Inicio » Carrusel » Los hipopótamos de Pablo Escobar llenan un vacío que dejó la Era del Hielo

Los hipopótamos de Pablo Escobar llenan un vacío que dejó la Era del Hielo

Algunos animales que han sido introducidos artificialmente en hábitats nuevos parecen restaurar las funciones que faltaban en las redes alimentarias y ecosistemas desde el Pleistoceno.

Un hipopótamo cerca del parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado del narcotraficante Pablo Escobar.
Credit…Raúl Arboleda/Agence France-Presse — Getty Images

Cuando Pablo Escobar murió en 1993, los cuatro hipopótamos adultos del narcotraficante colombiano fueron olvidados. Sin embargo, los campos y estanques a lo largo del río Magdalena les resultaron apropiados. Un estimado calcula su población actual entre cincuenta y ochenta animales. Para 2050, podría haber entre 800 y 5000 en un paisaje que nunca antes había visto hipopótamos.

No son los únicos herbívoros que están apareciendo en lugares inesperados. En Australia, camellos cimarrones vagan por regiones remotas y semiáridas. Los antílopes son un avistamiento común en los pastizales desde Texas hasta la Patagonia. Y los jabalíes salvajes están por doquier. La sabiduría popular sostiene que estos animales están causando impactos nuevos y potencialmente dañinos en ecosistemas que ya se encontraban bajo asedio. Sin embargo, un estudio recientemente publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences argumenta que los estilos de vida de esos animales y otra fauna exótica podrían estar restaurando las funciones ecológicas de especies perdidas debido a la extinción durante la última Edad de Hielo.

“Descubrimos que, sorprendentemente, el mundo es más parecido al pasado previo a la extinción cuando se incluye a las especies introducidas”, dijo Erick Lundgren, ecologista en la Universidad de Tecnología de Sídney y autor principal del estudio.

Una entrada de la Hacienda Nápoles, la enorme finca de Pablo Escobar, en 1989.

Credit…Eric Vandeville/Gamma-Rapho vía Getty Images

Lundgren y sus colegas deseaban probar la idea de que los herbívoros incorporados estaban retomando las labores ecológicas abandonadas por sus homólogos extintos. El equipo indagó en la literatura científica para crear una lista enorme de especies herbívoras tanto existentes como extintas que habían vivido durante los últimos 126.000 años. Las clasificaron por categorías con base en el tamaño corporal, la anatomía, la dieta y la manera en que sus entrañas fermentaban la vegetación, posteriormente compararon cómo coincidían los estilos de vida de los herbívoros introducidos y los de los extintos en una región.

El equipo esperaba descubrir que los ensamblajes de especies puramente nativas serían más cercanos a los ecosistemas del Pleistoceno. Sin embargo, las mezclas de animales exóticos y nativos fueron una coincidencia más precisa.
“Uno esperaría que estas incorporaciones hubieran incrementado los cambios y amenazado a las especies nativas por la competencia”, dijo Lundgren. “En cambio, parece ser que las criaturas que realmente han prosperado son especies ecológicamente distintas de las especies nativas, que han restaurado capacidades ecológicas perdidas”.

En el norte de Australia, el pastoreo de los búfalos de agua —los herbívoros más grandes desde que el continente perdió a sus marsupiales gigantes—, reduce la frecuencia y la gravedad de los incendios forestales, dijo Lundgren. Los jabalíes salvajes, que suelen escarbar en el suelo y así ayudan a que los árboles crezcan más y atraigan a las aves, están reemplazando el trabajo ecológico que solían hacer los extintos pecaríes gigantes en América del Norte. Las actividades de los mustangs y burros salvajes en el oeste americano probablemente replican las de los caballos estadounidenses originales, que se extinguieron hace unos 12.000 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *