viernes , 20 septiembre 2019
Inicio » Noticias » Internacionales » La ciencia, clave para la conservación y el desarrollo

La ciencia, clave para la conservación y el desarrollo

COMUNICADO DE PRENSA PNUMA ORPALC…

Establecen un nuevo organismo intergubernamental para acelerar la respuesta global hacia la gestión sostenible de la biodiversidad y los ecosistemas del mundo.
La ciudad alemana de Bonn, elegida para albergar la secretaría.

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá. Luego de varios años de negociación, este fin de semana se acordó el diseño operativo final de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

La ciudad alemana de Bonn, sede de tratados como la Convención sobre Especies Migratorias del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), fue elegida para albergar la secretaría del nuevo organismo independiente en una reunión celebrada en la Ciudad de Panamá.

El objetivo de la IPBES es afrontar directamente la creciente pérdida de diversidad biológica en el mundo y la degradación de los servicios de los ecosistemas, cerrando las brechas entre la ciencia precisa, imparcial y actualizada y los formuladores de políticas.

Si bien numerosas organizaciones e iniciativas contribuyen a mejorar el diálogo entre los formuladores de políticas y la comunidad científica en este campo, la IPBES se establece como una nueva plataforma, reconocida por ambas comunidades para abordar las brechas existentes y para fortalecer la interfaz científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas.

“Hoy, ha ganado la biodiversidad”, dijo el presidente de la reunión, Sir Robert Watson, principal asesor científico del Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales británico. “Más de 90 países han establecido con éxito la interfaz científico-normativa para todos los países. La diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas son esenciales para el bienestar humano. Esta plataforma generará el conocimiento y desarrollará las capacidades para protegerlos en esta y en futuras generaciones”, afirmó.

Se solicitó al PNUMA que continuara ejerciendo de facilitador de la plataforma de forma interina, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Cuando se establezca finalmente, la secretaría de IPBES será administrada por uno o varios de estos organismos.

Achim Steiner, vice secretario general de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, afirmó: “Los años de debate y negociaciones políticas, a menudo complejas, han desembocado en una conclusión positiva y en un hito en términos de la futura respuesta de la humanidad para revertir la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, desde los forestales a los de agua dulce”.

“Me gustaría felicitar a Alemania por haber ganado la votación para albergar la sede de la secretaría de esta nueva plataforma científico-normativa. El PNUMA espera trabajar con otros socios, tanto dentro como fuera del sistema de las Naciones Unidas, para dotar a este nuevo organismo del éxito que sin duda tendrá”, añadió.

Elsa Nickel, vice-directora general de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza y Uso Sostenible de los Recursos Naturales, agradeció a los participantes su confianza en la oferta presentada por Alemania, reafirmando el compromiso de su gobierno para apoyar el nuevo organismo. Pedimos a los gobiernos que trabajen estrechamente, especialmente los cinco que se ofrecieron para albergar la sede de la secretaría (Corea del Sur, Kenia, Francia, la India y Alemania), para convertir la IPBES en una verdadera historia de éxito”, afirmó.

Irina Bokova, directora general de UNESCO, destacó: “La creación de la IPBES, a solo unas semanas de la Conferencia de Río+20, es una señal firme, y celebro este progreso significativo hacia la conservación de la biodiversidad”.

“Espero que este organismo permita que la biodiversidad sea tenida aún más en cuenta en las estrategias de desarrollo sostenible, como hizo la IPCC para el cambio climático en los últimos veinte años. La pérdida de diversidad biológica es un indicador clave de los cambios que afectan a nuestro planeta”. Añadió que “la IPBES facilitará una herramienta de coordinación más eficiente entre investigadores y tomadores de decisiones, para estar a la altura de este desafío. La UNESCO ha apoyado este proceso desde su creación y hará todo lo necesario para aportar su larga experiencia y movilizar sus redes científicas en servicio de la IPBES en los campos del agua, los océanos y la diversidad biológica”, añadió.

Las funciones principales de la IPBES englobarán las siguientes áreas:

– Identificar y priorizar información científica clave requerida por los formuladores de políticas y catalizar los esfuerzos para generar nuevos conocimientos;

– Realizar evaluaciones regulares y oportunas del conocimiento sobre diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas y sus interconexiones;

– Apoyar la formulación y aplicación de políticas, identificando herramientas y metodologías relevantes para la elaboración de políticas; y

– Priorizar las necesidades clave de desarrollo de capacidades para mejorar la interfaz ciencia-normativa y proporcionar y solicitar apoyo financiero y de otro tipo para las necesidades de mayor prioridad relacionadas directamente con sus actividades.

En opinión de su administradora, Helen Clark, el PNUD considera que la plataforma tiene una “importancia crítica para apoyar la aplicación del nuevo Plan Estratégico de la Convención sobre Diversidad Biológica y para fomentar el desarrollo sostenible a escala global. Sabemos que los ecosistemas sanos aportan servicios inestimables que apuntalan el desarrollo, en particular para los miles de millones de personas en todo el mundo que dependen directamente de la biodiversidad para su sustento. Creemos que la IPBES puede ayudar a garantizar que los países y las comunidades en desarrollo tengan acceso a información científica sólida para formular políticas de desarrollo, protegiendo la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas en un modo que aborde el alivio de la pobreza y promueva el crecimiento con equidad”.

“El PNUD ha recibido peticiones, por su larga trayectoria en desarrollo de capacidades y nuestra significativa experiencia de trabajo en biodiversidad y servicios de los ecosistemas para el desarrollo, para participar en el campo del desarrollo de capacidades para la IPBES. Creemos que este desarrollo de capacidades puede reforzar la plataforma enormemente, y debería estar estrechamente ligado a las otras líneas de trabajo de generación de conocimiento, evaluaciones y herramientas y metodologías de apoyo a las políticas”, dijo Helen Clark.

José Graziano da Silva, director general de la FAO, afirmó: “La diversidad biológica es esencial para la seguridad alimentaria. Miles de especies interconectadas constituyen una red vital de diversidad biológica en ecosistemas de los que depende la producción global de alimentos. Con la erosión de la diversidad biológica, la humanidad pierde el potencial para adaptar los ecosistemas agrarios a los nuevos retos como el aumento de la población y el cambio climático. El logro de la seguridad alimentaria para todos está intrínsecamente ligado al mantenimiento de la diversidad biológica. Celebramos la creación de esta plataforma y nos complace apoyarla”.

La IPBES atenderá solicitudes de información científica relativa a biodiversidad y servicios de los ecosistemas provenientes de gobiernos, acuerdos ambientales multilaterales relevantes y organismos de la Naciones Unidas, así como de otros actores relevantes interesados.
Se establecerá un fondo fiduciario para recibir contribuciones voluntarias de gobiernos, organismos de las Naciones Unidas, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), organizaciones intergubernamentales y otros actores, tales como el sector privado y fundaciones.

Varios organismos celebran los nuevos acuerdos institucionales
Representantes de la comunidad científica, de organizaciones no gubernamentales, pueblos indígenas y el sector privado interesadas en la IPBES, se reunieron en Panamá de forma previa a la reunión intergubernamental para debatir las modalidades necesarias para establecer el nuevo organismo.

Jane Smart, representante de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), afirmó que era “realmente importante apoyarse en el conocimiento existente. Muchos de los actores han elaborado un acervo de información a lo largo de varias décadas que estaríamos encantados de compartir con esta nueva plataforma científico-normativa. Dicha información proviene de una amplia variedad de comunidades científicas sociales y biofísicas”.

Carolyn Lundquist, representante de la Sociedad para la Biología de la Conservación, subrayó “la necesidad de aumentar la transparencia de la plataforma a través de la participación directa como observadores de los actores y las organizaciones de la sociedad civil”.

Los representantes de los pueblos indígenas celebraron la inclusión del conocimiento indígena y el de una diversidad de poseedores de conocimiento en el trabajo de la IPBES.
Joji Cariño, la representante de de la Fundación Tebtebba Foundation, destacó que “los pueblos indígenas y las comunidades locales poseen conocimiento profundo y ancestral sobre biodiversidad y ecosistemas, que es complementario de la ciencia y relevante para la toma de decisiones”.

Anne Larigauderie, hablando en nombre del Consejo Internacional para la Ciencia
(ICSU, por sus siglas en inglés) y la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), alabó la decisión de establecer un Panel Multidisciplinar de Expertos (MEP, por sus siglas en inglés) para realizar las funciones científicas y técnicas de la IPBES. “Esto asegurará la independencia científica, así como la representación del conjunto de disciplinas necesarias para abordar las futuras peticiones del plenario de la IPBES”. También celebró “la decisión de poner en marcha la IPBES ahora, a través de un ambicioso programa de trabajo intersesional”.

El grupo de actores interesados transmitió una declaración conjunta a los representantes de los gobiernos el primer día de la reunión. Reafirmaron su “fuerte interés en la IPBES, como aportadores de conocimiento y también como futuros usuarios finales de los productos de la IPBES”. Los actores también recomendaron el establecimiento de “procedimientos para la revisión y evaluación independientes y periódicas de la eficiencia, efectividad e impacto de la plataforma, y que se actúe teniendo en cuenta sus recomendaciones”. Los participantes destacaron “la importancia de construir capacidades a escala internacional, regional, subregional, nacional, subnacional y local para las funciones de la plataforma relativas a la generación de conocimiento, las evaluaciones y el apoyo de políticas.

La puesta en marcha de la IPBES se suma al impulso de la Conferencia de las Naciones Unidades sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), que se celebrará el próximo mes de junio en Río de Janeiro, Brasil. Se prevé que la IPBES se convierta en al punto focal clave para todas las agencias y las organizaciones involucradas en la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica, el bienestar humano a largo plazo y el desarrollo sostenible, y que la plataforma sitúe este tema en la agenda política, del mismo modo que el IPCC lo hizo con el tema del cambio climático.

Visión general de la IPBES—papel, mandato y principios clave:

– Colaborar con las iniciativas existentes sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas, incluyendo acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente, organismos de las Naciones Unidas y redes de científicos y poseedores de conocimiento, para cerrar brechas y apoyarse en su trabajo, evitando duplicidades;

– Ser científicamente independiente y asegurar la credibilidad, relevancia y legitimidad por medio de la revisión por pares de su trabajo, y la transparencia en sus procesos de toma de decisiones;

– Recurrir a procesos claros, transparentes y científicamente creíbles para intercambiar, compartir y utilizar información y tecnologías de todas las fuentes relevantes, incluyendo literatura no revisada por pares, según proceda;

– Reconocer y respetar la contribución del conocimiento indígena y local a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica y los ecosistemas;

– Proporcionar información relevante para políticas, pero no asesoría prescriptiva de políticas, teniendo en cuenta los mandatos respectivos de los acuerdos multilaterales sobre medio ambiente;

– Integrar el desarrollo de capacidades en todos los aspectos relevantes de su trabajo de acuerdo con las prioridades decididas por el plenario;

– Reconocer la diversidad biológica única y el correspondiente conocimiento científico dentro de y entre las regiones, y también reconocer la necesidad de la participación completa y efectiva de los países en desarrollo, así como de la representación y participación regional equilibrada en su estructura y trabajo;

– Asumir un enfoque interdisciplinario y multidisciplinario que incorpore todas las disciplinas relevantes, incluyendo las ciencias sociales y naturales;

– Reconocer la necesidad de la igualdad de género en todos los aspectos relevantes de su trabajo;

– Abordar la biodiversidad terrestre, marina y de aguas interiores y los servicios de los ecosistemas y sus interacciones;

– Asegurar el uso pleno de las evaluaciones y el conocimiento nacional, subregional y regional, según proceda.
Información adicional: http://www.ipbes.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *