miércoles , 13 noviembre 2019
Inicio » Carrusel » Poco interés de jóvenes rurales en la apicultura

Poco interés de jóvenes rurales en la apicultura

Verónica Martínez. Por Esto…

Los jóvenes yucatecos del área rural no se interesan por la apicultura, como lo evidencia el hecho de que el 70 por ciento de los apicultores en activo tiene más de 60 años. En consecuencia, como se trata de una actividad estratégica, pues somos la principal Entidad productora de dulce del país, urge un relevo generacional.

Nelly Ortiz, consejera de la Unión de Apicultores de Yucatán, destacó que de los 11 mil apicultores que hay en el Estado, el 70 por ciento tiene más de 60 años y sólo el 10 ó 15 por ciento son jóvenes de entre 18 y 29 años, lo que constituye un llamado de alerta porque no se asegura la continuidad de esta actividad económica.

“En el Estado hay 11 mil apicultores y contamos con unas 300 mil colmenas; los apicultores que estamos en la actualidad somos muy antiguos; incluso hace un año, en la declaración de Valladolid como capital mundial de la miel, se abordó el tema del relevo generacional, porque cada vez son más los apicultores mayores y la tradición de ir trasladándole a los hijos está quedando atrás.

“Antes se entregaba la actividad a los hijos; mi padre a sus 4 hijos nos enseñó la apicultura y de los 4 somos 3 los que estamos involucrados, pero nuestros hijos, los nietos de mi padre, ya no quieren seguir en la actividad, no hay interés, necesitamos generar ese interés”, dijo Ortiz.

De acuerdo con información del Sistema-Producto Apícola en el Estado, existe la inquietud por echar a andar proyectos de capacitación en el campo, no en aulas o lugares que son ajenos al apicultor, sino no en la zona de trabajo para atraer a los jóvenes y mostrarles las bondades de trabajar con las abejas de una forma productiva y rentable.

Ortiz destacó que es necesario fomentar el interés desde los niños y que los jóvenes lo retomen, que se les pueda retener en el campo con visiones atractivas.

La importancia de interesar a los jóvenes en la apicultura recae en la economía y en el impacto social, ya que es una actividad que complementa los ingresos de los productores y genera divisas a la Entidad.

Tan sólo el año pasado se exportaron desde Progreso 16 millones de dólares en la materia, según datos de Aduanas y la Sagarpa.

El 90 por ciento de la cosecha yucateca se exporta y representa una de las actividades estratégicas del Estado.

“Hemos hecho esfuerzos por hacer atractiva la actividad a los jóvenes y ha habido buena respuesta, pero requiere de constancia; a los jóvenes no les causa interés porque el ingreso económico no es alto, debido a que los niveles de producción no son altos como antes. Los huracanes han mermado la población, el número de colmenas y la producción es menor, eso genera un buen precio, pero aun así no es lo suficientemente atractivo; se requiere de capacitación e impulso a los jóvenes, mucho más de lo que ya se ha hecho”, dijo.

Recordó que en la actualidad ante las sequías y las enfermedades de las colmenas y abejas, se requiere una mayor inversión en la apicultura.

“El desánimo viene en los jóvenes cuando ven que es mucha la inversión y no logran la ganancia, por eso se van a otra actividad o migran, solucionando la parte económica, pero con altos costos de drogadicción, alcoholismo o simplemente perdiendo la vida.

“Es necesario reforzar la promoción, impulsar a los jóvenes, arraigarlos; la propuesta sería que se refuercen los proyectos de apoyo a jóvenes emprendedores en la materia y que se reorganice la cadena productiva a través del Sistema-Producto. Los adultos mayores estamos en riesgo de morir y no se tienen las mismas habilidades de antes, se debe transmitir el amor por las abejas”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *