Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
miércoles , 20 octubre 2021
Inicio » Carrusel » La debacle cacaotera… el silbato ya no suena
Es muy raro encontrar tablillas de chocolate clásico, amargo, vainilla, canela con almendra y chocolate blanco.

La debacle cacaotera… el silbato ya no suena

Compartir es bueno:

ERICK RUIZ. NOVEDADES DE TABASCO.

La Chocolatera de Cárdenas, símbolo del emporio cacaotero del municipio sigue a la espera de su rescate; aquellos buenos tiempos quedan en la memoria de los tabasqueños, ¿pronto se reactivará?

CÁRDENAS, Tabasco. Ubicada sobre la carretera Circuito del Golfo, a la entrada del municipio, la empresa chocolatera cuyo nombre oficial es Industrializadora de Cacao de Tabasco S.A. de C.V (INCATABSA), fue fundada en 1959. Sus productos estrella son Tikal y Alteza, en sus presentaciones en barra y en polvo, éste último con el conocido Chocoalteza.

En los años 80 era común escuchar el silbato que avisaba del cambio de turno para los trabajadores y que llegaba a varios rincones de la ciudad. Al mismo tiempo en el ambiente se podía sentir el olor a cacao durante la fabricación de los diferentes productos.

Para los visitantes de otros municipios y nacionales, la Chocolatera era una visita imperdible, ya sea para adquirir sus ricos chocolates o para observar los cocodrilos que se encontraban en una fosa. Todo eso pasó a la historia.

Actualmente, la fábrica luce triste y abandonada. Las pocas áreas verdes se observan enmontadas y sin limpieza. Y su silbato ha dejado de escucharse.

Hace casi 30 años, su producción era pujante. Ahora, es muy raro encontrar tablillas de chocolate clásico, amargo, vainilla, canela con almendra y chocolate blanco. Sólo se encuentra con mayor frecuencia chocolate con leche, con cacahuate, con avellana, con nuez y el chocoalteza.

¿Por qué la decadencia?

Muchos atribuyen la baja de su producción a que los productores prefieren sembrar la caña de azúcar a las plantas de cacao. Les reditúa mejores condiciones económicas, debido a que el precio del cacao se ha desplomado en el mercado.

Otras causas de la debacle cacaotera fue la llegada a Tabasco de la moniliasis, plaga mortal para las haciendas cacaoteras, así como las acusaciones de corrupción en las diferentes dirigencias de la Unión Nacional de Productores de Cacao (UNPC) que han tomado de botín a la fábrica.

Los intentos por rescatar la Chocolatera van y vienen por los gobiernos en turno. Los más cercanos fueron en 2019 y 2020.

En julio de 2019, Fernando Peón Escalante, director general de Diconsa llevó una propuesta a Esteban Elías Ávalos, gerente de la Industrializadora y presidente de la Unión Nacional de Productores de Cacao con el objetivo de plantear el rescate de la fábrica.

Se dijo que se generarían al menos 100 empleos directos, entre personal de confianza y sindicalizados, con la reactivación de la empresa.

En febrero del 2020, el alcalde Armando Beltrán Tenorio y la entonces titular de la Secretaría para el Desarrollo Económico y la Competividad (Sedec) en Tabasco, Mayra Elena Jacobo Priego, recorrieron las instalaciones de la empresa “con la finalidad de canalizar recursos estatales y federales a través de programas y proyectos de fortalecimiento económico para hacerla repuntar”.

Sin embargo, nada de estas buenas intenciones y proyectos ha detonado. Y su silbato, sigue sin escucharse…

En los años 80 era común escuchar el silbato que avisaba del cambio de turno para los trabajadores y que llegaba a varios rincones de la ciudad.

Constitución legal

La Industrializadora de Cacao de Tabasco es una sociedad anónima de capital variable que se constituyó inicialmente con un capital de 150 mil pesos. Está legalmente constituida ante el notario público 104, de la Ciudad de México el día 10 de septiembre de 1960.

Se rige por un consejo de administración que transmite sus disposiciones a una gerencia general, que operativamente representa legalmente a la empresa. Este consejo está integrado por un presidente (el presidente en funciones de la UNPC) y 4 concejeros (desde el presidente del consejo de vigilancia de la misma y los tres presidentes de las uniones regionales).

DATO

La llegada a Tabasco de la plaga moniliasis enfermó muchos cultivos y afectó a varios productores.

 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *