Una botella de cerveza artesanal promedio paga hasta 26 pesos de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS); por el contrario, una botella de cerveza industrial paga dos pesos de gravamen, por ello, los cerveceros artesanales piden revisar el esquema por el cual se grava a la industria cervecera en México.

“El esquema -ad valorem- (valor de la bebida) es anacrónico ya que no atiende las necesidades actuales, sólo desvirtúa los procesos artesanales y obliga a los cerveceros artesanales a vender un producto caro cuando, incluso, debería de haber un incentivo para seguir comercializando un producto de calidad”, comentó Cristina Barba Favá, directora de la Asociación de cerveceros artesanales de México (Acermex).

La postura de los cerveceros artesanales es generar un piso parejo en la industria y que el gravamen sea por los grados de alcohol que se consumen ya que no tiene nada que ver el costo de la bebida alcohólica porque para eso no fue creado IEPS, dijo.

santiago.renteria@eleconomista.mx