El estado de Sinaloa tiene una extensión territorial de 58,200 km2, que representa 2.9% del territorio nacional. Cuenta con una población de 3.21 millones de habitantes, de los cuales 27.2% se ubica en el sector rural.

La temperatura media anual del estado es alrededor de 25.8°C y la precipitación media del estado es de 790 mm anuales.

Sinaloa cuenta con 11 ríos que surten agua a 11 presas con capacidad de almacenamiento de 17,250 millones de m3, y conforman la infraestructura básica de riego, gracias a la cual se ha desarrollado la agricultura más altamente tecnificada de México y sitúan al estado como uno de los de mayor potencial hidrológico en la vertiente del pacífico.

La actividad pesquera, agrícola y ganadera es importante, ocupando a nivel federal las posiciones 1, 3 y 14, respectivamente. La planicie costera, con gran vocación agrícola, tiene una extensión de 1.1 millones de hectáreas de superficie agrícola (SIAP, Infografías 2019), y cuenta con un inventario de 1 millón 611,000 cabezas de ganado bovino, de los cuales 857,853 cabezas son de ganado en engorda. En este sector, la carne bovina ocupa el quinto lugar nacional. Por otra parte, las costas comprenden 656 km de litoral que representa 5.6% del litoral nacional, en donde se pescan diversas especies de alto valor comercial y se realizan también actividades para la producción en granjas de camarón, que posicionan al estado como uno de los líderes de producción pesquera y acuícola en el país.

Cabe mencionar que Sinaloa participó en el 2018 con 5.0% del PIB agroalimentario nacional, sumando 71,200 millones de pesos, de los cuales 45,800 millones de pesos pertenecen al sector primario y 25,400 millones de pesos son del sector agroindustrial.

Sinaloa es el estado agrícola más importante en la producción de granos en México, lo que ha hecho que se gane el sobrenombre de “el granero de México”, ya que se producen granos como maíz, frijol y garbanzo que ocupan los primeros lugares nacionales en cuanto al valor de la producción. Asimismo, el estado destaca como el principal productor y exportador de hortalizas, tales como el tomate rojo, chiles y pepino. Uno de cada dos tomates que México exporta son sinaloenses.

En ese sentido, los productores de Sinaloa siguen aprovechando las oportunidades de negocio que brindan los mercados agroalimentarios nacional e internacional, maximizando la eficiencia de los procesos productivos, el uso responsable de los recursos naturales, la responsabilidad social, la modernización y ampliación de la capacidad instalada de sus activos productivos, y la utilización de servicios financieros que complementen sus necesidades de inversión.

Los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), conjunto de fideicomisos originados en el Banco de México, son un aliado importante para productores y empresarios en el desarrollo de sus proyectos productivos, ya que, a través de la banca de primer piso, brindan soluciones financieras y tecnológicas a las diversas necesidades que el sector presenta en el desarrollo de sus actividades productivas.

En la próxima entrega comentaremos sobre las acciones que las empresas sinaloenses están realizando para lograr su modernización productiva con apoyo de FIRA, para impulsar el desarrollo del sus proyectos en el sector agroalimentario y el medio rural.

-0-

Para contribuir en la modernización de la capacidad productiva de las empresas del sector en el estado, el financiamiento que ofrecen entidades como FIRA es una opción para atender las necesidades de capital de trabajo e inversión fija

Se apoya para ello en la participación de la banca y otros intermediarios financieros no bancarios y especializados en el sector agroalimentario.

Tan sólo durante el 2019, en Sinaloa, FIRA canalizó 21,345 millones de pesos en saldos de cartera crediticia para alcanzar en los últimos cinco años una tasa media de crecimiento anual de 8% en términos reales.

Las principales cadenas productivas financiadas con recursos de FIRA en los últimos cinco años son: maíz, tomate, garbanzo, carne, trigo, camarón, frijol, atún, chile, papa y mango.

FIRA, a través de los intermediarios financieros, facilita esquemas de financiamiento a la comercialización, mediante créditos prendarios y reportos que faciliten el desplazamiento ordenado de las cosechas hacia las zonas de consumo y el mercado de exportación. Anualmente, Sinaloa abastece 6 millones de toneladas de maíz blanco, para la industria de la tortilla y la industria pecuaria.

Los cultivos tradicionales de Sinaloa, como maíz, trigo, frijol y garbanzo, se establecen en 650,000 hectáreas, y durante las dos últimas décadas han sido fuente de bienestar para 28,000 productores y sus familias.

Sin embargo, la comercialización del maíz y trigo se basa en precios internacionales. Con información del SIAP, los precios al productor se han mantenido en promedio en 3,550 pesos por tonelada, mientras que los insumos han incrementado su precio, por lo que la rentabilidad de los productores ha venido gradualmente a la baja.

Para favorecer la rentabilidad del maíz, FIRA fomenta, mediante una garantía especial, denominada Profértil, la compra consolidada de fertilizantes, semillas y agroquímicos con el propósito de reducir los costos de producción de sus cultivos y aspirar a una mayor utilidad por hectárea.

Adicionalmente, se facilita a los productores la adopción de tecnologías que incrementan la productividad, el uso sostenible de los recursos naturales y optimizar los costos de producción por tonelada producida.

Por otra parte, FIRA Sinaloa, en conjunto con el gobierno estatal y las asociaciones de productores, está impulsando la reconversión productiva para integrar un portafolio de cultivos de alto valor, tales como arándano, espárrago, aguacate, limón y mango, entre otros. Por ejemplo, en Sinaloa, los berries se pueden considerar un caso de éxito en la articulación de esquemas de desarrollo de proveedores, además de que el cultivo se desarrolla con alta productividad gracias al clima de la región.

Hoy, los empresarios sinaloenses están interesados en invertir en este cultivo y aprovechar la demanda de grandes empresas como Hortifrut, Berries Paradise, Dole, Giddings, Driscolls y Gimarra, entre otras, que ofrecen el material genético, el acompañamiento técnico para el manejo del cultivo, cosecha y empaque del producto, además de la comercialización en los mercados internacionales.

De esta manera, FIRA contribuye con diversos productos y servicios al financiamiento de proyectos para que productores y empresas aprovechen las oportunidades de negocio en el sector agroalimentario y rural de Sinaloa.

*Efraín Reyes Rodríguez y Graciano Quintero Reyes son residente estatal y especialista de FIRA en Sinaloa, respectivamente.  La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]