De acuerdo a La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en su documento “El Estado mundial de la pesca y la acuicultura” de junio de 2020, señala que la producción pesquera total en el periodo 2018 al 2030, proyecta un incremento del 12.25% y en la acuacultura será del 32% en el mismo periodo, así como un incremento en los precios influenciado por factores como el crecimiento demográfico, mejora de los ingresos en una parte de la población mundial e incremento del consumo per cápita.

En este sentido la FAO estima que la acuacultura en México crecería en la producción 47.7% al pasar de 247,000 a 365,000 toneladas, mientras que el consumo podría subir 59 por ciento.

Lo anterior abre las oportunidades de inversión considerando las ventajas comerciales del reciente Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), específicamente en Tamaulipas, estado del Golfo de México que cuenta con una producción de camarón de 13,210 toneladas de productos pesqueros y acuícolas.

Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) en Tamaulipas junto con el gobierno del estado y bancos están diseñando esquemas de garantía y crédito para impulsar proyectos de impacto regional con una demanda de financiamiento estimada en 174 millones de pesos (mdp) para habilitación de embarcaciones mayores,  100 mdp para modernización de embarcaciones ribereñas y 110 mdp para el establecimiento de cultivo de camarón, en los proyectos que se explican a continuación:

Captura de camarón

Representa para Tamaulipas un total del 88% de la producción anual y se realiza vía captura en bahías y esteros con una flota de 3,378 embarcaciones ribereñas y la captura de altamar con 174 barcos mayores. En estos sistemas de pesca los retos están en la eficiencia y reducción de sus costos de operación a través de la reposición de equipos y artes de pesca, sustitución de motores y avituallamiento de embarcaciones.

Acuacultura de camarón

En México actualmente dos de cada tres camarones se producen vía acuacultura a través de los diversos sistemas de cultivo, actividad que aporta al país el 68% de su valor con una tendencia creciente, que representa una de las principales oportunidades para invertir en Tamaulipas por su amplio potencial para establecer superficie para este cultivo a lo largo de los 420 km de litoral y 231,000 hectáreas de superficie costera.

Los sistemas de cultivo existentes son: el extensivo que se desarrolla en estanques naturales o construidos con tamaños de 10 a 100 has, en donde se cultiva camarón a bajas densidades con producciones menores a 1 tonelada/ha; el cultivo semi-intensivo en estanques rústicos de 5 a 10 has y producción de 1.5 a 5 toneladas/ha; el cultivo intensivo en estanques de 1 a 5 has, altas densidades y buen nivel tecnológico y producciones de 6 a 12 toneladas por hectárea e incluso el sistema híper intensivo que requiere de un alto nivel tecnológico.

El esquema de crédito propuesto consiste en tener una línea de crédito disponible previo al levantamiento de la veda para que el pescador cuente con recursos para la habilitación de sus embarcaciones y compra de los insumos necesarios, principalmente combustible que representa el mayor gasto.

En resumen, el estado de Tamaulipas tiene un amplio potencial para mejorar su infraestructura de producción, industrialización y comercialización de camarón, oportunidad de negocio que demanda inversiones por 500 millones de pesos a través de financiamiento.

*Luis Manuel Gómez Pérez. Especialista en la residencia estatal de Tamaulipas. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.