jueves , 21 noviembre 2019
Inicio » Centro de Documentación » Palabras Presidente, EPN, Clausura 34ª Asamblea General CNA y Presentación de Estrategia de Atención Integral Jornaleros Agrícolas Migrantes

Palabras Presidente, EPN, Clausura 34ª Asamblea General CNA y Presentación de Estrategia de Atención Integral Jornaleros Agrícolas Migrantes

SALA DE PRENSA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

“Hoy los mexicanos producimos más y mejores alimentos. Lo hacemos de manera cada vez más rentable porque somos más productivos, y lo hacemos de manera sostenible porque estamos comprometidos con las futuras generaciones”.

Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer al ingeniero Bosco de la Vega ésta muy honrosa invitación para acompañarles en esta Asamblea General, que celebra el Consejo Nacional Agropecuario.

Saludar a todos los integrantes del presídium, particularmente, a dirigentes de distintas organizaciones: al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y de otras organizaciones empresariales que aquí se dan cita, a quienes saludo con mucho respeto.

A la Gobernadora y al Gobernador, la Gobernadora de Sonora y al Gobernador de Michoacán.

A distintas autoridades del Gobierno de la República y de otros ámbitos.

A las y los Legisladores Federales aquí reunidos.

De igual manera, a quienes han sido presidentes del Consejo Nacional Agropecuario.

Saludo a la familia de Bosco de la Vega y, particularmente, a Lore, a quien le deseamos una pronta recuperación. Y que este aplauso y este reconocimiento, que hoy hemos aquí tributado, realmente, le dé ánimo y fortaleza para superar el mal que hoy le aqueja.

Señoras y señores:

Reitero, que es un gusto estar aquí, con ustedes, siendo, además, ésta, la última vez que tengo la oportunidad de hacerlo en mi carácter de Presidente de la República, y he tenido ocasión de encontrarme con ustedes, al menos, una vez al año, incluso, hace seis años, cuando entonces era candidato a la Presidencia de la República.

Por eso, creo que este espacio nos permitirá hacer un recuento de logros, avances, que se han venido materializando a lo largo de estos últimos cinco años.

Los videos que aquí se han proyectado, sin duda, dejan constancia, en cifras, en números, realmente del avance y el desarrollo que ha tenido el sector agroalimentario; no sólo porque ha crecido más, sino auténticamente porque ha sido, o ha vivido una gran transformación.

Y esto ha sido posible gracias a la convergencia de esfuerzos, de políticas del Gobierno de la República y del compromiso decidido y, sobre todo, de la mayor apuesta que han hecho el sector agroalimentario, sus empresarios, sus trabajadores por realmente hacer de México un país y una potencia mucho más productiva dentro de este sector.

Hoy, México, hay que decirlo, y así se ha señalado en los videos, es auténticamente una potencia mundial en materia agroalimentaria.

Y lo digo sin reservas: el sector agropecuario vive, hay que decirlo, su mejor momento, y deseo que, hacia el futuro, realmente, alcance mayores logros, siga esta senda de mayor desarrollo, de trasformación y de crecimiento. Y todo ello sea una importante contribución a la grandeza de México y al bienestar de las familias mexicanas.

Repito que esto se debe al trabajo y al compromiso de las mujeres y hombres del campo. Ustedes conocen mejor que nadie la magnitud del cambio que ha experimentado el sector agropecuario mexicano.

Basta con escuchar los testimonios de quienes han participado en esta asamblea, de Bosco de la Vega y de los videos que aquí se han proyectado.

Pero, por si alguien todavía tuviera dudas, sólo se necesita revisar las cifras para constatar la profundidad de esta transformación.

En los primeros cinco años de este Gobierno, en comparación con el mismo periodo del sexenio anterior, el sector agropecuario registró un crecimiento real acumulado de 13.6 por ciento.

Y tan sólo en los últimos tres años, este sector ha crecido al doble que el resto de la economía; es decir, puestos los cimientos, los últimos tres años han tenido un mayor dinamismo y un mayor crecimiento.

La conquista de mercados externos ha sido un factor determinante detrás de estos números.

Entre 2012 y 2017, las exportaciones agroalimentarias crecieron casi 60 por ciento, superando los 138 mil millones de dólares.

México es ya el décimo segundo país que más alimentos produce en todo el mundo y el décimo octavo país que más alimentos exporta a nivel global.

Somos el primer exportador de cerveza, así como el primer productor y exportador de aguacate.

Y, de hecho, estamos en los primeros 10 lugares de una docena de productos agrícolas y ganaderos.

Además, entre 2012 y 2017, la producción acuícola creció más de 50 por ciento, lo que ahora nos coloca entre los principales productores de atún, camarón y pulpo.

El Gobierno ha acompañado esta transformación haciendo la parte que le corresponde.

En esta Administración impulsamos una política agroalimentaria nacional con un objetivo muy claro: obtener más y mejores alimentos, a partir de una mayor productividad.

Y para ello, avanzamos en tres frentes:

Primero. Ampliamos como nunca antes la superficie de riego tecnificado y la mecanización del campo.

Al inicio de esta Administración nos propusimos tecnificar con riego 450 mil hectáreas. Y hoy hemos superado por mucho esta meta, incluso, en la cifra que el propio video reportó.

Estimamos, al ritmo que hoy vamos, que estaremos dejando, a lo largo de esta Administración, una superficie tecnificada, de riego tecnificado de 650 mil hectáreas; y en cuanto a la mecanización, en los últimos cinco años, 170 mil productores han sido beneficiados con tractores, motocultores o aspersores.

Segundo. Hemos impulsado mayor acceso al crédito y mayores servicios financieros para los productores. Y aquí se inscribe la transformación de la Financiera Rural en la nueva Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, un nombre que los Legisladores lo hicieron muy largo, pero al final de cuentas Financiera Rural auténticamente no solo cambió de nombre, cambió de diseño, cambió de estrategia y cambió las políticas para asegurar una mayor financiación al sector agropecuario.

Con una visión integral y con un balance financiero sólido, la nueva institución ha tenido la capacidad de dar crédito a menores tasas y ampliar su cartera de productos, en especial para mujeres y pequeños productores.

En los primeros cinco años de la presente Administración, el crédito destinado al campo es una cifra verdaderamente relevante. El crédito destinado al campo sumó casi 1.7 billones de pesos. Sí, 1.7 billones de pesos ha sido el crédito que se ha otorgado al sector agropecuario; 57 por ciento más, en términos reales, que el mismo periodo de la Administración anterior.

Y el tercer factor. Para elevar la productividad ha sido lograr que los alimentos producidos en México lleguen a la mesa de más consumidores en todo el mundo.

Esto le permite a nuestros agricultores, ganaderos y pescadores aprovechar ventajas competitivas y llegar a aquellos mercados que más ganancias les dejan.

La realidad es que hoy ningún país produce todo lo que consume. Y éste es un mito que hay que romper. Ningún país hoy en el mundo produce todo lo que consume.

Aspirar a lo que me parece ha sido casi un mito o un hito por alcanzar que, francamente en un mundo globalizado, francamente no hace sentido, ni razón, el de aspirar a la autosuficiencia, auténticamente ha sido una política del pasado equivocado.

A lo que los países debemos aspirar, y es donde México hoy está inserto y lo ha logrado, es a garantizar la disponibilidad de alimentos a través, primero, como está ocurriendo, de una fuerte producción interna, tanto que hoy es más lo que exportamos que lo que importamos.

Pero, al mismo tiempo, comerciando con el mundo en términos favorables. Y esto es lo que nos permite asegurar que los mexicanos tengan una gran diversidad de alimentos y de productos que enriquecen su diaria alimentación.

Un campo más productivo y exportador nos ha permitido, por primera vez en 25 años, tener una balanza comercial agroalimentaria superavitaria.

Eso es lo que ha ocurrido en los últimos tres años, como lo vimos en las gráficas que aquí se proyectaron, a partir del 2015, 2016, 2017 y, estoy seguro, que 2018 habrá de confirmar esta capacidad productiva de nuestro país.

Hoy vendemos 20 por ciento más de alimentos de los que les compramos al mundo.

Y algo muy importante. Somos el primer, desde 2016, somos, y esto no habíamos alcanzado nunca esta posición, somos el primer proveedor de alimentos de los Estados Unidos, uno de los mercados consumidores más grandes del mundo.

Se trata de la primera vez que esto sucede desde que se firmó el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte. Y esto da cuenta de cómo los vínculos comerciales, entre los dos países, son profundos, y benefician a productores y consumidores de ambos lados de la frontera.

Y a pesar de esta realidad alentadora, debemos reconocer que aún hay retos en el sector agropecuario.

Junto con el sector agrícola y pecuario industrializado y moderno, existe otro de baja productividad y de bajos ingresos.

Y para cerrar la brecha entre estas dos realidades, hemos llevado a cabo una estrategia que se desarrolla en tres ejes principales:

El primero ha sido reorientar los apoyos federales con el fin de elevar la productividad.

Con el nuevo PROAGRO Productivo ahora los apoyos están dirigidos a mejorar los rendimientos.

Hoy, el PROAGRO, atiende a más de 2.3 millones de productores que cultivan 13 millones de hectáreas y, es decir, más de la mitad del total de la superficie cultivada de nuestro país.

Adicionalmente, a partir de este mes, SAGARPA y CONAPESCA incrementaron el incentivo a la gasolina y el diesel en apoyo a los pescadores y acuacultores.

El segundo eje se ha enfocado en mejorar los ingresos de los pequeños productores. Con ese propósito se diseñaron programas, como los esquemas de asociación, los clústeres de agronegocios, las empresas integradoras y la agricultura por contrato.

A pesar del éxito de estos programas, el incremento de los costos de producción y la caída en los precios de algunos productos, han mermado de manera considerable el sustento de algunas familias en el campo mexicano.

Y por eso di indicaciones precisas y claras al titular de la Secretaría de Agricultura, al nuevo Secretario, a Baltazar Hinojosa, para que la SAGARPA analice y, en su caso, actualice los niveles de ingreso-objetivo para granos y oleaginosas.

El tercer eje ha consistido en impulsar la producción agroalimentaria en el sur y el sur-sureste del país. Las Zonas Económicas Especiales son parte central de esta estrategia.

El desarrollo de la agroindustria en el sur del país permitirá que la transformación de los alimentos se lleve a cabo en esta misma región, en beneficio de los productores locales.

Y una política adicional que hemos impulsado y de la que, estoy seguro, todos aquí presentes se sienten muy orgullosos, tiene que ver con el apoyo a los trabajadores del campo que se desplazan internamente en busca de mejores oportunidades.

Se trata de la Estrategia de Atención Integral para Jornaleros Agrícolas Migrantes, para jornaleros auténticamente de casa, para trabajadores domésticos, que buscan oportunidades a lo largo de la geografía nacional y que hoy estamos diseñando este plan conjunto con el Consejo Nacional Agropecuario, reconociendo realmente su aportación, sus ideas para realmente trabajar de manera conjunta.

Y es justamente lo que hoy he recibido en este documento que me ha entregado el Consejo Nacional Agropecuario.

Felicito realmente este esfuerzo porque, sin duda, está para asegurar una mejor calidad de vida a los millones de jornaleros, 2.5 millones de jornaleros, nueve millones de personas, porque hablamos de familias y, sin duda, este esfuerzo nos permitirá darles una mejor atención a los jornaleros que, repito, son ciudadanos mexicanos y que merecen oportunidades de vida digna en cualquier parte de la geografía nacional.

Este convenio de colaboración que he firmado, permitirá a jornaleros agrícolas y sus familias tener mayor atención en salud, en alimentación, vivienda, educación y en seguridad social.

Señoras y señores:

Durante los últimos cinco años, México ha avanzado en la ruta correcta para posicionarse como una potencia agroalimentaria.

Hoy, los mexicanos producimos más y mejores alimentos. Lo hacemos de manera cada vez más rentable, porque somos más productivos. Y lo hacemos de manera sostenible, porque estamos comprometidos con las futuras generaciones.

El Gobierno de la República ha apoyado esta transformación a través de políticas destinadas a aumentar la productividad del sector y cerrar la desigualdad que aún persiste en el campo mexicano.

Esta desigualdad que vemos en distintos ámbitos, esta realidad a la que me he referido en otros momentos de tener un México con dos realidades, una, particularmente concentrada en el Centro, en el Occidente, en el bajío y en el Norte del país, en donde, sin duda, hemos tenido un mayor dinamismo, mayor crecimiento económico, una mayor transformación, mayor desarrollo.

Hoy el campo ha dejado de ser rostro de pobreza en estas regiones del país.

Y, otra, que vivimos en la parte Sur-Sureste de nuestra geografía, en entidades como Guerrero, Oaxaca, Chiapas, en donde todavía prevalecen condiciones de pobreza y muchas de ellas asociada al sector agropecuario.

Por eso, tenemos que cambiar esta doble realidad que México vive; cerrar esas brechas de desigualdad.

Y para eso se han definido políticas específicas para distintos sectores de la economía que nos permitan revertir este escenario, que es parte de nuestra realidad y que queremos realmente asegurar que en un futuro y espero sea lo más próximo posible, nos permita realmente que, en todo el país, no importando en qué lugar de nuestra geografía estemos, todos los mexicanos tengan las mismas oportunidades de crecimiento, de desarrollo y de oportunidad para construir una historia personal de éxito.

Quiero antes de finalizar, reconocer la dedicación y el profesionalismo y el compromiso de las mujeres y hombres que son servidores públicos de la SAGARPA, porque ustedes, quienes están aquí representando a sus demás compañeros del servicio público, han construido, han aportado y han sido parte de esta representación del Gobierno de la República en este esfuerzo conjunto que hacemos con todo el sector agropecuario para impulsar la productividad y asegurar mayores ingresos a las familias que viven del campo y de la pesca de nuestro país.

Siéntase, todos ustedes, muy orgullosos por el trabajo que han desempeñado.

Y felicidades a Bosco de la Vega.

A todo el Consejo Nacional Agropecuario.

A todo este sector agroalimentario de nuestro país.

Felicito, realmente, el compromiso asumido por Bosco desde que llegó al frente de esta organización.

Le agradezco los comentarios que ha hecho en este foro y que ha reconocido esta mancuerna que hemos hecho desde hace cinco años.

El de ustedes, con su visión, con sus propuestas, con su compromiso, con su apuesta por la grandeza de México, y la de un Gobierno que ha prestado oídos y que ha reorientado mucho de sus políticas públicas, precisamente, a partir del apoyo y el consejo que hemos tenido de todos ustedes.

Bosco:

Muchísimas gracias.

Valoro y aprecio, realmente, el compromiso y, sobre todo, que esta transformación a la que hoy nos hemos referido, a este cambio que, claramente, nuestro país ha tenido, a ir dejando atrás el rostro de pobreza que para buena parte de la geografía nacional representaba el sector agropecuario, ustedes han jugado papel relevante y trascendental para ir cambiando ese rostro, que hoy se proyecta en modernidad, en desarrollo y en productividad, como aquí lo hemos observado.

Muchísimas felicidades y deseo el mayor de los éxitos en toda la tarea que viene por delante.

Este éxito pertenece a todos ustedes.

Muchísimas gracias.

Muchísimas felicidades.

Voy a proceder, atendiendo a ésta muy amable y atenta invitación para estar hoy aquí con ustedes, a la Clausura de esta 34ª Asamblea General.

Por ello, me resulta particularmente grato, y más tratándose de la última a la que asisto en mi carácter de Presidente de la República, declarar formalmente clausurados los trabajos de esta 34ª Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario, siendo hoy, 8 de mayo del 2018; con la certeza de que sus reflexiones y propuestas contribuirán a consolidar un campo más justo, más productivo, más rentable y sustentable para nuestro país.

Enhorabuena y muchas felicidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *