sábado , 19 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Michoacán » Michoacán, punta de lanza en producción de coco orgánico

Michoacán, punta de lanza en producción de coco orgánico

CHRISTIAN HERNÁNDEZ ROBLEDO. CAMBIO DE MICHOACÁN. Consejo Estatal del Coco.
Michoacán es punta de lanza en la certificación del coco como producto orgánico, además de que un 65 por ciento de los cultivos mantiene este reconocimiento internacional y el 25 por ciento está en proceso de certificación, señaló el presidente del Consejo Estatal del Coco (Coecoco), Felipe Luna Pérez.

En entrevista para Cambio de Michoacán, el presidente de la Coecoco señaló las ventajas competitivas de los cultivos de coco en la entidad, que se extienden sobre unas ocho mil hectáreas, principalmente localizadas en la Costa michoacana, en las que participan poco más de mil productores.

Michoacán guarda la mayor superficie en el país con la certificación de coco orgánico, que abarca el 65 por ciento del total, y que representa alrededor de unas cinco mil 200 hectáreas, otro 25 por ciento está en transición y el resto son cultivos tradicionales, “que no está en el ánimo de los productores convertir su producción”, comentó.

A partir del 2002 comenzó la caída del principal producto derivado del coco que era comercializado por los productores del estado, la copra, que es la pulpa del fruto deshidratada por exposición al sol, comentó Luna Pérez, por lo que buscaron nuevos canales de comercialización, como el coco fruta, para lo cual se aliaron con los productores colimenses, y actualmente se mantiene un nivel de producción de unos 40 millones de cocos al año.

Cabe destacar que en ese año la producción anual de copra era de nueve mil 600 toneladas, y después de comenzar con la venta y promoción del coco fruta, ahora se producen sólo unas 600 toneladas, por lo que las restantes nueve mil toneladas ya se venden como el coco entero.

Actualmente este producto michoacano destaca por su calidad en algunas regiones de Estados Unidos y Canadá, mientras que en el país su producción principalmente se utiliza para la elaboración de jarabes.

Por otro lado, el presidente del Coecoco reconoció que la industrialización de este producto en el estado es casi inexistente, pues sólo una empresa, Artifibras, ubicada en Uruapan, se dedica a la elaboración se sillas, sillones y macetas, entre otros, derivados de la transformación de la fibra de coco. Además, existe un proyecto sobre la instalación de una fábrica embotelladora de agua de este fruto, la cual planea ponerse en la Isla La Palma, sin embargo, aún es una iniciativa pendiente.

“En Michoacán lo que ha favorecido a la venta del coco es la calidad y el tamaño de nuestro producto”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *