El Consejo Regulador del Mezcal (CRM) pide que exista “piso parejo” respecto a la cuota que se cobra del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas alcohólicas, la cual, con la fórmula actual que tiene afecta el costo de los mezcaleros en comparación con aquellas bebidas de menor calidad.

Hipócrates Nolasco, presidente del CRM, explicó que actualmente se cobra la cuota del IEPS ad valorem, es decir, se cobra un porcentaje respecto a la producción de la bebida, por lo que se busca cambiar a un modelo ad quantum, en donde la cuota se fije respecto al contenido del alcohol que posee la bebida.

“La fórmula actual no castiga el consumo del alcohol, sino el precio de las bebidas. En las últimas décadas, las empresas lo que han buscado es abaratar los costos de producción y esto ha llevado a que bajen la calidad del producto para tener una bebida económica en el mercado”.

En este sentido, explicó que algunas bebidas de baja calidad pagan entre seis y 20 pesos del IEPS, mientras que el mezcal, por la producción que tiene, puede pagar hasta 160 pesos de IEPS.

Explicó que el mercado mexicano de destilados sin considerar cervezas, se compone por aproximadamente 400 millones de litros, de los cuales alrededor de 300 millones son de mala calidad, y se refieren a bebidas que pagan un menor porcentaje de IEPS por la forma en que realizan su producción, en donde usualmente se combina el alcohol con azúcares.

“Lo que es una realidad para nosotros es que el alcoholismo está situado en las bebidas de bajo precio, y eso está asociado al sistema impositivo mexicano”, aseveró.

La propuesta

Ante la situación actual, los mezcaleros apoyan la propuesta presentada por el senador Gerardo Novelo Osuna, en la cual se busca cambiar el modelo de cobro del IEPS a bebidas alcohólicas a uno ad quantum, con lo cual no sólo beneficiarían a tener un piso parejo, sino también aumentar la recaudación de impuestos y disminuir bebidas de mala calidad.

De acuerdo con la propuesta, se cobrarían entre 1.40 y 1.60 pesos de IEPS por cada grado de alcohol por litro que contenga una bebida, lo que ayudaría a incrementar hasta en una décima del Producto Interno Bruto (PIB) la recaudación.

De aplicar esta propuesta y combatir la ilegalidad, calculan que el gobierno podría hacerse hasta de 33,000 millones de pesos adicionales en recaudación de impuestos.