miércoles , 13 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Nacionales » Las 2 estrategias de las empresas para ‘adoptar’ el nuevo etiquetado de alimentos

Las 2 estrategias de las empresas para ‘adoptar’ el nuevo etiquetado de alimentos

AXEL SÁNCHEZ Y ALEJANDRA RODRÍGUEZ. EL FINANCIERO.

A partir del próximo año, todos los alimentos y bebidas deberán tener etiquetados como “alto en” grasas saturadas, sodio o azúcares. Se espera que Bimbo, Lala, Coca-Cola FEMSA y Arca Continental sean algunas de las empresas más afectadas.

 

 

 

 

Especial

Los productores de alimentos y bebidas tendrán que reconvertir su portafolio de productos e incluso adquirir pequeñas y medianas empresas, para hacerle frente al nuevo etiquetado de alimentos, que fue aprobado ayer por el Senado.

A partir del próximo año, todos los alimentos y bebidas deberán ser rotulados mediante un etiquetado de advertencia con las características nutricionales en las que se supera el valor recomendado, con un texto que indique “alto en” grasas saturadas, sodio o azúcares.

Con esto, México sería el cuarto país en América Latina en implementar advertencias en las etiquetas de alimentos y bebidas.

Fausto Costa, presidente de Nestlé en México, dijo que el nuevo etiquetado debe estimular la reformulación de los productos, para ofrecer alimentos más sanos a la población.

“Alrededor de 40 por ciento de nuestro portafolio de productos lo hemos reformulado, hemos reducido azúcares, grasas y sodio en 16 mil 200 toneladas, entonces todo esto permite por medio de la reformulación mejorar las alternativas y sin sacrificar el sabor”, describió.

Dijo estar a favor de un etiquetado que informe y permita la reformulación de los alimentos, pero en contra de aquellos que busquen asustar al consumidor.

Mayrén Martínez, gerente de estrategia de E&Y, explicó que un ejemplo de lo que podrían hacer las empresas con el nuevo etiquetado es lo que hizo en 2017 Kellog’s al comprar las barras nutricionales RXBar por 600 millones de dólares, lo que recuperó en menos de 12 meses, ya que las ventas del producto hecho con frutos secos ascendieron a 213 millones de dólares, en un año.

Jaime Zabludovsky, presidente de ConMexico, refirió recientemente que los productos procesados representan aproximadamente el 30 por ciento de la ingesta diaria de los mexicanos, por lo que el grueso del consumo calórico que hacemos los mexicanos no está etiquetado.

“Lo que necesitamos es todo un programa de educación nutricional, necesitamos combatir la informalidad, me atrevería a afirmar que el grueso de la ingesta calórica que hacemos los mexicanos no está etiquetado, está en el mercado informal, en los tianguis en los mercados, el etiquetado es muy importante, pero nada más es una ficha”, dijo.

Agregó que desde hace un par de meses se está trabajando con el Ejecutivo en la Norma 051, donde el reto está siendo compaginar las advertencias con tener una información cuantificable que permita no solo advertir, sino informar.

“La mesa lleva trabajando un par de meses, ha tenido 10 sesiones de trabajo y en los próximos días se van a instalar los comités de normalización, que es la entidad institucional donde están las dos secretarías responsables de este tema, que es Economía y Salud, y donde se va a realizar el anteproyecto de Norma y la nueva Norma, donde como sector privado estamos participando”, dijo.

Las más afectadas
Para Monex las empresas que podrían recibir un mayor impacto por el etiquetado son Bimbo, Lala, Coca-Cola FEMSA y Arca Continental, sin embargo, afirmaron que el grado de innovación y adaptación, la fidelidad y la diversificación que tienen podría contribuir a que el efecto sea reducido.

En el caso de Grupo Bimbo, Monex destacó que cuenta con una herramienta interna para determinar el perfil nutrimental de sus productos, basados en cuatro categorías: “Best”, “Better”, “Good” y “Fun” de acuerdo con una escala del 0 al 100, siendo el de mayor puntaje de los productos de mayor calidad.

Actualmente, Bimbo cuenta con el objetivo hacia 2020 de alcanzar un 50 por ciento de sus productos en la categoría “Best” o “Better” y que el 75 por ciento de los de mayores ventas queden por debajo de los niveles máximos definidos para grasas, sodio y azúcares.

En tanto que las acciones de Lala van encaminadas a innovar en productos bajos en grasas saturadas y trans, sodio y azúcares añadidos, pero a su vez, fortalecer el lanzamiento de productos alternativos y nutritivos para los consumidores intolerantes a la lactosa.

Mientras que para Coca-Cola FEMSA más del 45 por ciento de los lanzamientos de 2018 fueron bebidas bajas en azúcar o sin azúcar. Adicionalmente, el 26 por ciento del portafolio de colas también se conformó por dichas bebidas.

En tanto que Arca Continental ha disminuido en 21 por ciento el contenido calórico de su portafolio en México y mantiene cerca del 45 por ciento de sus productos bajas o sin calorías.

“Un aspecto a mencionar es que la compañía ya cuenta con experiencia ante regulaciones similares en Perú, pues en dicho país ya se cuenta con advertencias en forma de octógonos para los productos altos en azúcares, grasas y sodio”, recordó Monex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *