martes , 19 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Sanidad Vegetal le apuesta a la mínima labranza

Sanidad Vegetal le apuesta a la mínima labranza

BARDO VILLA. DEBATE.

Los rendimientos en el maíz son iguales a los que arrojan los predios que utilizan mucho agroquímico.

ANGOSTURA, Sinaloa. En estos momentos se han intensificado las trillas de maíz en el municipio de Angostura y los predios que fueron sembrados bajo la mínima labranza están sorprendiendo a los productores agrícolas, ya que han dado buenos rendimientos.

Mario Urías Cuadras, presidente de la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle del Évora, afirma que en el próximo ciclo le apostarán con todo a esta modalidad, ya que le garantiza al productor una buena cosecha y además grandes ahorros económicos por hectárea.

“Ya tenemos cosechas en varias parcelas y estamos viendo buenos resultados, iguales, incluso, en algunos lugares hasta mejores, que las que se les aplicaron mucho agroquímico, pero lo más interesante del caso es el costo de producción que se realiza, el cual se reduce mucho utilizando la mínima labranza, ya que si el productor hace lo correcto se puede ahorrar entre 3 mil y 4 mil pesos por hectárea, ya que deja de gastar diesel y hacer labores de movimiento de tierra.

En este ciclo agrícola muchos productores le entraron a la mínima labranza, ya que el historial nos marca que se sembraron más de 15 mil hectáreas. Los agricultores en vez de hacer siete u ocho labores en el campo, con la mínima labranza hacen dos o tres y tienen el mismo rendimiento.

El objetivo para el ciclo que viene es incrementar lo más que se pueda el hectareaje y ya estamos trabajando en eso, conscientizando a los productores y haciéndoles ver el cómo entrarle al sistema de mínima labranza, inclusive irnos hasta el concepto de cero labranza, que es hacer la siembra encima de todo lo que queda cuando se trilla la parcela, claro, aplicándole lo que se necesita de fertilización. La idea es llegar a más de 35 mil hectáreas en la región sembradas utilizando el método de mínima labranza”, detalla Mario Urías Cuadras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *