Las más de 40 organizaciones que conforman la Alianza Mexicana contra el Fracking exhortaron a la Secretaría de Energía para que acate el compromiso establecido por el presidente Andrés Manuel López Obrador de que no se realice exploración y extracción petrolera en el país utilizando la técnica de fractura hidráulica en yacimientos no convencionales durante esta administración.

Lo anterior, luego de que en la 40 sesión extraordinaria del Órgano de Gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) realizada este 20 de agosto, se aprobó con tres votos a favor y dos en contra el dictamen técnico presentado por la Secretaría de Energía para realizar actividades de exploración y extracción de hidrocarburos en la cuenca Tampico-Misantla, de forma que se entregan las primeras tres asignaciones que forman parte de un plan de 21 asignaciones que se busca entregar a Pemex Perforación, Exploración y Producción.

Estas tres asignaciones (XanatiYuban Chuyan) ubicadas en el norte del Estado de Veracruz, dentro del Paleocanal de Chicontepec también conocido como ATG (Aceite Terciario del Golfo), dan continuidad a un proyecto que ante la promesa de su enorme reserva de recursos prospectivos, ha contado por décadas con un importante presupuesto público que a la fecha no se ha reflejado en un beneficio económico ni para Pemex ni para la nación, explicó la ONG.

La información presentada considera una inversión máxima de 1,029 millones de dólares que puede resultar un ejercicio irresponsable de recurso. Según señaló la Comisionada Alma América Porres Luna estas nuevas asignaciones cuentan con 3,847.2 millones de barriles de petróleo crudo equivalente de recursos prospectivos y un 98% de éstos provienen de recursos no convencionales que requerirían el uso de fracking.

Por lo tanto, la comisionada concluyó que estas asignaciones son contrarias a la política energética porque  no se puede llegar a un plan de desarrollo en ellas sin el uso de fracking. De ser congruentes con este compromiso de no utilizar esta técnica, estas áreas quedarían ociosas, según expuso.

La CNH incluyó en su opinión numerosas advertencias a la Secretaría de Energía ya que considera un precio del gas mucho más alto de las previsiones, una productividad de pozos mayor a la de pozos análogos y sobreestima lo que podría ser recuperable de los recursos prospectivos identificados.

Por lo tanto, resulta sumamente preocupante que la Secretaría presente un escenario atractivo con información dudosa para avanzar una agenda contraria al compromiso del Presidente, al plantear la exploración y extracción de recursos no convencionales, los cuales requerirán el uso de fractura hidráulica (fracking) desde la etapa de exploración, según la Alianza Mexicana contra el Fracking.

“Reiteramos nuestra exigencia al Ejecutivo de cumplir con el compromiso de gobierno número 75, y prohibir el fracking en México ya; dejar de aprobar proyectos que impliquen el uso de esta técnica y dejar de gastar los recursos económicos de la nación en campos no convencionales y en fractura hidráulica que la evidencia científica muestra pone en riesgo al medio ambiente y la salud de las personas, violentando derechos fundamentales que es compromiso del estado proteger y garantizar”, expusieron en un comunicado.

Para esta organización, en vez de invertir recursos en obtener más hidrocarburos es urgente reducir las emisiones que aceleran la emergencia climática y girar a una política energética para la transición justa de la mano de las comunidades.

[email protected]