Inicio » Noticias » Estatales » Quintana Roo » Negocios millonarios con tierras

Negocios millonarios con tierras

CANCÚN, Quintana Roo. Desde la creación de la reserva territorial que fue ubicada en el ejido Alfredo V. Bonfil, como parte del proyecto Programa Parcial de Desarrollo Urbano para ordenar el crecimiento de la mancha urbana, Joaquín Hendricks a través del IPAE, se adueñó de más de dos mil hectáreas, junto con Francisco Evadio Garibay Osorio.

Francisco Garibay Osorio, ex titular del Infovir y del IPAE diseñó la conformación de una inmobiliaria que planeó y desarrolló la comercialización de las más de dos mil hectáreas expropiadas al ejido Alfredo V. Bonfil, pero que pasó por encima de los ejidatarios que se vieron defraudados por Hendricks Díaz y Garibay Osorio, quienes vendieron las tierras a empresas constructoras pero nunca les pagaron a los ejidatarios.

Con ello el ex gobernador del Estado, permitió la sustracción y despojo disfrazado de cientos de hectáreas de terrenos, para que luego lnfovir las expropiara y posteriormente venderlas a espaldas de los ejidatarios.

Fue así que Garibay Osorio se encargó de realizar las operaciones de compra-venta con las empresas desarrolladoras de vivienda que ya se encuentran instaladas, en el proyecto del Programa Parcial del Centro Urbano de Bonfil, en donde se planeó la construcción de cientos de viviendas, debido al crecimiento que tiene Cancún y que ya se encuentran en marcha.

Fue el 20 de noviembre del 2004 cuando el mismo Francisco Garibay Osorio declaró que en la ciudad de Cancún habían concluido las negociaciones con el ejido Alfredo V. Bonfil “y que le permiten que en asociación con el gobierno del estado (en ese entonces encabezado por Joaquín Hendricks Díaz) se cuenten con dos mil 168 hectáreas”.

Asimismo abundó al señalar que eso le permite al Infovir responder a la dinámica de crecimiento urbano para los próximos 11 años, es decir hasta el 2015.

Pero además dijo que “con estas acciones, además de la participación del sector inmobiliario, se tendrá un gran futuro en materia de vivienda”.

Pero para lograr esta asociación entre el gobierno del estado, a través de Infovir y el ejido Alfredo V. Bonfil, se creó una inmobiliaria, en la que desde luego estaba al frente Francisco Garibay Osorio.

Y además para afianzar este proyecto, convenció y volvió “socio” de la misma a Manuel Enrique Tabuenca Córdoba, en ese momento director general del Registro Agrario Nacional (RAN) que fue cesado de su cargo por un gran número de tropelías que cometió.

Para ello, se dividieron los debidos porcentajes de terrenos que representan un jugoso y lucrativo negocio que desarrollaron a espaldas de las autoridades actuales de los tres niveles de gobierno.

Tabuenca Córdoba, además, le permitió a Garibay Osorio, iniciar la lotificación de los ejidos de Playa del Carmen e Isla Mujeres, de manera irregular, lo cual favoreció de igual forma a Arturo Millet Reyes, propietario de la empresa inmobiliaria Asesoría Profesional Agraria (APA), la cual de manera irregular y ventajosa despojó a los comuneros de dichos ejidos de cientos de hectáreas al obligarlos a vender sus tierras a precios irrisorios, para comercializarlos hasta tres veces superiores al precio que les otorgaban a los despojados.

De esa forma Garibay Osorio buscó cobijo y “proteccionismo” a nivel central. De ahí que Tabuenca Córdoba, como funcionario federal, también favoreció a Garibay Osorio para iniciar el parcelamiento de solares urbanos de los ejidos de Playa del Carmen y Tulum.

Y el ejido Alfredo V. Bonfil no fue la excepción, donde la dupla de Hendricks Díaz y Garibay Osorio convencieron a los ejidatarios para que se “dejaran expropiar” más dos mil hectáreas, que ellos comercializaron a espaldas del ejido con empresas constructoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *