Inicio » Productos y Productores » Leche » Leche, sistemas de producción

Leche, sistemas de producción

El sistema lechero mexicano no es homogéneo, es decir, las unidades productivas no son iguales en cuanto a tecnología, número de vientres, técnicas y procedimientos reproductivos utilizados, calidad de los forrajes y de la alimentación para los animales; así como mecanismos de comercialización y de aprovechamiento de los recursos disponibles.

Si bien existen desde los ranchos más grandes y modernos (La Laguna, y algunas granjas altamente tecnificadas en estados como Baja California, Querétaro e Hidalgo, algunos con más de dos mil 500 vacas en producción), encontramos también unidades productivas con un nivel de tecnificación menor como las que se encuentran en el estado de Jalisco cuyas ganancias están en función de la cantidad de animales y no en términos de productividad.

Existen también unidades explotadas de manera familiar, con menor o nulo desarrollo tecnológico; un bajo número de vientres en explotación, utilizando tecnología y procedimientos productivos atrasados como la ordeña manual y se basan en el uso de forrajes de menor calidad; con presencia de componentes tecnológicos promovidos por instituciones gubernamentales, y sus instalaciones son rústicas. Los mecanismos de comercialización se encuentran sujetos a empresas externas o locales dedicadas a la producción de quesos en forma artesanal.

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DE LECHE DE BOVINO

La producción de leche de bovino en México se da en cuatro diferentes tipos:

ESPECIALIZADO. Caracterizado por contar con ganado especializado para la producción de leche, principalmente de las razas Holstein y en menor medida de las razas Pardo Suizo y Jersey, estos sistemas cuentan con tecnología altamente especializada, el manejo del ganado es predominantemente estabulado y la dieta se basa en forrajes de corte y alimentos balanceados. La ordeña es mecanizada y la producción se destina principalmente a las plantas pasteurizadoras y transformadoras. Corresponde el 50.6% de la producción total de la leche.

SEMIESPECIALIZADO. Aun cuando predomina el ganado de las razas Holstein y Pardo Suizo no se llega a los niveles de producción del sistema anterior. El ganado se mantiene en condiciones de semiestabulación que se desarrolla en pequeñas extensiones de terreno, la ordeña puede ser manual o mecanizada, en ordeñadoras individuales o de pocas unidades, mantiene un nivel medio de tecnología y en ocasiones se cuenta con algunos sistemas de enfriamiento aunque no es lo común. Este sistema sólo produce el 21.3%.

DOBLE PROPÓSITO. Dentro de este sistema predominan las razas Cebuinas y sus cruzas, en este sistema el ganado sirve para la producción de carne como de leche. El manejo del ganado se da en forma extensiva, confinándose a los acorrales solo durante la noche, su alimentación se basa en el pastoreo y con un mínimo de complementos en alimentos balanceados. La ordeña es manual. Aporta el 18.3% de la producción total.

FAMILIAR O TRASPATIO. esta actividad se limita a pequeñas extensiones de terreno, cuando se ubican cerca de la vivienda se denomina de traspatio. Las razas varían desde Holstein y Suizo Americano y sus cruzas. La alimentación se basa en el pastoreo o en el suministro de forrajes y esquilmos provenientes de los que se producen en la misma granja. Representa el 9.8% del total de la leche producida.

FUENTE: Villamar Ángulo Luis y Enrique Olivera Cazares, SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVA DE LA PRODUCCIÓN DE LECHE DE BOVINO EN MÉXICO 2005, Coordinación General de Ganadería SAGARPA. México 2005.

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DE LECHE DE CAPRINO

En el ganado caprino destinado a la producción de leche, existen dos tipos:

SISTEMA TRADICIONAL (ST). Este sistema, que también se podría definir como el «ancestral», se caracteriza fundamentalmente, por las siguientes premisas:

• Rebaños pequeños e, incluso, muy pequeños.

• Mano de obra exclusivamente familiar.

• Ordeño a mano (1 ó 2 veces al día).

• Venta diaria de la leche cruda a particulares .

• Pastoreo diario, sin recibir complemento alimenticio alguno.

• Habitualmente, los machos permanecían siempre en el rebaño con las hembras.

Con el fin de evitar cubriciones en épocas no deseadas (función, normalmente, de la realidad y de las previsiones del precio de la leche) se utiliza en ocasiones, el mandil (con todos los inconvenientes que ello suponía para los machos).

• Las consecuencias directas de la aplicación de esta técnica eran dos:

• Un número de partos por cabra reproductora y año muy variable, según la zona en el estado y explotaciones.

• Un descontrol casi absoluto de las cubriciones.

• Excepto en el caso de la reposición, los cabritos no salen a pastar con el rebaño de reproductores.

• A nivel sanitario, las actuaciones en este sistema eran prácticamente inexistentes la cual da lugar, entre otras cosas, a:

• Mortalidades elevadas.

• Bajas productividades.

• Desde una perspectiva práctica se puede considerar, como ya se ha indicado, que este sistema, excepto en casos muy particulares, ha dado paso al sistema extensivo.

SISTEMA EXTENSIVO (SE). Se caracteriza por la utilización de capital representado por el representado por los animales, instalaciones rústicas y el trabajo personal y familiar; la alimentación se obtiene por medio de pastoreo tanto en agostadero como en los esquilmos agrícolas tanto forrajeros como de hortalizas, la genética utilizada tiene mucha oportunidad de desarrollarse y la organización para comercializar es prácticamente inexistente realizándola a través de intermediarios.

Las diferencias fundamentales entre estos sistemas son dos:

• La leche, al no poderse vender directamente a particulares, se recoge en el rebaño y
se destina (excepto la correspondiente al autoconsumo) a la producción de queso o bien dulces, (pudiéndose tratar de producción artesanal o industrial).

• A nivel sanitario el rebaño es controlado a través de las campañas sanitarias establecidas en la delegación y que son de obligado cumplimiento.

No obstante, el sistema extensivo, al igual como ocurría con el tradicional, sigue adoleciendo de una manifiesta falta de tecnificación y, en consecuencia, sus índices productivos son bajos.

FUENTE: Plan rector del Sistema Producto Caprino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *