martes , 12 noviembre 2019
Inicio » Noticias » México-EUA » Piden respaldar a productores de tomate por aranceles en Estados Unidos
Senadores del PRI exhortaron al presidente Andrés Manuel López Obrador emprender acciones que protejan a los productores mexicanos de tomate, ante la imposición de 17.5 por ciento de gravamen que pagará México por las exportaciones a Estados Unidos. (ARCHIVO).

Piden respaldar a productores de tomate por aranceles en Estados Unidos

BOLETÍN DE PRENSA SENADO DE LA REPÚBLICA.

Las importaciones del producto en dicho país, representa más del 30 % de la oferta total disponible.

Senadores del Grupo Parlamentario del PRI plantearon solicitar al titular del Poder Ejecutivo Federal realice acciones que protejan a los productores mexicanos de tomate, ante la imposición del 17.5 por ciento de gravamen que pagará México por las exportaciones a Estados Unidos.

En un punto de acuerdo, los senadores Claudia Edith Anaya Mota y Mario Zamora Gastélum pidieron que las secretarías del ramo apoyen a estos productores a fin de enfrentar las consecuencias legales, productivas y de ingresos respecto de la imposición del Departamento de Comercio de Estados Unidos, de imponer dicho arancel.

El exhorto, enviado a la tercera Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente, señala que el pasado 6 de febrero el citado Departamento anunció la suspensión del acuerdo arancelario que permitía el libre tránsito de este producto entre ambos países.

La eliminación implicó que a partir del 7 de mayo, se reactivó la investigación antidumping suspendida desde 1996, lo que dejó como resultado un arancel del 17.5 por ciento al producto mexicano.

En el mismo acuerdo, los senadores solicitaron a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ejecuten un programa emergente para enfrentar las consecuencias en la producción e ingreso de recursos por la imposición arancelaria.

Además, se exhorta a la Secretaría de Economía a buscar nuevos mercados internacionales para dicha hortaliza, a fin de garantizar el crecimiento económico del país y el bienestar de las familias productoras.

Cabe señalar que las importaciones de tomate mexicano en dicho país representan más del 30 por ciento de la oferta total disponible en el vecino país del norte.

Sinaloa genera la mayor producción a novel nacional de tomate. Se producen un millón 230 mil 574 toneladas, lo que representa el 35.8 por ciento del total de las exportaciones.

GACETA DE LA COMISIÓN PERMANENTE

Proposición de los senadores Claudia Edith Anaya Mota y Mario Zamora Gastélum, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal para que a través de las secretarías a su cargo, realicen acciones para proteger a los productores mexicanos de tomate, para enfrentar las consecuencias legales, productivas y de ingresos respecto a la imposición del Departamento de Comercio de Estados Unidos de América, de un arancel del 17.5% a las exportaciones del tomate.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA TERCERA COMISIÓN DE TRABAJO.

Estado actual: Pendiente


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA AL TITULAR DEL PODER EJECUTIVO FEDERAL PARA QUE A TRAVÉS DE LAS SECRETARÍAS A SU CARGO, REALICEN ACCIONES PARA PROTEGER A LOS PRODUCTORES MEXICANOS DE TOMATE, PARA ENFRENTAR LAS CONSECUENCIAS LEGALES, PRODUCTIVAS Y DE INGRESOS RESPECTO A LA IMPOSICIÓN DEL DEPARTAMENTO DE COMERCIO DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA DE UN ARANCEL DEL 17.5% A LAS EXPORTACIONES DE TOMATE

Los Suscritos, la Senadora Claudia Edith Anaya Mota y el  Senador Mario Zamora Gastélum, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXIV Legislatura, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8, parágrafo 1, fracción 11; 95, parágrafo 2; 108, párrafo 1 y 2; 276, párrafos 1 y 2; y demás relativos y aplicables del Reglamento del Senado de la República, someten a la consideración del Pleno de la Comisión Permanente la presente proposición con Punto de Acuerdo por el que el Senado de la República Exhorta al Titular del Poder Ejecutivo Federal para que a través de las Secretarías a su cargo, realicen acciones para proteger a los productores mexicanos de tomate, para enfrentar las consecuencias legales, productivas y de ingresos respecto a la imposición del Departamento de Comercio de Estados Unidos de América de un arancel del 17.5% a las exportaciones de tomate

ANTECEDENTES

El Tomate o Jitomate, es una planta comestible oriunda de nuestro continente y que hoy en día es consumida en el mundo entero. Existe una gran cantidad de Variedades de Tomates y se cultiva comercialmente en gran parte del planeta. Entre sus principales propiedades nutritivas cabe mencionar que tienen un alto contenido de agua, bajo en hidratos de carbono y calorías y con ricos aportes de fibras, vitaminas y algunos minerales.

El tomate es uno de nuestros principales productos agroalimentarios de exportación hacia los Estados Unidos, quien es nuestro principal mercado; según el especialista Frank Lam, del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), describió el comercio internacional del tomate fresco en Estados Unidos como uno de los factores más influyentes en este mercado, ya que las importaciones de tomate en dicho país representan más del 30% de la oferta total disponible.

Florida y México son los principales proveedores de tomate fresco durante los meses de invierno para el mercado de EUA; un hecho que ha venido creando conflictos derivados de la competencia por dicha ventana de abastecimiento.

Por otra parte, en los últimos años la producción de tomate fresco bajo ambiente controlado se ha incrementado sustancialmente. Aunque Canadá fue uno de los pioneros en el abastecimiento de hortalizas de invernadero, en la actualidad México se destaca como una de las potencias más importantes en la oferta de tomate bajo ambiente controlado. Se estima que México representa más del 70% de las importaciones de tomate fresco por EUA mientras que el 30% restante es compartido con Canadá.

Por estas razones, nos hemos convertido en el principal proveedor de tomates de nuestro vecino del norte; la producción nacional de tomates, sean rojos o verdes, ha crecido de 1993 a 2017 como resultado del incremento en nuestras ventas hacia Estados Unidos; el estado de Sinaloa ha sido históricamente el principal cosechador, pero otras entidades han venido ganando participación.

Según el Boletín mensual de avance de la producción de tomate rojo (jitomate), que elabora la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), a febrero de 2019 arroja los siguientes resultados en la producción de este insumo.

  • A febrero de 2019, la producción acumulada de tomate rojo (jitomate), para el año agrícola 2018 fue de 3 millones 434 mil 778 toneladas, lo que representa un incremento de 7.8% respecto de la producción del mismo periodo anterior. 
  • La superficie total sembrada en el año agrícola 2018 es de 47 mil 201 hectáreas. Los estados con mayor superficie plantada son: Sinaloa (11,862 hectáreas), Michoacán (5,835) y San Luis Potosí (3,072), lo que representa 44% de la superficie nacional.
  • La región Noroeste registra la mayor producción con un millón 230 mil 574 toneladas, es Sinaloa el que aportó 66.1% en esta zona geográfica.
  • Los estados que tuvieron mayores rendimientos fueron Querétaro 353, Nuevo León 161 y Puebla 161 toneladas por hectárea. Por el contrario, Yucatán presenta el menor rendimiento con solo 15 toneladas.

Para señalar la importancia de la prouducción del tomate tojo, el principal estado productor, Sinaloa, según este reporte en coento, tuvo una producción de 813,095 toneladas, 9.2% más respecto a lo producido en 2017. Convirtiéndose en el principal exportador entre los estados y envía la mayor parte de su producción a Estados Unidos en el ciclo otoño-invierno. Otros exportadores son Sonora que también envía su producción durante el ciclo otoño-invierno; y Baja California, San Luis Potosí, Michoacán y Zacatecas, cuya temporada de cosecha principal es la de primavera-verano.

La región Noroeste, donde se encuentra sinaloa; cubre la mayor proporción de producción de tomate a la que se produce a nivel nacional; se producen 1,230,574 toneladas, lo que representa el 35.8%.

Es necesario resaltar la importancia de los tomates mexicanos en ese mercado, ya que genera efectos positivos en la actividad económica en múltiples sectores, con lo que se favorece la demanda de mano de obra, según lo reportado por el estudio “Tomates frescos mexicanos: La contribución de la cadena de agronegocios de valor a la economía estadounidense” del Departamento de Economía y Recursos Agrícolas de la Universidad de Arizona.

En el reporte establece que “Estados Unidos es uno de los principales productores de tomate a nivel mundial (de acuerdo con el ranking de 2014 ocupa el 3ro) con una producción de 13.17 millones de toneladas de las cuales cerca del 97% (según datos de 2017) se destina a la industria, mientras que el restante es para el mercado de frescos”; el estado de California es el productor líder de tomate tanto en frescos, como para procesados, mientras que Florida ocupa el segundo puesto, pese a ello, su producción es la de mayor valor en el mercado de frescos.

Según datos de la Secretaria de Economía, el consumo per cápita en el mercado estadounidense ha pasado de 12 libras a principios de los años 1980, a un promedio de casi 21 libras entre 2010-2017, para 2015 se requirió cerca de 3 millones de toneladas para satisfacer su demanda de frescos, de los cuales alrededor de 1.5 millones de toneladas, o entre el 40 y 50% de esta cifra fueron suministradas por México en las siguientes variedades: 771 mil toneladas de bola (51%), 680 mil toneladas de roma (45%) y el resto 103 mil toneladas (4%) fueron de entre grape y cherry.

A principios del mes de febrero de 2019 diversos medios de comunicación, informaron que el Senador del Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica, Marco Rubio, solicitó -a través de una misiva que contó con el respaldo de 50 legisladores más- al titular del Departamento de Comercio Wilbur Ross, que tomara medidas urgentes para reactivar el cultivo del tomate en aquella nación, pues desde 1996 los productores abandonaban cada vez más la siembra de este producto.

Una semana después,  el 7 de febrero de 2019, el Departamento de Comercio dio a conocer su intención de reanudar la investigación antidumping a los jitomates mexicanos, luego de salir de un acuerdo que se estableció en 2013 con nuestro país.

En consecuencia, en marzo del presente año, la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC) junto a la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES), el Consejo Agrícola de Baja California (CABC), y la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui-Mayo (APHYM) a través de entrevistas a distintos medios de comunicación y en voz del Presidente del Sistema Producto Tomate Nacional, Rosario Antonio Beltrán, alertaron al Gobierno de México sobre las consecuencias que las medidas antidumping traerían y entre ellas, resaltaron las afectaciones en el empleo directo de más de 400 mil trabajadores agrícolas y sus familias, además de casi un millón de trabajadores que participan también en otras industrias y servicios relacionados. 

Además, los productores nacionales han subrayado que hace 5 años los productores del Estado de Florida trataron de imponer esas mismas medidas y una vez más, lo intentaron.

El 2 de abril del presente año, Mario Robles Escalante, representante de 600 empresas mexicanas exportadoras de jitomate, acudió a Washington a una última y tercera audiencia en el Departamento de Comercio de Estados Unidos para presentar la propuesta que evitaría la imposición del un arancel de 17.5 por ciento, pero no tuvo éxito.

Por su parte la titular de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, informó en Conferencia de Prensa realizada el reciente 9 de abril, que realizó una labor de acompañamiento a los productores mexicanos y calificó la terminación del acuerdo de suspensión como “un asunto que involucra a los productores de tomate y al Departamento de Comercio de los Estados Unidos” y así lo confirmó en ese evento el propio Mario Robles Escalante.

Posteriormente, el pasado 7 de mayo, justo el día en que entró el vigor la medida de suspensión antidumping para los productores mexicanos, la Secretaria Márquez reconoció que ante estas acciones del Departamento de Comercio de los Estados Unidos “se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera”.

Sin embargo, en los últimos tiempos, al no firmarse la renovación del acuerdo de suspensión para el tomate con los Estados Unidos, mismo que permite la exportación libre del tomate mexicano, está sujeto a que se venda por arriba del precio piso acordado perdiendo competitvidad en ese mercado.

Si bien, el 25 de abril de 1996 suscrito entre el Departamento de Comercio de Estados Unidos y los productores mexicanos, se firmó el Acuerdo de Suspensión de la Investigación Antidumping, que elimina la posibilidad de que las autoridades estadounidenses investiguen casos de dumping en el comercio entre ambos países sobre el tomate, el cual debe revisarse cada cinco años. Este Acuerdo establecia entre otras cosas que los tomates mexicanos exportados a Estados Unidos se vendian con distintos precios de referencia pactados en un “acuerdo de suspensión”, el cual se ha renovado varias veces desde hace 22 años para evitar el pago de cuotas compensatorias que en aquel entonces se iban a imponer y que promediaban 17.65 por ciento.

El Acuerdo no tiene fecha de terminación; sin embargo, el 6 de febrero de 2019 el Departamento anunció la suspensión del acuerdo arancelario. La eliminación de este Acuerdo implica que a partir del 7 de mayo del presente, se reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996.  Su determinación final la deberá emitir a más tardar el 19 de septiembre de 2019.

Conforme a la determinación del Departamento de Comercio, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después su determinación final de daño a la industria, lo que podría suceder alrededor del 1 de noviembre de 2019. 

Con ello se definirá ya sea la aplicación definitiva de impuestos antidumping a la exportación de tomates a los Estados Unidos o bien o se volverá al libre comercio en el comercio México-Estados Unidos en este producto.

CONSIDERACIONES

Esta pugna también pone en juego 400 mil empleos directos y más de un millón de indirectos de la industria mexicana. Asimismo, la producción de tomate también genera, en al menos 17 Entidades Federativas, un millón de empleos adicionales en industrias relacionadas con la cadena de soporte, logística, servicios, entre otras.

La industria de tomate ha realizado inversiones significativas desde la implementación del TLCAN para convertirse en un sector altamente competitivo; en 2018, sus exportaciones a Estados Unidos estuvieron cerca de 2 mil millones de dólares, donde el mercado estadounidense absorbió cerca de 95% de las exportaciones totales de tomate de México en ese año.

De acuerdo con datos de la Universidad de Arizona, los consumidores de tomate de Estados Unidos resultarán afectados, pues tendrán que enfrentar un incremento de precios de entre 38% y 70% como resultado de la terminación del Acuerdo y de la aplicación de derechos compensatorios provisionales.

“A partir del 7 de mayo de 2019 los exportadores de tomate mexicano se enfrentan al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5% el cual debe cubrirse como garantía para poder realizar sus exportaciones hacia Estados Unidos”, dijo el gobierno mexicano.

Agregó que ello implica un costo anual superior a $350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera.

La industria empezaría a competir con países europeos, que no pagarían ninguna tarifa por exportar a Estados Unidos, y los productores ven difícil diversificarse a otros países, ya que el tiempo de vida este insumo es corto y debe llegar “fresco” a su destino.

No hay que dejar de lado el uso electoral que nuestro país vecino le pudiera estar dando a esta problemática, debido a que la región del sol y las playas es un auténtico campo de batalla electoral, es un estado conocido como swing state o battleground state. Sus 29 electores fueron decisivos para que Donald Trump llegase a la Casa Blanca.

Cabe señalar que los resultados de la elección del 2016 en Florida fueron los siguientes: Donald Trump 49.1% (4,591,156); Hillary Clinton 47.7% (4,462,338); Gary Johnson 2.2% (204,818), dando los 29 votos electorales a favor de Donald Trump.

La elección presidencial en Estados Unidos es indirecta, con electores elegidos por cada Estado. En total hay 538 votos electorales, siendo que un candidato resulta vencedor con 270 de ellos. 

Y es que la historia se repite en año electoral. Como ha sucedido desde 1996, los productores de tomate en Florida levantaron la voz para contener las importaciones de esta hortaliza mexicana, acusando de incurrir en dumping, justo en el periodo para elegir al futuro Presidente de la Unión Americana.

En enero del 2013 se vencía el acuerdo de suspensión de dumping para el tomate mexicano, y sus similares de Florida, en Estados Unidos, quisieron aprovechar el momento electoral que se vive en ese país para imponer un arancel del 16.65% a la hortaliza mexicana, y con ello reducir su comercialización en ese país. Sin embargo, el acuerdo se volvió a firmar en febrero de ese mismo año.

Ante estas circunstancias, considero que es necesario que el Gobierno Federal, apoye en las negociaciones de los productores de tomate e implemente un programa emergente que proteja a los pequeños y medianos productores a fin de no vulnerar el mercado mexicano.

Asimismo, hago un llamado respetuoso al Gobierno Federal, a que a pesar de la reducción presupuestal del campo, demuestre que continúa de lado de los productores, cuidando la producción y exportación tel tomate mexicano, el cual dá sustento a miles de familias mexicanas y que impacta favorablemente en la economía nacional y de Sinaloa.

Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de los integrantes de la Comisión Permanente el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Titular del Poder Ejecutivo Federal para que a través de las Secretarias de Economía, de Relaciones Exteriores y de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, acompañen y asesoren a los productores de tomate mexicano para que se hagan valer los instrumentos legales en materia de comercio firmados con los Estados Unidos de América, en relación con la imposición del Departamento de Comercio de aquel país de un arancel del 17.5% a las exportaciones de tomate.

SEGUNDO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Titular del Poder Ejecutivo Federal para que a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a que propongan y ejecuten un programa emergentepara hacer frente a las consecuencias en la producción e ingreso de recursos por la imposición del Departamento de Comercio de Estados Unidos de América de un arancel del 17.5% a las exportaciones de tomate mexicano, en beneficio de los pequeños y medianos productores.

TERCERO.- El Senado de la República exhorta al titutar del Poder Ejecutivo Federal para que a través de la Secretaría de Economía intensifique  la búsqueda de nuevos mercados internacionales para la hortaliza en comento, a fin de garantizar el crecimiento económico de nuestro país y el bienestar de las familias productoras.

Dado en el Salón de la Comisión Permanente a los 14 días de mes de mayo de 2019.

Sen. Claudia Edith Anaya Mota             Sen Mario Zamora Gastélum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *