Inicio » Noticias » Nacionales » Menores riesgos con la bolsa de derivados agropecuarios

Menores riesgos con la bolsa de derivados agropecuarios

HÉCTOR A. CHÁVEZ MAYA. EL FINANCIERO…

El Programa de Administración de Riesgos de Mercado a través de Intermediarios Financieros, anunciado hace unos días, marca el nacimiento de la bolsa de derivados agropecuarios en México, que en lo inmediato permitirá eliminar el riego cambiario, y en un futuro fijar el precio del maíz blanco a nivel mundial, tomando en cuenta que el país es el principal productor y consumidor del grano.

Así lo dijo Ernesto Fernández Arias, subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Secretaría de Agricultura, quien destacó que “en cuanto se enliste en el Mercado Mexicano de Derivados (Mexder) el primer contrato de maíz amarillo en pesos se va a marcar el nacimiento de la Bolsa de Agropecuarios en México”.

En entrevista con EL FINANCIERO indicó que si bien se parte de un mercado lleno de asimetrías, falta de información y muchas imperfecciones, este nuevo programa permitirá ordenar el mercado interno, formar los precios en el mercado de físicos y tener un mecanismo propio instalado.

Ya en una segunda etapa será necesario inventar un punto de entrega en México, que obligará a que las bases se revelen y se fije un diferencial de precio entre el mercado nacional y el de Estados Unidos, pues el valor del precio de las bases se fija de acuerdo con la oferta y la demanda local.

Este Programa de Administración de Riesgos de Mercado funciona como un seguro a la baja del precio, y será el productor quien tenga la libertad de elegir el precio piso mínimo que va recibir por su cosecha, referenciado en estos momentos en la Bolsa de Chicago.

“No estamos todavía en un mercado perfecto. Este precio piso lo genera con el put (el derecho a vender un activo a un precio determinado en un momento definido en el futuro).”

Explicó que el productor tendrá acceso al programa una vez que presente el comprobante de la compra del put, que será financiado hasta en 85 por ciento por el gobierno federal, y la formalidad de agricultura por contrato tradicional, momento en que FIRA, que es el operador del programa, hará la reserva monetaria para hacer los pagos de la prima del productor, y una reserva para pago de movimiento de las bases.

Mayor seguridad

Así, el productor contará con un seguro de precios -que es la cobertura- que será manejado por él, y por otra parte permitirá que los bancos sientan menos riesgo de financiar el campo para otorgar créditos.

En este programa se garantiza, además, que el subsidio tenga un impacto directo en la comercialización, y ésta, a su vez, en pago del crédito, pues se establece una cláusula de retención del pago para que al productor sólo se le pague lo que le corresponda y se retenga la parte del préstamo, lo que abona más a la recuperación del crédito y a que paulatinamente se vayan reduciendo las tasas de interés, porque a menores riegos menores tasas.

Actualmente la prima por tonelada es de 30 dólares; sin embargo, ésta puede variar de acuerdo con el precio que el productor decida asegurar. Por ejemplo, si decide asegurar a un precio menor al que hoy se vende el grano, la prima se irá reduciendo considerablemente.

Si bien el esquema estará disponible todo el tiempo, este año se limita a sólo 550 millones de pesos, que alcanzarían para casi dos millones de toneladas, dependiendo del momento y los precios en que se tomen sus coberturas.

Cabe señalar que tan sólo en 2011 el Programa de Agricultura por Contrato logró la comercialización de casi cinco millones de toneladas durante el año agrícola, pero la mayor parte de esos contratos se dan en el ciclo otoño-invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *