Inicio » Opinión » ‘Mueven el tapete’ redes de mujeres emprendedoras

‘Mueven el tapete’ redes de mujeres emprendedoras

VERÓNICA MARTÍNEZ. LO BÁSICO. EL FINANCIERO.

Hace seis años era inimaginable que en una ciudad se organizara un grupo de mujeres en Facebook o WhatsApp para vender sus productos, desahogarse, solidarizarse, profesionalizarse, motivarse, empoderarse, emprender. Esto solía hacerse de manera personal, en un café, en una casa con las amigas.

Sin embargo, en los últimos años, en cada ciudad del país se han ido conformando estos grupos de mujeres, que son una red de apoyo para las que emprenden, para las que llegan a una ciudad nueva, para las que son mamás, para las que quieren ser independientes, y a través de talleres, pláticas, bazares o brunches, hacen networking, se conocen una a la otra de manera personal y se alían, se unen, y consumen o recomiendan lo que ellas mismas producen.

Hoy estos grupos se han convertido en grandes jugadores en el tablero del comercio y por lo menos de 35 a 40 por ciento de lo que venden son alimentos o bebidas, desde un pastel o mesa de dulces para fiestas, pasando por las salsas, aderezos, quesos, servicios de catering, hasta la oferta de los menús de restaurantes establecidos.

El movimiento no es menor. Por lo menos en Mérida, desde hace seis años se han ido abriendo grupos como: Cool Moms, Mumas, Atellier, Ok Mérida Woman, Mom Business and Woman, Lady Multitask, por mencionar algunos, los cuáles son liderados por mujeres que iniciaron por el interés de generar una red de apoyo.

En la ciudad hay más de 10 grupos que han crecido de manera acelerada y que se enrutan hacia la consolidación, causando inquietud en la forma de hacer comercio, de hacer mercadotecnia, o publicidad en las grandes empresas, ya que la fortaleza de los grupos es consumir lo que ellas mismas producen, generando una economía interna.

Dejan fuera a la política, la religión y ponderan la confianza, el respeto y la solidaridad.

Esta nueva forma de emprender las fortalece, ya que el grupo es una red de apoyo que no hay en ninguna institución pública, ni asociación o en algún otro organismo, ya que en la red existe la empatía por ser mujeres, por la maternidad, por la feminidad, por la búsqueda de ingresos, de consejos por mejorar y poco a poco los grupos buscan fortalecer o profesionalizar a su comunidad.

Para dimensionar un poco, el último censo del Inegi (en 2017), arrojó que en Yucatán la población es de dos millones 100 mil personas, de las cuales un millón 70 mil son mujeres.

En Mérida habitan 900 mil personas, de las cuales 464 mil son mujeres y poco más de la mitad de ellas son jefas de familia.

Y de las personas que trabajan, ya sea formal o informal, el sector terciario, es decir el comercio, es el que más empleos genera, ya que 78 por ciento se emplea en ello y la mitad son mujeres.

Esto dibuja un poco el rol de las mujeres en el comercio y lamentablemente no existen estadísticas del emprendimiento femenino, ya que cada una en sus hogares o negocios van intentando compartir lo que les apasiona o han desarrollado y va desde una cajeta hasta la venta de inmuebles o servicios profesionales en leyes, contaduría, diseño, entre otras.

Tampoco hay estudios sociológicos o antropológicos de carácter público que enriquezcan el creciente movimiento o políticas públicas que encausen y fortalezcan lo que ha iniciado a nivel nacional, ya que hay grupos que abarcan todo el país y permiten migrar con una red de apoyo a otra ciudad, que es lo que ocurre en la creciente Mérida.

Una pincelada

Leslie Azarcoya, fue de las pioneras en la creación de grupos en Mérida.

Hace seis años, durante su embarazo fue que creó el grupo de chat Cool Moms entre sus compañeras de psicoprofilaxis, donde compartían y desahogaban sobre la maternidad, hoy es una comunidad de más de mil mujeres en redes sociales y con un apartado de ventas, donde por chat comparten sus productos.

El 15 por ciento de las integrantes son mujeres que han migrado a Mérida y por lo menos dos de 10 ofrecen productos alimenticios o bebidas.

El reto para la propia Leslie Azarcoya es profesionalizar a su comunidad en el emprendedurismo y capacitar a las mamás, así como retomar la posada anual y el bazar.

La misma Leslie está asombrada del crecimiento y prevé que el movimiento va a seguir expandiéndose en Mérida.

Otro grupo es Mumas (Mucha madre) que encabeza Martina Bueno.

La experiencia en su estancia por la Ciudad de México con el grupo Momzilas la llevó a abrir la sede en Mérida en 2017, organizó un bazar y detectó que había un boom de bazares en la ciudad y decide abrir otro grupo con 30 emprendedoras del grupo original, que eran nuevas residentes en la ciudad.

Martina, madre de tres niñas, hoy encabeza a mil mujeres emprendedoras, el 30 por ciento son migrantes y su objetivo es profesionalizar a las emprendedoras con talleres particulares y generar un ambiente de sinergia.

Provoca encuentros de networking y que su comunidad se conozca entre sí, las guía en hacer alianzas, y parte de la premisa que “los negocios se hace con amigos, con quien empatizas”, por lo que es importante el encuentro.

En 2020 iniciará con las membresías, reforzará la capacitación y prevé que el sector de mujeres emprendedoras seguirá creciendo, con miras a que los grupos no sean sólo para vender, sino para profesionalizarse también.

Inteligencia emocional

Paty Guerrero representa al grupo Atellier y Ok Mérida Woman, inició hace tres años y agrupa a más de 15 mil mujeres con el objetivo de empoderarlas a través del desarrollo personal con conferencias, talleres y actividades que las lleven a tener inteligencia emocional, equilibrio.

El grupo nace durante la rehabilitación de una de las operaciones de Paty; surge con frases e ideas positivas que se van fortaleciendo y que la ayudan en su proceso físico y emocional.

La comunidad crece tan rápido que decide abrir en noviembre de 2018 otro grupo para emprendedoras y las capacita para “atreverse a estar seguras, a hacer alianzas, pero trabajando con hermandad y son 780 afiliadas, que tienen su membresía, de las cuales el 30 por ciento son de alimentos y bebidas”.

Para 2020 la mira está puesta en una nueva plataforma de talleres y conferencias que las fortalezca hasta en la exportación.

“Las mujeres consumen 90 por ciento de los productos y servicios, el poder de decisión está ahí, ha crecido mucho el grupo, yo pedí que fuera así, se lo pedí a Dios para que a nadie le vuelva a pasar lo que yo viví”.

Profesionales

Otro de los grupos es Mom Bussines and Woman (MBW) que encabeza Caro Cruz.

El grupo nació hace dos años y hoy tiene 150 mujeres en capacitación y asesoría para que sus emprendimientos sean proyectos empresariales; la idea nace porque en sus servicios de consultoría a través de su empresa detecta que las mujeres tienen miedo a emprender y las impulsa a organizarse a capacitarse y dar el paso, a hacer networking, tener una red de contactos y de iniciar con 20 mujeres hoy son 150, de las cuales 70 por ciento son de otros estados y tres de 10 están en el ramo de alimentos.

Tiene la visión de aliarse, y al igual que Paty Guerrero y Martina Bueno ven que es un sector creciente, pero con el reto de tener sororidad, de poder hacer sinergia juntas, y Caro lo logra con la agenda 2020 y otras actividades.

Su objetivo es ampliar la red regional y nacional con la meta de profesionalizar.

“Los grupos están siendo una plataforma de referencia, de profesionalización para crear redes y genera economía”.

Sede

El grupo Lady Multitask es nacional y tiene sede en otros estados. En Mérida se abrió en 2016 y desde 2017 lo encabeza Lulú Gamboa Cervera y Mariana Ruiz de Chávez.

Surgió en San Luis Potosí en 2016 por las hermanas Mercedes y Pilar Palomar y hoy está en más de 60 ciudades.

En Mérida la comunidad es de 4 mil 500 y tienen en lista de espera. El 40 por ciento venden productos agroalimentarios o de bebida y 20 por ciento son migrantes.

Hacen bazares, networking. El crecimiento ha sido acelerado, no se lo imaginaban, ya que empezaron con 50 mujeres.

“Es un cambio de mentalidad en Mérida, porque es una visión muy tradicional de la mujer y ya se entiende que las mujeres pueden hacer cosas y se da oportunidad de participar en la economía”.

Para Lulú se ha logrado un respeto a la mujer y hay un empoderamiento con estos grupos.

Otros grupos como los de Maru Abreu, Victoria 147, expresión creativa, por mencionar algunos, agrupan y profesionalizan a las mujeres.

El tablero del comercio, del emprendimiento, de hacer negocios, ha cambiado.

El tapete se movió, los tiempos cambiaron y la mira es que este segmento siga creciendo y el reto es que nos sigamos visibilizando como mujeres emprendedoras, que se generen las estadísticas que nos dimensionen y nos pongan en la dimensión de lo que generamos.

¿En tu ciudad ya ocurre?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *