Inicio » Noticias » Estatales » Pocos compraron pavos de traspatio

Pocos compraron pavos de traspatio

JORGE CHAN. POR ESTO!

Productores vendieron la mitad que el año anterior. Los precios oscilaron entre 600 y 650. Las familias por economía prefirieron los guajolotes de granja. Pocos se dedican a la crianza de estas aves.

MÉRIDA, Yucatán. La crianza de animales de traspatio como los pavos, dejó de ser un negocio este año para las familias provenientes de comunidades rurales, al disminuir la venta por considerarse un producto caro, aunque en realidad solo se recupera lo que se invierte en los animales.

Rosa Poot originaria de Dzitbalché, comentó que a diferencia de años pasados, este 2019 han tenido que regresar a su casa con al menos 3 animales, y para ellos significa perdida, porque durante todo el año cifran su esperanza en la crianza de los animales.

En los principales centros de abasto, el pavo de traspatio, oscila entre 600 y 650 pesos, mientras las gallinas de patio en 150 pesos, mientras que los pavos de granja alineados, se consiguen a mitad de precio.

De acuerdo a las familias dedicadas a esta actividad, desde el inicio del año se programan a criar determinado número de pavos, en esta ocasión para la familia Poot, trajo a vender 22 pavos, tenían previsto terminarla el 24 de diciembre, pero fue hasta ayer en el último día del año, que lograron completar la venta.

Reconoció que hay una crisis, pues es la única razón que atribuyen a las bajas ventas, aunque ello no significa que las familias no coman pavo, sino que prefieren de las granjas o congeladas que les resulta más económica.

Para ellos, considera que este 2019, ha sido la peor temporada de los últimos cinco años, al recordar que en 2014 cuando iniciaron con la venta de los pavos, traía de su natal Dzitbalché 24 animales en navidad y otros 24 en año nuevo, en ambos casos se le acababan.

Dos años después en 2016 redujo a 15 animalitos por día y también los lograba posicionar ante los compradores, pero este año, redujo aún más la cantidad de pavos a 11 y no se vendieron. “El 24 tuve que llevarme de regreso tres pavos y solo trajimos 11”, comentó.

Actualmente son pocas las personas que se dedican a la crianza de pavo de traspatio, antes, los pasillos de la principal central de abasto se abarrotaban de animales para venta, provenientes de los municipios de Hecelchakán, Tenabo y Hopelchén; ahora sólo hay un par de comerciantes.

Rosa Poot detalla que durante el año los animales deben ser alimentados de forma adecuada para que puedan alcanzar el mejor tamaño y a su vez la piel sea suave y rica.

“Muchas conocidas dejaron de venir porque no recuperaban todo lo que invirtieron en los alimentos y cuidados del pavo, la gente ya no quiere pagar lo que vale y agréguele el transporte, simplemente no alcanza”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *