Inicio » Noticias » Estatales » Baja California Sur » Intentaron privatizar la salinera de Guerrero Negro en sexenio peñista

Intentaron privatizar la salinera de Guerrero Negro en sexenio peñista

Raymundo León, Corresponsal. La Jornada

Recibió la empresa con un enjambre de problemas; aún está delicada, pero se recupera, dice Avilés Rocha

Foto

▲ Antonio Avilés Rocha, director general de Exportadora de Sal SA de CV, en entrevista con La Jornada en las oficinas de la paraestatal, en la comunidad de Guerrero, municipio de Mulegé, Baja California Sur.Foto Lidia Campos Hernández

Guerrero Negro, BCS ., La empresa salinera más grande del mundo, la paraestatal Exportadora de Sal SA de CV (ESSA), fue sometida a un proceso de deterioro financiero y chatarrización, sobre todo en el sexenio de Enrique Peña Nieto, para privatizarla, afirmó su director general, Antonio Avilés Rocha.

A casi un año de haber asumido el cargo, el directivo dijo que no tiene pruebas, pero tampoco dudas de que querían privatizar la compañía, pues la dejaron caer como lo hicieron con muchas paraestatales a partir del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, con el fin de vulgarizarlas y venderlas a bajo costo.

Entrevistado en las oficinas de la ESSA, en la comunidad de Guerrero Negro, al sur del paralelo 28 norte, que divide los estados de Baja California y Baja California Sur, Avilés Rocha señaló que recibió una empresa con un enjambre de problemas, desatendida, en condiciones delicadas, por lo que se le dio terapia intensiva y hoy aún está en cuarto, en el hospital, pero con muestras de recuperación.

Indicó que el deterioro de la compañía comenzó hace unos 15 años, posiblemente en el periodo de Herminio Blanco como secretario de Economía, pero la peor época fue la del gobierno de Peña Nieto, cuando se descuidaron las instalaciones y no hubo interés por el papel de ESSA en el mercado internacional de la sal, lo cual creó confusión e incertidumbre entre los trabajadores.

Subrayó que la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador a todos sus colaboradores es que hay que quejarse poco y trabajar mucho; no tener pleitos, pero no sacarle la vuelta a los que son inevitables.

Mencionó que ESSA, propiedad 51 por ciento del gobierno federal y 49 por ciento del consorcio japonés Mitsubishi, produce 75 por ciento de la sal de México, 7 millones de toneladas cada año, por lo que no tienen que pelearse con el mercado interno, sino mantenerse en el mercado internacional.

Avilés Rocha explicó que se dieron a la tarea de reinstalar las condiciones de respeto y fraternidad con sus socios y el sindicato salinero, así como aplicar los principios de austeridad y cero corrupción.

Reprochó que les dejaron un cochinero, pero con el apoyo de los trabajadores y algunas inversiones, la Exportadora de Sal podrá salir adelante. Anticipó que casi está listo un crédito de 28 millones de dólares para invertir en el sistema de bombeo para la inundación de los salitrales y una nueva planta lavadora de sal.

Precisó que la salinera tiene un área de 33 mil hectáreas, 30 mil de inundación y 3 mil de cristalización; en la actualidad cuentan con 55 bombas de agua, pero requieren 128.

Apuntó que los muelles del puerto de altura El Morro, en la Isla de Cedros, a cien kilómetros de las costas de Guerrero Negro, desde donde se transporta la sal a distintas partes del mundo por medio de barcos con capacidad hasta 180 mil toneladas, también requieren atención, pues si se nos cae un muelle, estamos muertos.

En materia de comercialización, recordó que a partir del año pasado ESSA ya puede vender sal, pues antes sólo podía hacerlo Mitsubishi debido a un contrato de exclusividad que se firmó cuando el gobierno mexicano nacionalizó parte de las acciones de la empresa en 1976.

Mejora en el precio de venta

Comentó que otro logro fue la mejora en el precio de venta de la sal, al pasar de 14.50 dólares la tonelada, en 2107, a 18.50, en 2018, y 19.20 en 2020, con lo que apenas alcanzará el costo que tenía en 2009.

El director general de ESSA detalló que este año se producirá la misma cantidad de sal que en 2018, 7 millones de toneladas, pero la meta de su gestión es llegar a 12 millones.

Nuestro objetivo es mejorar los procesos y las finanzas para tener más inversiones, estar en buenas condiciones para producir más a menores costos, puntualizó.

En el tema laboral, destacó el papel de los trabajadores, a los que calificó como los mejores salineros del mundo y principal activo de la compañía. Dijo que este año no se despidió a nadie, por lo que mantienen su empleo mil 400 trabajadores, mil 200 de ellos con base sindical.

Afirmó que como parte del deterioro de ESSA, las fuertes aportaciones al fisco y algunos presumibles actos de corrupción, no se dieron utilidades a los empleados en 2017 y 2018, pero este año sí les fueron entregadas.

Reveló que la sal se utiliza en alrededor de mil 300 procesos industriales para la creación de materiales plásticos y químicos; refirió que 60 por ciento de la armadura de un automóvil proviene de este mineral, pero es muy difícil darle valor agregado en Guerrero Negro, debido a la escasez de agua potable.

Citó que uno de sus principales clientes en Taiwan, que utiliza sal para producir cloro, cuenta con 12 mil empleados, por lo que resulta muy complicado pensar en una planta transformadora de ese tamaño en Baja California Sur.

Avilés Rocha precisó que durante los 65 años de existencia de la salinera se han producido 317 millones de toneladas de sal y se han cargado 5 mil 930 barcos hacia diversas regiones del mundo.

Recalcó que la empresa no se va a privatizar y todo lo contrario, se va a fortalecer para lograr las 12 millones de toneladas métricas anuales en este sexenio.

En el contexto de la entrevista al director general de ESSA, la empresa rindió homenaje a 65 trabajadores de las plantas de Guerrero Negro e Isla de Cedros que cumplieron 20, 25, 30, 35, 40 y 45 años de labores.

Sindicato ejemplar

En la ceremonia, Avilés Rocha reconoció la actitud del sindicato por mantenerse en pie de lucha ante el riesgo de la privatización. Recordó que en campaña el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador pidió al líder sindical de ESSA, Luis Martín Pérez Murrieta, que aguantara, que ya iban a llegar.

El dirigente de los trabajadores expresó que 2019 fue un año difícil, pues necesitaban tener certidumbre y esa llegó con la nueva administración porque la empresa comenzó a levantar.

En su mensaje a los empleados que recibieron el reconocimiento dijo que 20 años se dicen fácil, pero no es así debido a la situación geográfica de la salinera; no obstante destacó las prestaciones que reciben, las cuales se equiparan a la de otros sindicatos más grandes como el de Petróleos Mexicanos, Comisión Federal de Electricidad e Instituto Mexicano del Seguro Social.

0

En su historia ha producido 317 millones de toneladas de sal

ESSA exporta a EU, Japón, Centro y Sudamérica

Foto

▲ En Puerto Chaparrito son cargadas las barcazas de 10 mil toneladas de capacidad que trasladan la sal al Puerto de Altura El Morro, en la Isla de Cedros, ubicada a cien kilómetros de Guerrero Negro, en una travesía que dura 11 horas.Foto n Lidia Campos Hernández
Raymundo León
Corresponsal,
Periódico La Jornada
Lunes 23 de diciembre de 2019, p. 24

La Paz, BCS., Dentro de la reserva de la biosfera del Desierto de Vizcaino, en el municipio de Mulegé, se localiza la Exportadora de Sal SA de CV (ESSA) la más grande del mundo, la cual vende el producto a clientes de Estados Unidos, Japón, Corea, Taiwán, Nueva Zelanda, Centro y Sudamérica.

ESSA cuenta con una superficie de 33 mil hectáreas, adyacente a la laguna Ojo de Liebre, para la producción de sal por medio de la evaporación solar de agua de mar.

El supervisor de mantenimiento de ESSA, Abel Villavicencio, explicó que de forma natural el agua de la laguna tiene mayor densidad que la del océano Pacífico y en su bombeo hacia los vasos de concentración esta condición aumenta. De las 33 mil hectáreas, 3 mil están destinadas a la cristalización de la salmuera, por lo que las capas de cristales que se forman son cosechadas a través de maquinaria especializada.

Enormes tractores con cuchillas despegan el mineral del piso con precisión y lo arrojan a contenedores de 120 toneladas de capacidad que son movilizados por camiones Dart que por lo general transportan hasta 360 toneladas hacia la planta lavadora de sal.

El proceso culmina con la carga de barcazas de 10 mil toneladas de capacidad que son arrastradas por remolcadores desde Puerto Chaparrito, en la laguna Ojo de Liebre, al Puerto de Altura El Morro, en la Isla de Cedros, Baja California, a cien kilómetros de distancia, en una travesía que dura 11 horas en medio de fuertes marejadas.

Arturo López Villavicencio, gerente de operaciones del puerto El Morro, indicó que ahí la sal es descargada por medio de un sistema de bandas que la llevan al área de apilamiento con capacidad de almacenar hasta 1.5 millones de toneladas, donde permanece al menos dos meses para su drenado. Dos grandes máquinas llamadas Godzilla aflojan las pilas de sal para que ésta caiga en las bandas que la transportan hasta las bodegas de los barcos.

López Villavicencio precisó que en el muelle la capacidad de descarga de las barcazas es de 2 mil 300 toneladas por hora y trabajan todo el día y toda la noche en este proceso y el apilamiento.

La salinera inició operaciones el 7 de abril de 1954, su fundador fue el estadunidense Daniel Ludwing, un dueño de astilleros, quien debido a desacuerdos con el presidente Luis Echeverría, por la construcción del hotel Acapulco Princess, prefirió venderla a la Mitsubishi.

Meses después el gobierno mexicano nacionalizó 25 por ciento de las acciones y más adelante, antes de concluir el periodo de Echeverría, obtuvo otro 26 por ciento para convertirse en socio mayoritario y hacer de la salinera una paraestatal.

Como parte de los acuerdos, informó el actual director de ESSA, Antonio Avilés Rocha, Mitsubishi se quedó con la exclusividad de la venta de sal, lo que siguió hasta 2018 cuando finalizó esta condición.

El directivo, hijo de uno de los pioneros de ESSA y originario del municipio de Mulegé, informó que el sindicato de la empresa nació cinco años después del comienzo de operaciones de la empresa.

Recordó que el sindicato surgió porque uno de los trabajadores despedidos por la compañía fundada por Ludwing no aceptó la liquidación y pidió el respaldo de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos.

Dijo que en el mundo se producen 360 millones de toneladas de sal al año, y ESSA a lo largo de su historia ha producido 317 millones. Destacó que la sal de Guerrero Negro tiene la mayor pureza del mundo y la empresa tiene condiciones de crecer si cuenta con las inversiones necesarias, las cuales estuvieron ausentes en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *