Inicio » Carrusel » Relegan a chile “oaxaqueño” en registros de volumen de producción

Relegan a chile “oaxaqueño” en registros de volumen de producción

SAYRA CRUZ. EL IMPARCIAL.

Con esfuerzos individuales, pequeños productores hacen florecer el campo en Valles Centrales. Reclaman la atención gubernamental.

OAXACA DE JUÁREZ, Oaxaca. Los esfuerzos de pequeños productores, quienes envuelven en un tema familiar el trabajo del campo, hacen que florezcan cientos de hectáreas con tomate, chile de agua, cebolla, entre otras hortalizas.

En los senderos de los Valles Centrales, ubicado en el distrito de Etla, se esconden las historias de hombres y mujeres quienes orgullosos, con amor, acompañados de dedicación hacen de sus tierras una cuna de cultivo que da vida y alimento.

Convierten sus actividades en el motor económico que frena la migración y el desempleo. En casi todas las ocasiones, no cuentan con el apoyo gubernamental, pues no han logrado acceder a programas federales o estatales.

“El campo está olvidado. Uno lo tiene que trabajar y producir. Bueno fuera que el gobierno llegara a preguntarnos ¿Qué necesitamos?”, coinciden, algunos productores.

La tradición del chile de agua

En una hectárea de terreno ubicado en el municipio de San Sebastián, Etla,  Valentín Arellanes Juárez, cosecha  chile de agua, en su variante tradicional y aunque en menor escala, también siembra cebolla y miltomate, en una costumbre que heredó de sus padres y que ahora, forma parte de su vida.

Rodeado de lo verde del campo; en algunas zonas apenas inicia la plantación y, en otras zonas, los frutos ya listos para la cosecha; en su rostro se muestra la emoción por sostener en sus manos el trabajo que aprendió hace más de tres décadas y el cual, va enseñando a las nuevas generaciones.

“Nos dedicamos por herencia de mis padres el cultivo por los chiles de agua, desde que recuerdo, nos dedicamos a esto. Yo aprendí desde muy pequeño “, dijo, Arellanes,  bajo el cielo azul de los llanos de esta región.

El viento de la tarde acariciaba las plantas y las movía de un lado a otro, sin hacerles daño ni poner en riesgo la producción que con tanto cuidado protege el joven.

Este ciclo se inicia en un vivero con un almacigo donde se colocan las semillas durante 40 días, y de ahí, se trasplantan para esperar otros 60 días, hasta  llegar a la cosecha de este fruto  que da hermosas y grandes piezas.

Según el Atlas Agroalimentario de Oaxaca, se cosechan en total un millón 271 mil 148 hectáreas, las cuales están sujetas a las condiciones del medio ambiente, algunos productores se  valen de estructuras como invernadero, casa sombras, macro túneles y microtúneles.

De esta manera, también se protege al tomate, que es un fruto sumamente ligado a las condiciones del clima, ya que, una granizada puede afectarlo, o en su caso, el agua en exceso.

En la Sedapa se establece que la entidad es un territorio fértil para la producción de 32 cultivos que están distribuidos en las ocho regiones, los cuales son:  frijol, maíz, sorgo, trigo, ajo, chile verde, tomate, jamaica, limón, mango, litchi, melón, naranja, papaya, piña, plátano, durazno, aguacate, tuna, manzana, agave, café cereza, caña de azúcar, copra, hule hevea, vainilla, ajonjolí, cacahuate y maíz forrajero.

Por su lado, Valentín Arellanes Juárez dijo que las temporadas del chile se presentan en diversos meses del año, en lo particular, procuran tener cosecha casi todo el año porque la gente acude a comprarlo.

El chile de agua no desarrolla tanto con el frío; en la época de la cuaresma, casi crecen solitos.

Tierra Fértil

En San Sebastián utilizan abono orgánico y transitan a la manera tradicional de siembra y cosecha para ser más amigable con el medio ambiente.

  • 1, 517 millones de hectáreas con uso agrícola
  • 552, 457 personas ocupadas en actividades agrícolas
  • 1, 271, 148 hectáreas se cosechan.
  • La principal producción de Oaxaca es  de maíz.
  • Le sigue el café de cereza con 109 mil 177 personas y  frijol con 36 mil 787 productores.
  • Mientras tanto, del tomate rojo dependen 3 mil 318 personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *