Inicio » Carrusel » Mal uso agrícola deja sin agua a los michoacanos: Semaccdet

Mal uso agrícola deja sin agua a los michoacanos: Semaccdet

ARTURO MOLINA. LA VOZ DE MICHAOCÁN.

Desde hace décadas, el consumo agrícola ha desplazado a las necesidades sociales y ha dejado a comunidades sin agua.

Foto: Archivo.

Morelia, Michoacán. Ante la disminución de agua en el estado de Michoacán y el aumento de las necesidades sociales, autoridades estatales urgen a invertir pirámide de distribución del agua en el estado. Desde hace décadas, el consumo agrícola ha desplazado a las necesidades sociales y ha dejado a comunidades sin agua.

Al respecto, Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), reconoció la urgencia de que se modifique la tendencia que ha prevalecido históricamente en el estado de Michoacán.

Actualmente, el 70 por ciento del agua que se genera en el estado se destina al uso agrícola, en tanto que la población de las ciudades y zonas rurales resienten cada vez más la falta del vital líquido.

Durante los últimos años, el cambio ilegal de uso de suelo se ha sumado a las tendencias degradadoras del medioambiente. La capacidad de producción de agua del estado se ha degradado y ha dejado ejemplos como el Manantial de La Mintzita, en donde se han perdido hasta el 50 por ciento de la capacidad generadora de agua; en Uruapan, la capacidad hídrica también se ha disminuido de manera importante por efecto de la deforestación.

Foto: Archivo. El manantial de la Mintzita es uno de los principales abasecedores de agua de Morelia.

Luna García refirió que el objetivo a corto plazo es que los municipios traten el 100 por ciento de sus aguas y que ese recurso se destine a los campos de cultivo para establecer un ciclo de consumo sustentable que permita reutilizar de manera sustentable el líquido y, a su vez, disminuir los índices de contaminación del agua.

“Lo tenemos que hacer, estamos obligados a hacerlo, si no lo hacemos entonces la inercia nos va a llevar a situaciones de crisis por la falta de agua. El estrés hídrico está ampliando la cobertura hay personas que viven con 3 mil 500 litros de agua al año y la cobertura está aumentando y el estrés hídrico nos puede llevar a una condición complicada y necesitamos ayudar a hacer conciencia para que se evite el problema”, explicó.

La distribución del uso de agua es la que ha generado serias afectaciones en lo que respecta al uso del recurso y su destino final, en tanto que en los ríos, lagos y litorales con los que cuenta el estado los niveles siguen descendiendo. A decir del investigador y profesor, Arturo Chacón, del Instituto de Investigaciones de los Recursos Naturales (INIRENA) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), es la agricultura la que genera mayor daño al agua del estado.

Se trata de una agricultura que ha calificado como “rústica”, en la que se emplean grandes cantidades de agua de manera poco productiva. El 70 por ciento del agua potable que se usa en nuestro estado se destina a uso agrícola, aun cuando este sector podría emplear aguas tratadas de las plantas de tratamiento luego de su uso urbano y social.

Foto: Agencias.

Saneamiento de ríos para este año

Como parte de las obras con enfoque ambiental pensadas a ejecutarse para este año, se ha previsto la instalación de colectores en el Río Chiquito de Morelia. La obra de hasta 25 millones de pesos contemplaría que las aguas residuales que producen decenas de miles de morelianos no se mezclen con las aguas que bajan desde el sur de Morelia y que se incorporan al Río Chiquito. Lo anterior formará parte de la estrategia para sanear las áreas verdes en la capital michoacana.

Si bien en años pasados se invirtieron casi 70 millones de pesos en la construcción de parque lineal y otras obras sobre los bordos del río, la parte ambiental, el saneamiento y la construcción de los colectores sanitarios se dejaron pendientes.

Foto: Víctor Ramírez. Del Río Grande han sido retirados hasta sillones y tazas de baño que obstruían el paso del agua y que provocaron inundaciones.

“Uno de los proyectos prioritarios es la construcción de colectores de Río Chiquito, para ir quitando las descargas hacia esta parte. Otra acción es que queremos suscribir un convenio para el resguardo de la zona aledaña a la Loma de Santa María, en la cañada del Río Chiquito, que es un área que ha tentado a varios desarrolladores y que es una zona protegida de varios colonos y si conjuntamos el esfuerzo con el Ayuntamiento y los ciudadanos vamos a poder salvar la cañada”, explicó.

Es en el tema del manejo de las aguas residuales donde la situación se agrava, y es que los dos cuerpos de agua más contaminados y afectados por los desechos de nuestro estado, se encuentran en Morelia. El Río Chiquito y Grande de Morelia presentan hasta un 250 por ciento más de la contaminación de lo que tienen otros acuíferos del país y representan un riesgo sanitario para casi un millón de habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *