miércoles , 23 octubre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Chiapas » Migrantes no quieren trabajar en el campo

Migrantes no quieren trabajar en el campo

RAMÓN GARCÍA. CUARTO PODER.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas. El campo chiapaneco sigue careciendo de mano de obra para trabajar cultivos de la región como el plátano, café y mango, ya que continúa la migración de campesinos mexicanos hacia otros lugares.

Los migrantes centroamericanos que viajan en las caravanas muestran poco interés por esta actividad, ya que tienen otros proyectos y su visión es llegar a Estados Unidos para ganar en dólares.

En entrevista, el presidente del Sistema Producto Mango, Alfredo Cerdio Sánchez, reconoció que el campo chiapaneco y en particular los cultivos de la frontera, como el plátano y el café, ocupan hasta un 80 por ciento la mano de obra centroamericana.

En el cultivo de mango es del 40 por ciento, esto ha ocurrido tradicionalmente y son personas que lo han hecho con anterioridad; pocos son los migrantes de las caravanas que se han sumado a esta actividad.

Al referirse a las caravanas de migrantes y a la petición gubernamental de abrir espacio a estas personas, mencionó que no son muy compatibles, pues tienen expectativas de trabajo que no son precisamente para laborar en el campo de la región, sino continuar su trayecto en búsqueda del “sueño americano”.

Falta mano de obra

Hay trabajo en la región, se ha manifestado que existe carencias en cuanto a la mano de obra para que laboren en el sector agrícola, debido a que se encuentra restringido por la falta de apoyos gubernamentales, lo que no permite que se establezcan más áreas de cultivo y detonar el potencial productivo de la zona. 

La situación es difícil y los migrantes de las caravanas siguen buscando el sueño americano, donde saben que se les paga mejor la mano de obra.

En la actualidad esa aspiración se ha convertido en un sueño muy difícil, debido a que Estados Unidos mantiene una política para detener la migración porque esta se ha disparado y según el gobierno norteamericano, se ha convertido en un problema.

El campo chiapaneco mantiene una actividad agrícola con mano de obra centroamericana ordenada; el trabajador migrante agrícola o transfronterizo que labora en la zona fronteriza de Chiapas, en un alto porcentaje viene por la mañana a territorio mexicano y por la tarde regresa a su casa; en otros casos lo hacen por temporadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *