Inicio » Carrusel » Peñasquito, escaso trabajo para locales

Peñasquito, escaso trabajo para locales

MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM

MAZAPIL, Zacatecas. Los beneficios para la población y empresas locales son uno de los cuestionamientos que más influyeron en los conflictos con la Mina Peñasquito de Newmont–Goldcorp, a la que se le señala, además de mermar el agua de la región y alterar el medioambiente, a limitar el acceso al empleo y contratos a lugareños.

Desde su arranque de operaciones en diciembre de 2006 a la fecha, la mina ha sido bloqueada 25 veces por ejidatarios de Cedros, siempre por las mismas demandas: empleo a lugareños, remediación al impacto ambiental y la presunta generación de competencia desleal entre el gremio transportista.

A 13 años de distancia, y tras estar a punto de cerrar indefinidamente sus operaciones al menos en dos ocasiones, los acuerdos avanzan en el más reciente conflicto, pues ya existe un compromiso de no volver a bloquear los accesos a la minera. La última toma de las instalaciones inició en septiembre de 2019 y se levantó en octubre del mismo año.

En las mesas de negociación se establecieron cuatro puntos a resolver para solucionar el añejo problema: escasez del acuífero de Cedros, resarcimiento de posibles afectaciones, un nuevo convenio de acarreo, bajo la modalidad de contratos individuales, e incorporación de más rutas de transporte de personal de las comunidades locales.

De estos temas se logró resolver el primero: la empresa presentó un plan con un horizonte de 30 años para dotar a través de una red agua potable con el sustento de tres pozos.

Las partes firmaron el acuerdo el 12 de diciembre de 2019 y, aunque hubo trabas por los niveles de agua comprometidos y la exigencia de los ejidatarios, esto ya se resolvió.

El 2 de enero, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó sobre otro acuerdo con la compañía de capitales estadounidense y canadiense para garantizar el derecho humano de los pobladores al acceso a este servicio.

La Mina Peñasquito tenía concesionado 80 por ciento del volumen del acuífero de Cedros, que tiene un déficit de 5 millones de metros cúbicos anuales, a punto de un alto “estrés hídrico” y sin capacidad para cubrir la demanda de uso público.

Por ello, la compañía extractiva renunció a 5 millones de los más de 40 millones de metros cúbicos que tiene concesionados, con el objetivo de recuperar los niveles y se garantice el acceso para la población, además de destinar 100 millones de pesos en obras para este servicio.

Según el boletín difundido por la Secretaría de Gobernación (Segob), con una primera Declaración Unilateral de Obligaciones para la preservación de las aguas nacionales subterráneas, proveniente de una empresa minera, la compañía cederá otros 4 millones de metros cúbicos en 2023.

Sin embargo, quedan pendientes los puntos más álgidos del conflicto: el resarcimiento del daño por posible afectación de la minera, para el que incluso se sabe que varios ejidatarios pidieron una indemnización por el abatimiento del manantial, así como los convenios individuales de acarreo y las facilidades de transporte para el personal.

En busca del equilibrio

Quienes se dicen afectados recalcan que el conflicto se centra en el balance entre las ganancias de la minera y el beneficio que realmente se obtiene a nivel local.

De acuerdo con información oficial de Newmont–Goldcorp, actualmente la mina ubicada en Mazapil, tiene un padrón de 938 proveedores, de los que sólo 84 son de Zacatecas, 656 nacionales y el resto, internacionales.

La compañía detalló que emplea a 2 mil 962 personas de forma directa, 2 mil 374 contratistas y que genera, aparte, 20 mil empleos indirectos. De los primeros, las fuentes de trabajo directas, las ocupan únicamente 685 originarios de Mazapil: 651 sindicalizados y 34 administrativos.

Oriundos del estado, en Peñasquito hay mil 915 empleados: mil 611 sindicalizados y 304 administrativos; de este total, ocho ocupan puestos directivos, como gerentes y superintendentes, 296 se dedican a labores de administración y más de mil 600 son obreros.

También hay trabajadores de otras entidades como Coahuila, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí, Aguascalientes, Estado de México, Hidalgo, Tamaulipas y Sonora, entre otros y éstos suman aproximadamente mil.

Como en la mayoría de las empresas, precisó la compañía, en la minera se usa el sistema de subcontratación para actividades operativas; servicios al personal, como transporte, alimentación y limpieza; para planta de procesos, así como servicios de campamento y medio ambiente.

En su página web oficial, Newmont–Goldcorp expone que Peñasquito tiene 6 mil 673 colaboradores, entre empleados y contratistas. Cabe señalar que la proyección de generación de empleo, cuando la mina abrió sus puertas en Zacatecas, fue de 2 mil 500 directos y 12 mil 500 indirectos.

En el comparativo de la proyección con la información actual, se constata que se superó la expectativa. Pero una parte de los lugareños sigue insatisfecha. Ejidatarios de Cedros siguen con la intención de demandar más contratación de personal oriundo de la región y con mejores puestos y salarios, en la indemnización por daños, entre otras exigencias que aún se encuentran sobre la mesa de negociación.

INFOGRAFÍA INTERIORES:

PEÑASQUITO

IMPACTO EN NÚMEROS

PROVEEDORES:

938 en total

84 zacatecanos

656 nacionales

EMPLEOS:

685 para originarios de Mazapil

1,915 trabajadores de Zacatecas

– 8 directivos

– 296 en administración

– 1,600 obreros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *