Inicio » Noticias » Nacionales » Pesca furtiva amenaza seriamente la actividad pesquera: Conacoop
FOTO: Archivo / La Jornada Maya.

Pesca furtiva amenaza seriamente la actividad pesquera: Conacoop

ABRAHAM BOTE / CAROLINA GÓMEZ MENA. LA JORNADA MAYA. Con información de PATRICIA ITZÁ. NOVEDADES YUCATÁN y el GOBIERNO DE BAJA CALIFORNIA.

La mayoría de los pescadores en Yucatán no tienen permiso.

MÉRIDA, Yucatán. Además de los efectos del cambio climático, la pesca furtiva amenaza seriamente la actividad pesquera, a tal grado que las autoridades se han visto rebasadas ante esta problemática que merma hasta 50 por ciento la producción en el país, advirtió Aureliano Aldama Rivera, presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas Pesqueras de México (Conacoop).

El líder pesquero, quien participó este 5 de febrero el IX Encuentro de Pesca Sustentable y Cambio Climático, que se realizó en Mérida, dijo que ahora los mismos productores vigilan sus recursos, pero es necesario crear una guardia costera especializada en combatir la pesca ilegal.

“Sería importante, y lo hemos dicho en varias ocasiones, conformar un tipo de organización civil para que verifique que las embarcaciones cuenten con permiso, matrícula y todo lo reglamentario, ya que es demasiado litoral y es difícil que unos cuantas personas lo vigilen”, precisó.

Confió en que poco a poco se irá avanzando para regresar la seguridad a las playas, “ya que es inevitable no ver que ha sido rebasada la autoridad en este tema, y no se ha podido controlar”.

Precisó que las más de dos mil cooperativas del país, entre ellas las 43 que hay en el Estado, se han visto afectadas por la pesca furtiva, debido a que muchas veces no solo realizan la captura ilegal, sino que también roban a las embarcaciones, llevando los motores y los aditamentos que se utilizan para actividad pesquera.

Esta situación se agrava con la baja captura obtenida en los últimos años de las especies por el efecto del cambio climático, y el no respetar los tiempos de veda, durante el cual las especies se reproducen.

“Estas situaciones nos ha afectado a todos, ya que ser un pescador formal cuesta, debido a que se deben cumplir con la ley, por lo que en estos momentos se puede decir que las ganancias se han reducido en un 50 por ciento en los últimos 10 años”, precisó.

Los pescadores ilegales han proliferado, ya que se les ha hecho fácil que sin invertir o integrar una agrupación pesquera capturen especies “y lo hacen hasta en las temporadas prohibidas”.

“Yucatán no es la excepción. Ahora todos los estados estamos padeciendo este problema, ya que la responsabilidad del gobierno en ese tema se ha ido mermando. Sin embargo, creemos que los pescadores podemos contribuir a la vigilancia y proteger nuestros propios recursos”, precisó.

Autoridades estatales han reconocido que la pesca furtiva es un foco rojo en el estado. Rafael Combaluzier Medina, secretario de Pesca y Acuacultura Sustentable, afirmó que la mayoría de los pescadores en el estado son furtivos porque no tienen permiso, no se registran, y son tantos que ni siquiera se tiene la cifra exacta. Advirtió que la problemática es más latente en Celestún, Dzilam Bravo y La Caleta (Progreso).

Por su parte, Laura Rodríguez Harker, vicepresidenta de Océanos para Latinoamérica de Environmental Defense Fund de Mexico (EDF), agregó que la pesca ilegal es una situación preocupante en el país que vulnera todavía más a las comunidades, a los productores legales, y que las autoridades deben atender con urgencia.

Señaló que el cambio climático ha originado que especies como el mero, el pulpo y la langosta busquen aguas adecuadas para su desarrollo, ya que el calentamiento de los mares genera cambios químicos que impactan de manera negativa en la entidad pues se alejan de las costas yucatecas.

No es todo, indicó que la pesca furtiva también vulnera al sector pesquero local, lo que puede provocar que deje de ser una de las principales actividades económicas de la entidad.

“El cambio climático amenaza la disponibilidad de recursos pesqueros en todo México y, en consecuencia, la fuente de empleo y alimento de alta calidad para los mexicanos. Si no se adoptan pronto medidas de manejo sustentables y adaptativas esto se agravará”, advirtió.

Explicó que esta situación se presenta en todo el mundo, ya que el incremento de gases de efecto invernadero también afecta al mar, pues cambia su química, lo que impacta a las especies, provocando que se desplacen a otras aguas para buscar una temperatura adecuada, siendo ésta una de las modificaciones más notorias.

Si la situación persiste y no se cambian las políticas nacionales de pesca y conservación para tener un impulso a corto plazo de las estrategias y prácticas de manejo sustentables en la costa yucateca, se tendrán cambios inesperados de las especies emblemáticas, de las cuales dependen económicamente muchas comunidades.

“Mero, pulpo y pepino de mar, todas estas especies pueden tener un impacto negativo, pero no se sabe a ciencia cierta cuál será ese cambio; de ahí la importancia de investigar para conocer mejor cómo solucionar o aplicar otras estrategias, como un manejo pesquero sustentable”, mencionó.

Precisó que en muchos foros se habla de los impactos económicos que podría tener en las comunidades el cambio climático, pero “nadie ha hecho un estudio fidedigno de cuántos millones de pesos se han perdido, esto es parte de lo que se tiene que hacer, porque no se está midiendo. Es una situación grave, ya que no existen medidas de solución para que esto ya no ocurra”.

En el marco de la inauguración del IX Encuentro de Pesca Sustentable y Cambio Climático organizado por la Environmental Defense Fund de México (EDF), en donde asistieron personas dedicadas al rubro de la pesquería, además de catedráticos y científicos, la especialista dijo que “Yucatán es de los estados más privilegiados de México, pues contribuye a que el país siga aportando al menos el 2 por ciento de la producto pesquero que se consume en el mundo, colocándolo en el número 16 a nivel de productores”.

Señaló que el Estado es importante no por la cantidad de especies que captura, sino por la calidad de éstas, por lo que generalmente ocupa el segundo o tercer lugar en cuestión de producción, dependiendo de la temporada.

“Las especies de mayor valor como el pulpo y la langosta alcanzan elevados precios en los principales mercados internacionales, por lo que los 12 puertos y sus comunidades dependen de estas pesquerías, lo que agrava la situación ante los problemas que tienen que enfrentar por el cambio climático”, precisó.

Una de las soluciones que propone Rodríguez Harker, a través de su organización, es empezar a crear comités de pesca, así como grupos y redes de investigadores.

Recordó que “Yucatán ya tiene una red de investigadores de mero y pulpo que trabajan y están preocupados por las consecuencias que se puedan tener respecto a las especies, por lo que ya se están tomando decisiones de lo que se hará en el futuro”.

Por si fuera poco, la pesca ilegal agrava la situación, ya que cuando “se tiene un impacto negativo con el cambio climático y se le añade otro problema, se vulnera más al sector pesquero y los productores legales, por lo que este tema debería ser preocupante para todos los gobiernos en donde ocurre”.

Si bien las temporadas de veda son una opción para minimizar el impacto en las especies, opinó que no debe ser la única alternativa, se debe apostar más por una combinación de herramientas, diferentes artes de pesca, tallas de captura, y reforzar la vigilancia en las costas.

Calentamiento de océanos ya provoca disminución de especies, dice EDF México

El cambio climático genera que la temperatura de los mares aumente, provoca acidificación, derretimiento de glaciares y alteración de corrientes marinas.

En cuanto a la biodiversidad marina, el calentamiento de los océanos ya está ocasionando que la biomasa o cantidad de algunas especies disminuya y que otras experimenten un aumento. También estamos siendo testigos de cambios en la distribución de las poblaciones de especies marinas: existen desplazamientos, predominantemente del Ecuador hacia los polos.

Esos cambios desafiarán a los sistemas de manejo existentes, considera Enviromental Defense Fund (EDF) de México.

En el contexto del noveno Encuentro de Pesca Sustentable y Cambio Climático, especialistas consideran que los cambios en la distribución de los peces pueden incentivar la sobrepesca en las naciones que pierdan acceso a los recursos, y advierten que en términos sociales los cambios en la disponibilidad de recursos pesqueros en México amenazarán la fuente de empleo y la disponibilidad de alimento de alta calidad para millones de mexicanos.

Juan Manuel Calderón, director de políticas públicas de EDF de México, aseguró a La Jornada que el cambio climático es una amenaza para la actividad pesquera, pues genera migración de especies y variaciones en la disponibilidad de peces. Estas alteraciones ocasionarán afectaciones sociales, pues en la pesca ribereña para 300 mil personas este es su medio de subsistencia. Además, esta es una fuente de alimentación de muy alta calidad, lo que pone en riesgo la soberanía y seguridad alimentaria de la nación.

Por eso este es un diálogo para encontrar diferentes soluciones en el contexto del cambio climático. Estamos seguros que el manejo sustentable es una solución de mitigación al cambio climático.

El año pasado, expertos de EDF México y de la Universidad de California, Santa Bárbara, advirtieron que si no se toman acciones, 84 por ciento de las 25 pesquerías más importantes del país, tanto industriales como ribereñas, sufrirán disminuciones de biomasa y de volumen capturado en 2050.

Y es que es posible aumentar la cantidad de peces en el mar y asegurar los ingresos de los pescadores, incluso pese al cambio climático, ello si las políticas nacionales de pesca y de conservación impulsan en el corto plazo estrategias y prácticas de manejo sustentables y responsivas ante el cambio climático.

Consideramos que México necesita impulsar una agenda colaborativa que haga del combate contra el cambio climático una prioridad y construir una agenda transversal entre entidades, dependencias de los distintos órdenes de gobierno y organismos internacionales, pescadores, academia, cadena de valor y organizaciones de la sociedad civil para definir acciones que promuevan un manejo pesquero sustentable en el contexto del cambio climático.

Lo anterior implica también incluir a la pesca dentro de las políticas climáticas, en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Baja California también participó en el encuentro

Con finalidad propiciar un diálogo franco y abierto sobre las oportunidades, riesgos y soluciones que el sector pesquero en materia de cambio climático y pesquerías sustentables, la Subsecretaria de Pesca y Acuacultura, Celina Domínguez García, acudió al IX Encuentro Pesca Sustentable y Cambio Climático, que se llevó a cabo en Mérida Yucatán, bajo la coordinación de Environmental Defense Fund de México (EDF).

La funcionaria se refirió al plan integral que para el sector ha venido construyendo la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo (SEST) en Baja California, a cargo de Mario Escobedo Carignan, fomentando las actividades productivas, pero también asumiendo responsabilidades sobre la protección del recurso con mejores leyes y más atribuciones.

En Yucatán, el encuentro en mención tuvo como finalidad fortalecer los vínculos entre pescadores, científicos, organizaciones, empresarios, tomadores de decisión y expertos pesqueros, para la consolidación del sector pesquero de nuestra entidad.

Celina Domínguez, señaló que nuestra entidad tiene especiales retos en materia de protección de especies, en especial las de más alto valor comercial, como la langosta, abulón, almeja generosa, pepino de mar, erizo y camarón, mismas que son objetivo de pesca ilegal.

“De la mano con el Secretario Escobedo, estamos solicitando mayores atribuciones en materia de inspección y vigilancia, pero también impulsando reformas legislativas para endurecer las sanciones a quienes pesquen, transporten o comercialicen productos de manera furtiva”, señaló.

Asimismo, en el marco del encuentro, junto con la Vicepresidente de Océanos para América Latina de EDF, Laura Rodríguez Harker, se analizaron los términos de un convenio de colaboración entre EDF México y la SEST.

El documento, que será firmado por el Secretario Escobedo Carignan, tendrá como propósito la generación de información y el fortalecimiento de la sustentabilidad pesquera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *