Inicio » Noticias » Estatales » Baja California Sur » Sale caro certificar las lanchas; no los dejan ni fumar

Sale caro certificar las lanchas; no los dejan ni fumar

ELÍAS MEDINA P. EL SUDCALIFORNIANO.
Sale caro certificar las lanchas; no los dejan ni fumarCofepris llevará a cabo una visita para verificar los avances del proceso. Cortesía / El Sudcaliforniano

La Paz, Baja California Sur.- Más de nueve millones de pesos costará a los pescadores de la zona pacifico norte la certificación de sus lanchas, una medida sanitaria necesaria para exportar productos del mar a los mercados de Asia, a donde se va casi la totalidad de sus productos, en mayor medida langosta, abulón y caracol extraídos de ese litoral del norte de Mulegé.

El próximo 15 de julio, personal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) llevará a cabo una visita por aquella región, para verificar los avances de este proceso y en su caso para emitir el documento que acredite la acción.

Aunque la han acatado, entre los pescadores esta exigencia ha causado inconformidades debido a lo que consideran excesos, como el de no permitir que la langosta esté en contacto con la carnada, cuando esta misma es la que sirve de señuelo en las trampas y es comida por el crustáceo, al que los pescadores definen como carroñera.

Pese a que se ha pescado durante 70 años prácticamente con la misma técnica, con las mismas embarcaciones y sin que a la fecha haya registro de algún problema sanitario, los nuevos requerimientos obligan a hacer modificaciones en lanchas, tales como poner bandejas a las máquinas para caso de derrame de combustibles, que no pasen mangueras cerca del producto ni tengan contacto con éste; traer detergente a bordo; la carnada en recipiente adecuado, con hielo y perfectamente tapado; que el pescador se lave y desinfecte las manos y que no fume a bordo, entre otras.

Primero, fueron las plantas de empaque, luego los cuerpos de agua y ahora las lanchas: Nomás falta que al rato nos obliguen a bañarnos antes de salir a marea, dijo a este medio un pescador, cuya identidad pidió ser resguardada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *