Inicio » Noticias » Estatales » La apicultura de Huetamo, en picada
Apicultor por afición y profesor de matemáticas y ciencias sociales, Antonio Plancarte Aguirre invitó a esta corresponsalía a conocer el interesante mundo de las abejas (Foto: Ángel Ramírez Ortuño).

La apicultura de Huetamo, en picada

ÁNGEL RAMÍREZ ORTUÑO. CAMBIO DE MICHOACÁN.

HUETAMO, Michoacán. El productor de miel de Purechucho, Antonio Plancarte Aguirre presentó esta semana la cosecha de un año en recolección de miel de abeja, y quien explica que la apicultura regional enfrenta una severa crisis frente a la poca presencia de abejas, todo ello como consecuencia de los cambios climáticos en el medio ambiente, la deforestación que avanza rampante en la región del Balsas y con ello la ausencia de una adecuada floresta que en otros tiempos permitía a las abejas realizar su trabajo dentro de sus colmenas.

Plancarte explicó que en la actualidad no es negocio la apicultura, y que el realiza esa labor por amor a la madre naturaleza, luego dice que simplemente los sábados son mis ratos de ocio para revisar dos colmenas de abejas, me gusta hacer cosas que no todos hacen o ¿hay alguien en Purechucho o en Huetamo que produzca miel? Si todos produjéramos algo otra cosa sería, mientras recibe felicitaciones por medio de su página de face book donde expone su producto que las abejas le regalaron por atenderlas a lo largo del año.

Apicultor por afición y profesor de matemáticas y ciencias sociales, Antonio Plancarte Aguirre invitó a esta corresponsalía a conocer el interesante mundo de las abejas dentro de un predio de su propiedad en la zona rural de Purechucho, donde lucen diferentes especies maderables que ha sembrado para formar una especie de reserva ecológica muy cerca de las riberas del Balsas, en tanto ya se enfundaba en un trajo blanco protector junto con el invitado especial, y enseguida aparecía el humo que tranquiliza a las abejas y después a destaparlas trampas.

No, no es negocio para mí la apicultura, la cosecha de este año llegó a 11 litros, y por lo general los regalo todos, y si vendo alguno lo doy en 150 pesos, pero el reto es incitar a las autoridades gubernamentales para que tomen cartas en el asunto, y recordar por ejemplo que en otros tiempos la apicultura era un taller obligado en las escuelas secundarias, o en los internados del país, pero en la actualidad es poca la actividad sobre el tema y con excepción de una micro empresa de Riva Palacio que se encarga de surtir el mercado regional.

De pronto, Plancarte abre una caja de su interior surgen incontables abejas, y explica que así es como trabaja la colmena, es en ese lugar donde se produce la miel, y tras observar su avance, calcula sobre la marcha en que tiempo podrá levantar la miel que tiene gran demanda en el mercado local, sin embargo reconoce que toda esa actividad la hace como un verdadero hobby, es decir, por gusto y placer, y que para ello cuenta con el respaldo de su familia, y que ya lleva cinco años metido en el negocio que como tal no le deja más que satisfacciones, pero que ese es un gusto que no deja por nada.

Es necesario que se involucre Sagarpa, señala Plancarte, que la autoridad municipal tome cartas en el asunto, que se bajen recursos en apoyo de los apicultores y que la producción de miel que en otros tiempos surtía el mercado local vuelva a sus actividades, en especial en este año del

2016 que fue generoso en sus derramas hídricas en el municipio de Huetamo, y de ser posible, que se convoque a los pocos apicultores que subsisten en la región para que hagan llegar sus opiniones a las autoridades correspondientes y dar un impulso a la producción de miel de la Tierra Caliente del Balsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *