Inicio » Carrusel » ¿Qué implica decirle ‘adiós’ al Osito Bimbo, a Chester Cheetos y al Tigre Toño?

¿Qué implica decirle ‘adiós’ al Osito Bimbo, a Chester Cheetos y al Tigre Toño?

ALEJANDRA RODRÍGUEZ. EL FINANCIERO.

El 1 de octubre, firmas como Kellogg’s, Bimbo y Frito Lay se despedirán de sus personajes.
Cofece opinó que la prohibición limitaría la capacidad de las firmas para competir.

A partir del próximo 1 de octubre, grandes empresas como Kellogg’s, Bimbo y Frito Lay tendrán que decirle adiós al Tigre Toño, El Negrito, El Osito Bimbo, el Gansito Marinela y Chester Cheetos, lo que podría ocasionar una caída en ventas y aumentos de precios de hasta el 30 por ciento, con la entrada en vigor del nuevo etiquetado de advertencia de alimentos y bebidas.

“Vas a matar al Osito Bimbo, al Tigre Toño y al Pancho Pantera, en estos productos de consumo la influencia del empaque es hasta un 30 por ciento la decisión de compra, si se caen las ventas ese mismo porcentaje se incrementará de precio al consumidor, porque las empresas no están dispuestas a tirar dinero”, acotó César Enríquez Morán, director de la Asociación Americana de Marketing (AMA).

La modificación a la NOM-051 de la Ley General de Salud, publicada el pasado viernes en el Diario Oficial de la Federación (DOF), contempla un nuevo etiquetado de advertencia octogonal de color negro cuando el alimento o bebida no alcohólica contenga altos niveles de calorías, azúcar, sodio, grasas trans y saturadas; además los productos que tengan varias etiquetas o una leyenda de edulcorantes, no podrán hacer uso de personajes en su empaque.

“No deben incluir en la etiqueta personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas, mascotas, elementos interactivos, tales como, juegos visuales – espaciales o descargas digitales”, se lee en el capítulo 4.1.5 de la NOM-051.

La norma busca reducir los niveles de obesidad y sobrepeso que hay en México, que en la población adulta es del 75 por ciento, mientras que en los niños y adolescentes es de al menos 30 por ciento, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud.

Casi seis de cada 10 niños ven un producto más divertido si contienen un personaje en su empaque, reveló un estudio de la Universidad de la República de Uruguay.

“Esta asociación se usa comúnmente en las estrategias de comercialización de productos alimenticios industrializados poco saludables e influye en la elección”, señaló en su estudio Gastón Ares, responsable del Núcleo Interdisciplinario ‘Alimentación y Bienestar’ de la Universidad de la República de Uruguay.

Recientemente la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) opinó que la prohibición del uso de personajes, dibujos, celebridades, regalos, ofertas, juguetes limitaría la capacidad de las empresas para competir.

“Para no limitar la capacidad de las empresas para competir entre ellas, sobre todo para no dejar en desventaja a las nuevas o aquellas que cuentan con menor reconocimiento de marca, la normatividad debe ser flexible para permitirles implementar estrategias para promocionar y colocar sus productos en el conocimiento del consumidor”, recomendó.

En el último año el 60 por ciento de los mexicanos adquirió productos que en su etiquetado informaban de poco contenido de azúcar y poca grasa, indican datos de Kantar.

“Vemos que la población sí está leyendo la información que viene en los productos que compra y se podría considerar que es una de las formas que utiliza para cuidar su alimentación”, mencionó Adrián Ávalos, gerente de estudios especiales de la división Worldpanel de Kantar México.

1 de octubre arranca

El DOF informó que la implementación del etiquetado se dividirá en tres fases, la primera correrá del próximo 1 de octubre al 30 de septiembre de 2023, donde los sellos deberán estar colocados en la esquina superior derecha de la superficie principal del empaque.

La segunda y tercera fase que correrán del 1 de octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2028 tendrán modificaciones según a los resultados de evaluación que se hagan.

El documento indica que antes de septiembre la Secretaría de Economía y de Salud determinarán conjuntamente los indicadores apropiados con datos cuantitativos o cualitativos que permitan evaluar y soportar técnicamente los resultados del nuevo etiquetado.

“Cada una de las tres fases a que se refiere el transitorio Segundo, deberá ser evaluada por separado mediante la aplicación de tales indicadores a partir de que éstas se encuentren concluidas, en el entendido que la última será realizada con los datos obtenidos al 30 de septiembre de 2028”, se notificó en el DOF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *