Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
miércoles , 27 octubre 2021
Inicio » Opinión » ¿Pobres por siempre?

¿Pobres por siempre?

Compartir es bueno:

JONATHÁN TORRES. EXPANSIÓN

La cruda realidad de la pobreza en México ya se conoce, también las rutas para contrarrestarla, pero persiste la tesis de que la pobreza es un rédito político, señala Jonathán Torres.
(Expansión) – No se reconocerá públicamente, pero están dadas las condiciones para una pésima noticia. México se aleja del cumplimiento del ODS # 1 plasmado por la ONU, dedicado a poner fin a la pobreza en todas sus formas para 2030. Las malas decisiones económicas y la pandemia complican el panorama. La estrategia que se observa nos lleva a un callejón sin salida y a algo peor: administrar la pobreza.Ante el inminente debate en el Congreso para definir el paquete fiscal y el presupuesto 2022, el combate a la pobreza volverá a estar en el centro de las discusiones, pero todo apunta a que llegará al mismo destino de todos los años: medidas que solo construirán puentes hacia la nada.

En los próximos días, los políticos presumirán que su compromiso está con los más pobres, que harán todo lo posible por fomentar los empleos de calidad, mejores servicios de salud y buena educación, pero no enseñarán la carta que puede ser la solución de todos los males: una reforma fiscal que amplíe la formalización de la economía, que permita contrarrestar la pobreza.

El combate a la pobreza, al corte de hoy, registra sinsabores. Los programas de transferencia han permitido aliviar la falta de ingresos en tiempos de contracción económica. Según el Coneval, al segundo trimestre de 2021, 38% de la población se encuentra en situación de pobreza laboral, aún por arriba del 35% previo a la pandemia. Pero se observa una tendencia de disminución de la pobreza laboral.

El incremento al salario mínimo contuvo el disparo de la pobreza. En agosto de 2018, el salario mínimo promedio era de 2,400 pesos mensuales y, para agosto de 2020, fue de casi 3,600 pesos. Sin embargo, persisten la carencia alimentaria, el rezago educativo, al tiempo que otro reto está en garantizar la complementariedad del gasto social entre estados y la Federación.

La cruda realidad de la pobreza en México ya se conoce, también las rutas para contrarrestarla, pero persiste la tesis de que la pobreza es un rédito político.

Aquí algunos posicionamientos.

Oxfam, por ejemplo, propone una reforma al Impuesto Sobre la Renta que implique tasas más altas para los más ricos, reducción de privilegios fiscales, un impuesto a las herencias; además de promover un mejor sistema de coordinación fiscal y aumentar la recaudación estatal por concepto de tenencia y predial.

El Coneval, por su parte, llama a hacer más eficiente el uso de los recursos públicos dadas las permanentes restricciones presupuestales, lo que significa orientar el gasto social sobre todo a aquellos grupos que tuvieran una mayor afectación derivada de la pandemia (estudiantes que desertaron el pasado ciclo escolar, madres solteras, adultos mayores, indígenas); así como hacer más grande la bolsa de ingresos tributarios y uno de los mecanismos es aumentar la formalidad de la economía considerando que la población en informalidad carece de seguridad social.

Algunas recomendaciones, muy probablemente, serán parte de la Ley de Ingresos de la Federación y del Presupuesto de Egresos 2022; sin embargo, se observa muy complicado el panorama para sostener una base de ingresos que permita, entre otras cosas, cerrar este sexenio con transferencias de recursos federales por un monto estimado en 6,000 pesos bimestrales para cada uno de ellas. Así, para el próximo año ya está descartada, pero si se pretende una reingeniería presupuestal hacia 2023 y 2024, tendría que materializarse una robusta reforma fiscal.

“Las dos grandes reformas estructurales que se pueden hacer para mejorar la calidad de vida de la población son el sistema nacional de cuidados y la universalidad de la salud, que ya están encaminadas, pero ninguna de las dos funciona si no hay una reforma fiscal progresiva”, afirma Alejandra Haas, directora ejecutiva de Oxfam México.

“Más que una reforma punitiva sería más bien una reforma que plantee estímulos de formalización de la propia economía; algunos estímulos fiscales para que las micro y pequeñas empresas informales opten y decidan trasladarse al ámbito formal”, complementa José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Coneval. “Cualquier intento de reforma fiscal que no pase por estímulos fiscales a la formalización de trabajadores de la economía sería bastante estéril”.

Bajo este contexto, la pobreza ya es lugar común. La pandemia vino a enfatizarla, pero también se suma a años de una política social fallida, lo que obliga a acciones decididas, que por lo pronto no ocurrirán.

Quizá, haya una ampliación en la cobertura de seguridad social, a raíz de las modificaciones en las leyes del outsourcing. Pero no más. Al margen de las proyecciones para este sexenio, se ve difícil que México contribuya a combatir la pobreza mundial para 2030, lo que implica reducir el número de personas que viven con 1.9 dólares al día y llevarlos a 5 dólares.

La reforma fiscal se pospondrá, pero es inevitable. Mientras no se discuta un esquema fiscal que implique una mayor formalización de la economía seguiremos con los mismos niveles de pobreza multidimensional.Una buena economía es aquella que ayuda a las personas y se enfoca en el bienestar de los más pobres. Quienes toman decisiones económicas siempre deben estar conscientes de lo que están haciendo y preguntarse si, sus decisiones, ayudan a los más pobres o los están lastimando.

Esto dijo, hace unos días, Esther Duflo, Premio Nobel de Economía 2019, durante una conversación con Alejandra Haas, en el marco del Hay Festival Querétaro. ¿Qué futuro observa? “Hay regiones en los que la idea de que los hijos puedan tener una mejor vida que la de los padres ya no existe”.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *