miércoles , 23 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Requiere México un sistema productivo integral para la agricultura

Requiere México un sistema productivo integral para la agricultura

Boletín de Prensa. Universidad de Sonora…

Establecer en México un sistema productivo integral que favorezca la agricultura desde una perspectiva global, se atienda el buen uso del agua, la innovación tecnológica y legislación, además de crear e impulsar complejos agro productivos, fue la propuesta que este viernes presentó Arturo Carrillo Rojas, profesor investigador de la Facultad de Historia de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Al impartir en el Departamento de Economía la conferencia “La agricultura de Sinaloa en el siglo XX. Un enfoque metodológico”, en el marco de la IX Semana de la Historia Económica en el Norte de México, dijo que la idea es no limitar la agricultura a un solo sector, sino más bien que la visión tienda a lograr que esos complejos permitan abarcar desde la siembra, transformación del producto, hasta la comercialización.

Además, el académico señaló que en su propuesta, la renovación del sistema productivo agrícola debe comprender no sólo localidades, sino toda la entidad, o varias regiones de ella, para que se conozca cuál sería su dinámica de comportamiento mediante la estrategia de clasificar-agrupar los cultivos de acuerdo a cada región.

“Estamos hablando de que productos como trigo, algodón, azúcar, cada uno, formaría parte de un complejo productivo, viendo además en su interior sus respectivas cadenas de valor, no sólo en el lugar de origen para el mercado interno, sino también el de exportación”, sostuvo.

Arturo Carrillo puntualizó en que ahora se desea proponer un complejo agro productivo que abarque la agricultura, la agroindustria y distribución, así como el de encadenamientos productivos para ver cómo está el sector en relación con otras actividades.

Afirmó que es necesario dejar el enfoque parcial para buscar la visión integral de la agricultura y tener un panorama global para enfrentar de manera más integral los problemas actuales y los que se puedan presentar en el futuro.

Señaló que se deberá modificar el periodo de estudio, ya que no basta los de corto o mediano plazo, ya que lo mejor es dimensionar el proceso e ir hacia los seculares, que abarquen por lo menos casi todo el siglo para tener la visión de los comportamientos de los distintos ciclos respecto a factores como depresión, crecimiento o de crisis.

Añadió que otra propuesta es el enfoque teórico, ya que actualmente se utiliza para algunas regiones agrícolas el sistema productivo local, pero éste tiene la limitación de ser muy localizado para pequeños regiones, donde se aglomeran diversos cultivos y sus respectivas empresas.

Para el caso de Sinaloa, dijo que en este proyecto agrupa los cultivos de exportación, los de fibras industriales y de granos básicos y cereales, como los que denomina como “granos cats”, que son cártamo, arroz, trigo, soya y sorgo, que tuvieron gran ascenso en la década del 70.

Dio a conocer que en el marco de esta propuesta, con el financiamiento del Conacyt, dirige el proyecto “Agricultura, tejidos productivos históricos y dinámica empresarial en el norte de México. 1930-1993”, cuyo propósito es estudiar la agricultura en los valles de Culiacán, Mexicali, La Laguna y Matamoros, que son regiones con base agrícola.

Del proyecto que concluirá en enero de 2015, dijo que ya publicaron un libro (“El algodón en el Norte de México (1920-1970). Impactos regionales de un cultivo estratégico”), cuya autoría recae en él, en Mario Cerutti Pignat, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y en Araceli Almaraz Alvarado, coordinadora del Doctorado en Ciencias Sociales de El Colegio de la Frontera Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *