Con los chinos nunca terminas de negociar aun cuando el contrato esté acordado y firmado, así que no me subiré en el tren que lleve a una solución permanente de la querella comercial entre Estados Unidos y China, pero si destacaré que los aranceles que China impuso a la compra de productos agropecuarios de momento han sido suspendidos, dejando el camino abierto para que las entidades compradoras chinas puedan adquirir sin penalización arancelaria.

Lo anterior es una gran noticia para muchos agricultores norteamericanos que han sido sesgados del comercio mundial una vez que sus productos han sido poco competitivos. La señal de compra deja la posibilidad de que China regrese a comprar a EU y eso para muchos puede ser una fuerza alcista, pero ¿será realmente alcista el hecho que lo compre en EU? Me parece que ahí tenemos que hacer una distinción importante, si los chinos compran en EU, estarán dejando de comprar en Sudamérica, especialmente si nos concentramos en la soya, que es el commodity agrícola que más compran en términos de volumen.

El mercado agrícola en sentido estricto necesita un incremento en las compras para realmente mostrar un efecto alcista. La demanda debe ser el dinamo de un movimiento alcista sostenido y de momento eso simplemente no está sucediendo, China podrá comprar soya en EU de manera transaccional, pero eso es sustitutivo de Sudamérica, no es adicional y ese es un problema, la demanda agrícola está muy golpeada y es China donde el problema se gesta, los chinos tienen menos hato porcino que alimentar y el tema de la fiebre porcina es un problema real y muy serio.

China parece que concede en un artículo estratégico ante los norteamericanos en la víspera del diálogo de octubre, parece que de buena fe eliminan la medida arancelaria, pero me parece que esto es simplemente una estrategia para aprovechar precios deprimidos en Norteamérica, y a la vez una maniobra para darle variación a la logística que les ha hecho casi exclusivos compradores desde Brasil.

Sudamérica en respuesta deberá reducir el precio de sus primas buscando no perder negocio y así, en realidad el efecto de que China compre en EU no es en un principio una fuerza alcista una vez que no es más que una compra sustitutiva. Lo anterior es importante destacar, pues los chinos podrían estar cambiando la táctica, pero no la estrategia, y tal vez cedan en el frente de lo agrícola para llevar la negociación a otro ámbito que muy seguramente resultará más estratégico.

En medio de esa tormenta seguimos y no es la única, recientemente vimos cómo buena parte de la capacidad extractora de petróleo en Arabia Saudita era atacada utilizando drones y de ese ataque lógicamente se desprenden presuntos implicados que podrían tener a Irán como patrocinador, la verdad es que el estrecho de Ormuz está en condición delicada e insegura y la temperatura en territorio árabe se eleva, los norteamericanos han declarado que ante el evento de necesidad liberaran reservas estratégicas de petróleo para abatir un incremento en el precio, los norteamericanos no quieren precios altos de combustibles, eso es una fuerza inflacionaria que no es parte del plan económico de la Casa Blanca. Independientemente de todo, un atentado de esta naturaleza en otros tiempos hubiese ocasionado un rally de mucho más escándalo y no fue el caso, el mundo ha cambiado fuertemente.

Los norteamericanos han hecho renovable lo que no era renovable con su extracción de shale oil.

Dejemos las notas energéticas para cerrar el caso de esta participación, regresemos a los temas agrícolas y digamos que los productores norteamericanos en muchas zonas sembraron por oficio, pero sin afán, sembraron fuera de tiempo y de mala gana pensando que lo único que restaba era cobrar pólizas de siniestro y/o programas de prevención de siembra pensando que el clima no acompañaría y aquí estamos, a la mitad de Septiembre, y no se ve en el corto plazo amenaza de heladas, pasan los días y los cultivos se terminan, hay muchos productores que dado lo presente no tienen un plan de mercadeo para un cultivo que no pensaban tener que manipular y en ese orden, las labores de venta se tendrán que multiplicar.

Terminemos diciendo que los chinos y norteamericanos regresan al juego de las sillas musicales, pero en esta ocasión parece que cambia la canción, no el juego, negocian con otros utensilios y trataran de tomar rehenes distintos, mientras tanto los norteamericanos están a punto de sacar un cultivo decente, y la plática muy rápidamente se hará toda de Sudamérica y el clima de siembras que de momento se muestra con cierto grado de sequía.

Sigamos deshojando la margarita con el tema de la guerra comercial, que si te das cuenta es todo menos una guerra comercial, dejemos que el mundo gire, para ello una apropiada estrategia de administración de riesgos es elemental… ¿Estás en buenas manos?

Ánimo.

[email protected]