Inicio » Opinión » Insuficiencia alimentaria y rescate al campo, una entelequia

Insuficiencia alimentaria y rescate al campo, una entelequia

ALEJO SÁNCHEZ CANO. DESDE SAN LÁZARO. EL FINANCIERO,

Esa austeridad republicana de la que tanto presume el presidente López Obrador le está haciendo daño a sectores de la población que se ubican en el rango de pobreza extrema o de plano a sectores como la agricultura, ganadería y pesca que, no obstante que en campaña se comprometió a apoyarlos, ahora en el poder, le baja el presupuesto a la Sader en un 30 por ciento.

El rescate al campo y la autosuficiencia alimentaria es una entelequia y una promesa de un candidato que no cumplirá.

En su comparecencia ante el Pleno de los diputados, Víctor Villalobos Arámbula, titular de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) sufrió las de Caín, ya que por un lado planteó los programas que esa dependencia a su cargo lleva a cabo y por otro, pues tuvo que reconocer que los dineros son insuficientes ante el tamaño de las carencias.

Aunque la diputada perredista Guadalupe Almaguer Pardo expresó el deseo de que el actual Gobierno Federal tenga éxito en su estrategia económica, en particular la dirigida al campo para bien de millones de mexicanos, advirtió que en los hechos, como va, muestra ser igual de ineficiente, errática, retrógrada, neoliberal y manipuladora de clientelas políticas que a las de sexenios pasados.

La verdad es que este gobierno opta por transferencias monetarias y subsidios clientelares en lugar de estímulos a la productividad, a la exportación y a la generación de empleo, por lo que no parece tener diferencias con los gobiernos neoliberales a los que tanto critica, pero que en los hechos se empeñan en perpetuar.

Cuando se trata de este tipo de encuentros entre funcionarios y legisladores, al final del día el saldo es solo una retahíla de elogios, por una parte y por otro, de descalificaciones e insultos que en general no sirve para nada ya que, en este caso, ni se restituirá el presupuesto perdido para 2020 a la Sader y mucho menos, habrá un viraje en las políticas públicas que implementará la 4T para remediar la aguda crisis por la que transita el campo mexicano.

Qué pena y desgracia a la vez, que un gobierno de izquierda que tanto defiende a los campesinos y productores rurales, por lo menos en sus principios ideológicos, aniquile programas implementados por otras administraciones que estaban dando resultados.

Ante la desleal competencia que existe en el mercado internacional en donde los precios de productos del campo en otros países son más competitivos, en México, en lugar de apoyar al campo y mantener la soberanía mediante la autosuficiencia alimentaria, se recorta el presupuesto y se deja a la deriva a los campesinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *