado, pero decidió posponerla para junio.

Para Héctor Magallón, coordinador de la Campaña de Bosques y Selvas de Greenpeace, la prórroga es insuficiente, pues no se han concluido ocho estudios sobre la flora y fauna de la región.

“Van a realizar los estudios de los daños que pueden tener ciertas especies endémicas después de hacer la carretera, eso es absurdo”, reprochó en entrevista.

El proyecto, sostuvo, sólo beneficia al interés de empresarios como la familia Hank.

Recordó que el proyecto ya fue rechazado por autoridades ambientales en 2005 y 2006 y advirtió que la carretera fue afectar bosques que son primordiales para la recarga de acuíferos que abastecen a Toluca, el Distrito Federal y Cuernavaca.

Adrián Mata, presidente de la Asociación Campesina de Texcalyacac -uno de los municipios mexiquenses por los que pasará la autopista-, consideró que el proyecto no hará más que acelerar el proceso de deterioro de los bosques.

“La inconformidad de los comuneros, quienes rechazan tajantemente la construcción de la autopista, es porque es seguro que van a afectar el ecosistema, un poco más que lo que ya lo ha hecho la tala”, expuso.

Francisco Romero, coordinador del Laboratorio Ecológico de la UAM-Xochimilco, advirtió que el trazo de la carretera afectará la distribución de las poblaciones de especies endémicas de la región.

“Las carreteras fragmentan en pedazos los ecosistemas, son auténticas barreras para la movilidad de la fauna. Se ha demostrado que el tráfico afecta incluso a algunas aves”, apuntó.

Atajo

De concretarse, la autopista Lerma-Tres Marías permitiría evitar el paso por el DF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *