Inicio » Noticias » Estatales » Recuperan manglar en Nayarit

Recuperan manglar en Nayarit

BLOG DE LA CONAFOR.

Santa Cruz de las Haciendas en Nayarit, es uno de los ejidos que ha trabajado por la recuperación de manglares.

El pasado 26 de julio se celebró el Día Internacional de la Protección del Ecosistema Manglar, una vegetación considerada única en el mundo.

La gente del municipio de Santiago Ixcuintla, en Nayarit suele decir a los visitantes “El diablo exporta el calor de aquí” , con ello hacen referencia sobre lo caliente que llega a ser el lugar. Así suele ser el clima donde crece el manglar.

Las personas del ejido Santa Cruz y Anexas de este municipio costero comenzaban y terminaban sus actividades para restaurar este importante ecosistema desde muy temprano.

La tarea que ellos realizaron no fue sencilla. Desde las primeras horas salían con palas en los hombros, se trasladaban al lugar indicado y abrieron canales con la finalidad de rehabilitar el flujo del agua.

No muchas personas creerían que solo unos centímetros debajo de esos terrenos hay gran humedad, conforme cavan y echan la tierra a las orillas, se forma un canal que no necesita llenarse de agua, sola brota.

El agua es clave para recuperar el manglar. Si se estanca o se corta el flujo comienzan los problemas. Por eso para restaurar, antes de rescatar la belleza del paisaje, se deben recobrar las funciones ambientales, que incluyen la captura de carbono, la captación de agua, el transitar de la fauna, entre muchos otros y eso se empieza dejando correr el agua.

Pero la apertura de canales fue tan solo una de las acciones de restauración, la otra parte fue la reforestación, otro reto para esta importante labor, ya que a diferencia de la restauración en bosques o selvas, la planta de manglar no se adquiere en viveros forestales convencionales.

Por eso, las personas ejidatarias deben aprender a producir sus propias plántulas en pequeños viveros que ellos construyen cerca de la playa generalmente. Una vez listas, las llevaron a los lugares elegidos para plantar.

En México existen cuatro especies: mangle rojo (Rhizophora mangle) mangle blanco (Languncularia racemosa), mangle botoncillo (Conocarpus erectus)  Mangle  negro  (Avicennia germinans) y cada una tiene una resistencia diferente a la salinidad. El mangle negro es el de mayor resistencia, una excelente opción cuando se trata de disminuir daños.

Adicional a la apertura de canales y la reforestación, colocaron letreros en zonas estratégicas anunciando que está prohibido en estas áreas actividades como la ganadería, la caza y la corta de madera ilegal, el desecho de contaminantes y el daño al trabajo al realizado.

Compesar el daño ambiental

Este ejido es uno de varios que hacen trabajos del programa Compensación Ambiental por Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales que ejecuta la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Luego de presentar un proyecto ante Conafor y ser aceptado, los ejidos o comunidades reciben un apoyo económico para hacer la tarea en los terrenos que son propietarios, además, la institución federal   acompaña con asesoría técnica y posteriormente con una revisión para comprobar que se hayan realizado correctamente.

Bosques  flotantes

De tierra, pero también de agua. El bosque de manglar es un ecosistema que se le llama transitorio, pues está entre lo terrestre y lo acuático.

Otra peculiaridad es que el agua que requiere no es 100% dulce ni salada, es una mezcla de ambas. Es considerado único en el mundo.

El Inventario Nacional Forestal y de Suelos indica que en México existen 939 mil 636 hectáreas cubiertas por manglar que se distribuyen en las zonas costeras de 17 entidades que se encuentran en el Océano Pacífico, el Golfo de México y el Mar del Caribe.

Se desarrolla en lagunas costeras, zonas estuarinas y desembocaduras de ríos.

Muchas especies marinas que consume el ser humano como el camarón o los ostiones se crían en ellos y una vez adultos se dirigen al mar.

Ofrecen un espectáculo para la observación de aves ya que son hábitat y sitios de descanso de un gran número de especies.

Son la primera barrera ante los huracanes y las tormentas tropicales, ahorrando así, millones de dólares al año, al evitar catástrofes de estos fenómenos naturales.

De los bosques tropicales que existen, es el que tiene mayor capacidad para capturar carbono, por lo que se considera muy importante para la mitigación del cambio climático.

No obstante, como otros ecosistemas ha sido ampliamente deteriorado por el avance de la franja agropecuaria, el turismo no sostenible, la obras para hacer caminos, entre otros.

Este ecosistema es uno de los que la Comisión Nacional Forestal le pone especial énfasis cuando se trata de las tareas de restauración.

Por todo lo anterior, la UNESCO decretó el 26 de julio como el Día Internacional de la Protección del Ecosistema Manglar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *