Inicio » Noticias » Estatales » Quintana Roo » Ponen en riesgo la producción de chicle

Ponen en riesgo la producción de chicle

SERGIO LÓPEZ LARA. QUEQUI…
Ponen en riesgo la producción de chicle Ampliar.
La Profepa no supervisa la tala de árboles de chicozapote; los cortan sin que lleguen a la edad y altura ideal.

Manuel Aldrete Terrazas, director ejecutivo del Consorcio Chiclero en Quintana Roo, aseguró que la mala planeación que está realizando la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para la explotación de árboles de Chicozapote, pone en riesgo la producción de goma de mascar en la entidad; debido a que los árboles no cuentan con la edad, altura y dimensiones necesarias que marca la Ley Forestal.

Asimismo, explicó que en estos momentos se ha detectado que un número considerable de árboles de Chicozapote que se encuentran en la selva del sur y centro de Quintana Roo, principalmente en los municipios de Othón P. Blanco y Felipe Carrillo Puerto, son derribados por los productores locales para enviarlos a los municipios de la Zona Norte, donde son utilizados para la construcción de muelles y cabañas, debido a que se ha comprobado que es una de las maderas duras, altamente resistentes.

Agregó que lo grave del caso es que las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en ningún momento han realizado los estudios para poder determinar qué árboles no producen chicle, o bien cuáles cuentan con más de 20 años de antigüedad para que los campesinos los puedan explotar y vender como maderas duras y preciosas en cada temporada de explotación forestal.

Aldrete Terrazas indicó que en la temporada de explotación de Chicle de este 2012, que inició en febrero y concluye en agosto, se han obtenido ya alrededor de 180 toneladas de la goma de mascar que fue exportada a los países de Estados Unidos, Italia, Corea y otros de Europa, donde las más de mil 500 familias que dependen de estas actividad obtuvieron buenas ganancias, debido a que en total la derrama fue de alrededor de 20 millones de pesos.

En este contexto, director ejecutivo del Consorcio Chiclero afirmó que ésta fue una de las mejores temporadas por la excelente producción que se obtuvo, debido a que desde el paso del huracán “Dean” en el 2008 no se habían logrado estos resultado; lo anterior propició que un buen número de familias ya no emigraran a la Zona Norte del estado en busca de trabajo, además de que obtuvieron ganancias que les permitieron pagar algunas deudas.

Con todo, afirmó que si no se toman cartas en el asunto, la actividad chiclera en Quintana Roo estaría condenada a desaparecer y se afectaría a un buen número de familias mayas que dependen de esta actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *