miércoles , 20 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Nacionales » La Cámara de Diputados reconoce a los pueblos y comunidades afromexicanas

La Cámara de Diputados reconoce a los pueblos y comunidades afromexicanas

COMUNICACIÓN DE SOCIAL CÁMARA DE DIPUTADOS.

PALACIO LEGISLATIVO. La Cámara de Diputados aprobó el dictamen a la minuta que adiciona un apartado C al artículo 2 de la Constitución Política, que reconoce a los pueblos y comunidades afromexicanas, cualquiera que sea su autodeterminación, como parte de la composición pluricultural de la Nación y garantiza su libre determinación, autonomía, desarrollo e inclusión social.

El documento aprobado con mayoría calificada de 374 votos a favor y una abstención, precisa que según la encuesta Intercensal del Inegi de 2015, hay en el país, un millón 381 mil 853 personas que se consideran afrodescendientes. Representan 1.2 por ciento de la población nacional, 705 mil son mujeres y 677 mil, hombres.

Aunque tienen presencia afromexicana en todo el país, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Ciudad de México y estado de México es donde habitan más personas de este sector, detalla el dictamen remitido a las legislaturas de los estados, para efectos del artículo 135 constitucional.

En su fundamentación, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, diputada Miroslava Carrillo Martínez (Morena), reconoció de diversos legisladores su convicción por la defensa de los derechos de las personas, pueblos y comunidades afromexicanas.

Indicó que esta reforma, aborda un tema imprescindible para los derechos de las personas, la vida democrática de las instituciones, el Estado en su conjunto y particularmente para cientos de miles afromexicanas.

“Su rezago es vasto y se tiene conocimiento de él por diversos estudios, consultas y foros realizados durante décadas en diferentes entidades de la República Mexicana. La problemática de estas comunidades es ancestral, han sido víctimas de discriminación racial y de desigualdad, tanto en la sociedad como en los círculos políticos, culturales y económicos del Estado en su conjunto”, añadió.

De acuerdo con un estudio elaborado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, una de cada seis personas afromexicanas es analfabeta, mientras que la proporción de estas personas que gana más de tres salarios mínimos es la mitad de la población en general.

Carrillo Martínez agregó que la progresividad de instrumentos internacionales en materia de igualdad y no discriminación, han permitido incentivar avances importantes en el respeto de los derechos humanos y son marco de referencia para la lucha en favor de las personas afromexicanas.

Relató que la propuesta del Programa Nacional de los Pueblos Indígenas 2018-2024, presentada el 21 de diciembre de 2018 por el Ejecutivo federal, retomó la necesidad de reforzar las autonomías, instituciones y culturas de los pueblos a través de una reforma constitucional.

“La progresividad de los derechos humanos apuntan que el concepto de raza es un invento social y cultural, pues la raza no puede ser aprobada científicamente debido a que las poblaciones humanas no son grupos claramente demarcados y biológicamente distintos. Pertenecen a una única especie biológica”, añadió.

En los posicionamientos, la diputada María del Carmen Bautista Peláez (Morena) indicó que es un acto de justicia y reconocimiento al establecer de manera expresa que los pueblos afromexicanos, que son el 1.2 por ciento de la población total de México, son parte de la composición pluricultural de nuestro país, se respeta su cultura, tradiciones y conformación social.

“En México desde la Independencia se prohibieron las distinciones raciales; no obstante, se ha arrastrado una serie de acciones de discriminación sustentada en mitos, prejuicios e ideas racistas. La igualdad es impulsar la democracia y abona en el desarrollo de los pueblos””, puntualizó.

La diputada del PAN, Dulce Alejandra García Morlan precisó que en 2015 había 1.4 millones de mexicanos afrodescendientes, 705 mil son mujeres, además que el 6.5 por ciento de la población se localiza en Guerrero. “La realidad es que este pueblo por años ha vivido en condiciones de desigualdad, los pueblos han sido negados, invisibilizados y excluidos de los derechos a la educación, salud y empleo, lo que se recrudece cuando se trata de mujeres”.

Por ello, subrayó, la reforma tiene la intención de abonar a la eliminación de la discriminación y saldar la deuda histórica. “Constituye un gran avance, pero se está claro que es apenas el inicio del reconocimiento de muchos derechos más. Con este reconocimiento constitucional estamos en el camino de una sociedad más justa”.

René Juárez Cisneros, diputado del PRI, aseguró que los pueblos afromexicanos han reiterado la necesidad de que el Estado les reconozca su identidad y derecho, lo que se satisface con este cambio constitucional que les permite decidir, previa consulta, el nombre con que se les identificará. 

Puntualizó que por muchos años han luchado por hacerse visibles y demandar lo que por justicia les corresponde, por lo que hoy se consolida el primer paso; sin embargo, hay un gran camino que recorrer, el cual incluye políticas públicas que atiendan las necesidades de esta población y mejoren su condición de vida; de lo contrario, “esto será sólo letra muerta”.

Del PES, el diputado Iván Arturo Pérez Negrón Ruiz afirmó que la población afromexicana es parte de la composición pluricultural, multiétnica y plurilinguistica de la nación; en diferentes momentos y ciclos de la vida económica ha desempeñado un papel trasformador en beneficio de todos los mexicanos y la reforma tiene virtudes como la justicia e igualdad social colocándose dentro de este gran sistema garantista de nuestro sistema constitucional. 

También de esa fracción, la diputada Esmeralda de los Ángeles Moreno Medina resaltó que México no puede estar rezagado en reconocer constitucionalmente a la población afromexicana; esta reforma es adecuada e impostergable, se hace justicia a esta población que a más de 500 años ha sido objeto de discriminación y racismo debido al color de su piel, haciéndolos invisibles ante las instituciones y la ley, impidiendo el acceso pleno a sus derechos. 

El diputado José Luis Montalvo Luna (PT) señaló que la modificación salda una deuda histórica con la población afromexicana porque se les reconoce en el máximo ordenamiento jurídico como pueblos originarios y, por ende, en su derecho a la libre determinación, autonomía e inclusión social. 

Además, dijo, México refrenda el compromiso con los tratados internacionales asignados para la protección de los derechos a los grupos sociales en estado de vulnerabilidad. Se avanza en el fortalecimiento del andamiaje jurídico que tutela a esta comunidad y se promueve que se respete, proteja y garantice las condiciones de igualdad sustantiva. 

De MC, la diputada Adriana Gabriela Medina Ortíz subrayó que el dictamen será el primer paso para hacer justicia y sostuvo que es un acto mínimo y primario de reivindicación con esta parte de la nación y un primer paso a la reconciliación con nuestro pasado para poder construir un México más equitativo hasta el futuro. 

Su compañero de bancada, diputado Jorge Alcibíades García Lara señaló que su grupo parlamentario votaría a favor del dictamen recociendo la oportunidad histórica que representa proteger desde la Constitución Política la dimensión africana en la composición pluricultural de nuestro país, su historia, legado cultural y su aporte a la identidad nacional.

La diputada del PRD Mónica Bautista Rodríguez afirmó: votaremos a favor porque la reforma es congruente con la visión incluyente de la política del país y porque incorporar a las minorías a los marcos jurídicos vigentes, es una característica fundamental de los estados democráticos de avanzada.

“Su inserción en la Carta Magna es un gran paso para resarcir los años de marginación y olvido por parte de las autoridades a lo largo de la historia reciente. Es, también, reconocer los aportes culturales e históricos que han realizado por la Nación”.

Marco Antonio Gómez Alcantar, diputado del PVEM, calificó al dictamen como un primer paso para la creación de políticas públicas que atiendan el desarrollo de ese sector y un intento por saldar una añeja deuda con un grupo, cuyos antepasados fueron arrancados violentamente de su lugar de origen para traerlos al país en condiciones de esclavitud. 

“Votaremos a favor del reconocimiento de las comunidades y pueblos afromexicanos en la Constitución, con la esperanza de que ello represente un paso firme hacia la reivindicación de su cultura e historia y garantizar el pleno ejercicio de sus derechos básicos como servicios de salud, educación, agua, drenaje, energía eléctrica e infraestructura.

El diputado Emmanuel Reyes Carmona (sin partido) dijo que esta adecuación en la Carta Magna reconoce que la comunidad afromexicana fue parte del desarrollo histórico, no sólo del país, sino de América Latina.

Puntualizó que esta legislatura de la equidad de género, tiene la disposición de decretar normas para que las instituciones realicen acciones concretas en salud, economía, empleo, derechos humanos y combate al racismo. “Debemos comprometernos que legislaremos para promover la convivencia”.

En la discusión, el diputado del PRI, Rubén Ignacio Moreira Valdez resaltó que aprobar este dictamen otorgará a los afromexicanos los derechos que les corresponde, desde el carácter político, electoral, impartición de justicia, organización y protección a su cultura; además, cambiará la perspectiva histórica de la formación de la nacionalidad, pues en “la mexicanidad esta África”.

Por el PT, la diputada Claudia Angélica Domínguez Vázquez, señaló que la población afromexicana ha jugado un papel fundamental en las luchas libertarias, por lo que esta reforma es un acto de justicia social e inclusión jurídica, en virtud que se reconoce “la actual conformación étnica, en donde todos nos esforzamos por construir un México democrático e incluyente”.

En representación de Morena, el diputado Rubén Cayetano García, indicó que hoy se honra la contribución de las comunidades afromexicanas han dado al país y constituye un gran paso hacia el reconocimiento de la multiculturalidad y pone fin al racismo en México. 

Juan Martín Espinoza Cárdenas, diputado de MC, consideró necesario reconocer a la comunidad y pueblos afromexicanos, pues sufren cada día limitación y violación a sus derechos humanos, además más del 50 por ciento de los afrodescendientes viven en condiciones precarias de pobreza patrimonial y alimentaria, no cuentan con seguridad social, educación y su ingreso está por debajo de la línea de bienestar. 

Por el PRD, el diputado Raymundo García Gutiérrez destacó que su partido siempre ha apoyado toda reforma que reconoce los derechos de las y los mexicanos y, en particular, de las comunidades afromexicanas. Este dictamen, tiene avances al reconocerlos por primera vez a nivel constitucional. 

La diputada Aleida Alavez Ruiz (Morena) indicó que hoy se hace posible atender una de las demandas de la población afromexicana, la cual se ubica en mayor proporción en Guerrero, Oaxaca y Veracruz. “Con esta reforma se reforzará el reconocimiento como nación intercultural que propicie el diálogo entre lo diverso; nunca más un pueblo que niegue su historia de identidad humana”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *