Inicio » Noticias » Estatales » Baja California » Jornaleros paralizan la península de Baja California para señalar abusos

Jornaleros paralizan la península de Baja California para señalar abusos

 LA JORNADA BAJA CALIFORNIA.

Demandan prestaciones y revocar los contratos de protección entre empresas y centrales obreras priístas

El Ejército quita barricadas

El secretario de Gobierno anuncia diálogo

Foto

Jornaleros agrícolas de San Quintin, municipio de Ensenada, Baja California, bloquearon ayer la carretera Transpeninsular en el poblado Vicente Guerrero, en protesta por las condiciones de esclavitud en que los mantenían mayordomos de 12 empresas agroindustriales de la región. Foto Édgar Lima / La Jornada Baja California
Ensenada, BC.-Cientos de jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín bloquearon la madrugada de este martes la carretera Transpeninsular (la única que comunica a toda la península, de Tijuana, Baja California, a La Paz, Baja California Sur), en demanda de mejores condiciones laborales y respeto a sus derechos humanos.

Los bloqueos están en 12 puntos de la vía a lo largo de casi 90 kilómetros, lo que paraliza el sur de la península en pleno inicio de cosecha.

San Quintín es uno de los valles agrícolas más importantes del país por el volumen de sus exportaciones y la cantidad de trabajadores (estimada en 60 mil), de los cuales unos 10 mil participan en el bloqueo.

Los jornaleros, que recogen fresa, cebollín, esparrágos, jitomate y frutos rojos para el mercado estadunisense, han centrado sus protestas en los campos más grandes, propiedad de 12 familias, entre ellas la del secretario de Fomento Agropecuario de la actual administración, Manuel Valladolid.

Encabezados por la Alianza de Organizaciones del Valle de San Quintín, los jornaleros demandan que se revoquen los contratos de protección que la patronal tiene con la Confederación de Trabajadores de México y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social, pago de prestaciones y respeto a las madres trabajadoras.

Dueños de campos agrícolas, entre ellos el llamado Los Pinos –de 30 mil hectáreas, propiedad del ex secretario de Fomento Agropecuario Antonio Rodríguez–, tienen un contrato que le spermite pagar apenas 10 pesos por caja de fresa pizcada (los jornaleros demandan 30); ocho pesos por cada cubeta de tomate y 17 por una jarra de moras.

Buena parte de los jornaleros que participan en los bloqueos provienen del sur del país, principalmente de Oaxaca, y llegaron al valle como jornaleros agrícolas de temporal. Con el tiempo formaron comunidades y poblados cerca de los ranchos donde se empleaban.

El secretario general de Gobierno del estado, Francisco Rueda Gómez, descartó reprimir a los cientos de jornaleros que bloquean la carretera transpeninsular entre Punta Colonet y Santa María, en el municipio de Ensenada.

Policías y militares se movilizaron debido a que hubo algunos actos de vandalismo, de los cuales se deslindaron los dirigentes del movimiento de jornaleros.

Alrededor de las 20 horas el Ejército Mexicano quitó las barricadas que instalaron los jornaleros en los alrededores del centro de gobierno de San Quintín.

Rueda Gómez señaló: Lo primordial es garantizar la seguridad en la zona y que se respeten los derechos de la población en general. Anunció que en al terminar la conferencia de prensa una comitiva de funcionarios federales, estatales y municipales, que él encabezaría, se dirigiría a Vicente Guerrero, principal punto de resistencia, para reunirse con los lideres jornaleros.

Reiteró: Buscaremos restablecer las mesas de diálogo para que pronto todo regrese a la normalidad en el Valle de San Quintín, pero que quede claro: no se permitirá que personas con intereses ajenos a los que tienen que ver con las condiciones sociales en esa región aprovechen esta situación para actuar fuera del marco legal.

(Con información de Lorena Lamas y Javier Cruz)

Esclavitud en ranchos y agroindustrias
Los principales cultivos de riego del Valle de San Quintín son el jitomate y la fresa, que ocupan cerca de mil 800 hectáreas, con un rendimiento de 45 toneladas por hectárea.Otros productos son calabacita, chile, cebolla y col de bruselas, que se destinan al mercado de exportación.San Quintín es una delegación del municipio de Ensenada cuya extensión es de 600 kilómetros lineales, con 47 mil hectáreas dedicadas al cultivo, de las cuales 15 mil son de riego, de acuerdo con la Secretaría de Fomento Agropecuario del gobierno estatal.El rentismo de tierras es una realidad en el campo bajacaliforniano. Quienes contratan la tierra son otros productores de la zona o agroindustrias. Se calcula que 70 por ciento de la superficie cultivable se encuentra bajo el régimen de renta.

En este valle existen 230 patrones que tienen bajo contrato a 23 mil 469 trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social, aunque la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por Justicia Social asegura que hay 80 mil jornaleros.

Los jornaleros agrícolas acusan a 12 patrones de imponer condiciones de esclavitud: Agroindustriales del Valle de San Quintín, Hermanos Rodríguez, Santa María de los Pinos, Compañías Valladolid y Aragonés, Compañías Sabino Becerra y Felipe Ruiz, Los Aragón, Librado Heredia, Empaques los Martínez, El Capricho, El Rey de los Chícharos, Viva Orgánica y Compañía Mendoza Delgado.

Los jornaleros desconocen los nombres de los propietarios de los ranchos y agroindustrias, pero afirman que son prestanombres de empresarios estadunidenses, argentinos, chilenos, árabes y mexicanos, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *