Inicio » Carrusel » Preocupa, compatibilidad de la minería frente a protección del semidesierto

Preocupa, compatibilidad de la minería frente a protección del semidesierto

ALMA RÍOS. LA JORNADA ZACATECAS…

El proyecto de Semarnat “es política pública seria e integral”, afirma César Nava.

Como humanos también tenemos necesidad de que nos protejan: Roberto de la Rosa.

La sesión de preguntas y respuestas posterior a la exposición dentro del segundo Simposio Internacional de Cultura Ambiental y Desarrollo Sostenible de Julio César Nava de la Riva, delegado de Semarnat en Zacatecas, centró la atención de los asistentes en la preocupación por la compatibilidad de la actividad minera y la declaratoria como Área Natural Protegida  (ANP) del semidesierto zacatecano.

Nava de la Riva fue reiterativo para señalar que no era su intención hablar sobre minería, sino sobre la ANP que propone la Semarnat, sin embargo, la insistencia en el tema lo hizo ineludible.

Existen suspicacias y desconfianza de los beneficios de la minería a cielo abierto contra los posibles costos sociales y ambientales, que sintetizó un asistente en la expresión: “el que se quema con la leche hasta al jocoque le sopla”, con la que evidenció la falta de confianza en las instituciones que hoy prevalece, y tiene reminiscencias en la ausencia de retribución que la extracción minera ha ofrecido históricamente a Zacatecas.

El delegado de Semarnat antes había expuesto sus consideraciones a favor de la expedición de un decreto que declare dentro de la figura legal de Reserva de la biósfera, a la zona semiárida del norte de Zacatecas que comprende dijo, alrededor de un millón 457 mil hectáreas.

Propuso a la extensión territorial como suficiente para que las actividades económicas no sólo la minería comentó, sino la instalación de plantas eoloeléctricas, puedan darse sin conflictos con la conservación ambiental.

Aclaró no obstante, el proyecto de Semarnat, “no es una propuesta ecologista. Es una política pública seria e integral. No podemos ver este proyecto como una propuesta ecologista”.

Dijo que se enmarca en el concepto del desarrollo sustentable y por tanto “entra la parte económica. Y queremos decirle al sector empresarial que vea con sensibilidad el tema ambiental, que entienda a los grupos e instituciones que protegen al medio ambiente”.

Pero también se refirió al “sector ecologista y ambientalista”, del que dijo, a veces cree que proteger es dejar sin uso el territorio.

Abundó en que la ANP es un medio para generar recursos económicos distintos a los de la minería, entre ellos los destinados a la conservación y la investigación y las inversiones para proyectos productivos, que citó en el aprovechamiento de fibras que se encuentran en la zona, la actividad cinegética, la forestal y las unidades de manejo ambiental (UMA).

“Al haber una ANP automáticamente va a haber una regulación un poco mayor y presencia de investigadores e instituciones vigilando la zona. Yo digo que es bueno”.

Comentó, la decisión final derivará de la consulta pública que se abrió el pasado 23 de junio y que culminará entre finales de noviembre y principios de diciembre de 2014. Misma que ha estado documentando en soportes de audio, video, fotográficos y documentación diversa a fin de sustentar la decisión final al respecto, que tendrá la intervención de la Secretaría de Economía (SE) federal para evaluar en términos de “costo-beneficio”.

Mientras tanto, aseveró ha estado reuniéndose con quienes están a favor, pero también en contra, exponiendo el proyecto ante instituciones educativas, cámaras empresariales, comunidades y ejidos de la zona.

Dijo es desde el sector productivo que se han sumado las voces en contra, pero en las recientes semanas han aumentado aquellas a favor.

En el proceso de consulta dijo estar muy sorprendido por haber recibido desde la dirección de una de las Unidades Académicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas vinculada al tema ambiental, una expresión en contra de la creación de la ANP e incluso otra procedente de un ex delegado de Semarnat.

“Estoy muy sorprendido con eso porque siendo del sector ambiental no puedo creer que alguien se oponga a algo así”.

Entre los asistentes a la conferencia magistral que se ofreció en el Teatro Fernando Calderón, estuvo Roberto de la Rosa Dávila, líder de la comunidad Salaverna, Mazapil, quien expuso entre otras consideraciones y luego de que se hablara de intereses como la conservación de especies tales como el águila real y el perrito de la pradera, “como humanos también tenemos necesidad de que nos protejan”.

Habló de su experiencia de vivir en el semidesierto desde hace 62 años y observar la devastación de tierras y veneros, así como de los efectos del cianuro y el arsénico, que comentó, matan especies como el coyote y el venado.

De las vegetales expuso, las mineras generan un polvo fino que cubre los pinos endémicos de la zona y los seca, entre otros fenómenos.

Señaló como una necesidad antes de que se concrete la expedición del decreto, se hagan estudios de impacto ambiental en estas zonas y de salud de sus habitantes.

En el diálogo con académicos y alumnos de la Universidad Autónoma de Zacatecas, composición fundamental del auditorio, Nava de la Riva dijo que la minería no se debe satanizar y propuso que renunciar a ella sería hacerlo a la modernidad.

Reiteró en varias ocasiones que nunca evadirá el debate, pero focalizó el tema en las posibilidades de conservación y desarrollo alternativo a la extracción de minerales mediante proyectos como la explotación de la riqueza de especies vegetales.

La doctora Alejandra Moreno García, integrante del Cuerpo Académico de Biología Celular y Microbiología de la UAZ-103, organizadora del evento, propuso al funcionario transparencia, confianza y respeto, como tres ejes sobre los cuales debe de realizarse el proceso de la ANP, concretamente a fin de que involucre a los pobladores de las zonas y actuales propietarios de las tierras, tal como lo expusiera conveniente la especialista en derecho ambiental Raquel Gutiérrez Nájera, el día 8 de octubre en el mismo simposio.

En este sentido, solicitó a Nava de la Riva se realice un foro amplio para la discusión de este tema, en que participen todos los actores, propuesta a la que el representante de Semarnat respondió más tarde en entrevista con los medios, adhiriéndose siempre y cuando se realice de manera cuidadosa, esto relativo a confrontaciones entre grupos de defensores y opositores.

Durante sus intervenciones el delegado de Semarnat reiteró, el diálogo con los involucrados ya sean las mineras, la academia y los propios ejidatarios y comuneros, no se ha cerrado.

Agregó que las expresiones que se viertan mediante esta consulta ciudadana, a la que le apuesta la concreción o no del decreto de la ANP como Reserva de la biósfera, es importante se exprese por escrito pues dijo, es la manera de que ofrezca sustento, aún histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *