jueves , 12 diciembre 2019
Inicio » Opinión » Reforma legal amenaza la pesca deportiva

Reforma legal amenaza la pesca deportiva

CARLOS VELÁZQUEZ. VERANDA. EXCÉLSIOR.

El presidente de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, Maximiliano Ruiz, está impulsando una reforma legal que amenaza la pesca deportiva y la actividad turística en varios destinos del país.

Se trata de una iniciativa de modificación al artículo 68 de la Ley General de Pesca, lo que permitiría que el dorado fuera abierto a la pesca comercial, lo que también pondría en riesgo la supervivencia de ésta y otras especies.

Como dice la vieja frase, en este caso, saldría más caro el “caldo que las albóndigas”, pues un viajero que llega a algún destino a practicar la pesca deportiva genera una derrama cinco veces mayor a la de un turista promedio.

Mientras la pesca intensiva del dorado, que ya se practica furtivamente y violando la ley, carece en México de un mercado que pague altos precios.

Sergio Torres Félix, secretario de Pesca del estado de Sinaloa, una de las entidades que podría resultar turísticamente afectada —no obstante que allí se ubican empresas pesqueras relevantes—, consideró que la medida sería muy negativa para el turismo y refrendó que es muy pobre el mercado de esta especie en México.

En Estados Unidos, al dorado, que se le conoce como mahi mahi, es más apreciado por los consumidores, pero explicó que incluso está en marcha una iniciativa para prohibir que en Estados Unidos se adquiera dorado que haya sido capturado en México.

El funcionario consideró también que habría poco interés de las grandes empresas empacadoras y comercializadoras de atún, pues la técnica de captura es muy diferente.

En el caso del atún, se utilizan helicópteros para identificar las manchas de peces que después son cercados con redes; mientras que para capturar el dorado comercialmente es necesario utilizar palangres, es decir, líneas de anzuelos que algunas veces miden varios kilómetros y que no sólo capturan a esta especie, sino también a otras muchas, lo que también ha sido criticado por diversos grupos ambientalistas.

Luis Araiza, presidente de la Unión de Secretarios Estatales de Turismo (Asetur), emitió ayer un comunicado en el que se opone enfáticamente a esta iniciativa.

De acuerdo con las cifras de este organismo, en el país existen más de tres mil embarcaciones dedicadas a la pesca deportiva, que generan directa e indirectamente el sustento para más de 45 mil familias.

La pesca deportiva, además, es uno de los motivadores importantes para viajar a estados como Sonora, Sinaloa, Jalisco, Nayarit, Baja California, Baja California Sur y Quintana Roo, entre otros.

El dorado también es alimento de otras especies muy apreciadas para la pesca deportiva, como son el marlín, el pez espada y el pez vela; además de que capturarlo con caña y carrete ha permitido que siga existiendo un número importante de ejemplares de esta especie.

Maximiliano Ruiz, diputado de Morena, ya ha hecho varias declaraciones dando por hecho que se aprobará la iniciativa; sin embargo, es previsible que crezca la oposición a la misma, pues carece de justificación económica y es contraria a los principios más elementales de sustentabilidad.

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

 

Un comentario

  1. Fernando III De La Toba

    Asi es no seria abrirlaba la pesca industrial sino a la pesca ribereña, lo cual abriria la posibilidad de participar con su captura a incremetar la produccion nacional de pesca y acuacultura lo que nos acercarua más a cubrir el objetivo prioritario de la 4T de ligrar Seguridad Alimentaria con Soberania para todos los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *