sábado , 26 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Se acentúa matanza clandestina

Se acentúa matanza clandestina

Ante falta de rastro, denuncian comerciantes

TULUM, 19 de febrero.- Ante la falta de un rastro y un estricto control en la manipulación y matanza de animales en el noveno municipio, se presume que durante la semana se distribuye a los comercios carne de res y cerdo de dudosa procedencia, la cual es traída desde el Estado de Yucatán, aseguró el ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servitur), Delegación Tulum, Agileo Moraita Linares.

“La matanza clandestina de reces y puercos, el traslado y la manipulación de carnes de dudosa procedencia, es debido a la falta de una rastro municipal en Tulum; por eso, sin duda alguna, las condiciones antihigiénicas son realmente desagradables, desde los expendios que no reúnen las características mínimas de salubridad”, explicó.
Moraita Linares dijo que la matanza al igual que su manipulación es una práctica que no se realiza con la mayor limpieza e higiene, que altera los caracteres organolépticos y producen contaminaciones bacterianas.
En este orden, amas de casa entrevistadas dijeron que urge que el Sector Salud establezca un control sanitario para el comercio de las carnes rojas, y que se aplique una modificación normativa sanitaria, comunitaria y reguladora para producción y comercialización de las carnes frescas de animales de abasto y del resto de especies animales, así como de la transformación en productos cárnicos.
“La salud de los habitantes, al igual que la del turismo, está en riesgo, por lo que es urgente la aplicación de leyes en cuanto a la producción y a la comercialización de carne de res y cerdo, donde se establezcan condiciones sanitarias y el certificado de salud para el traslado de carnes procedentes de comunidades del Oriente del vecino Estado de Yucatán”, dijo Moraita Linares.
Fuentes extraoficiales estiman que un promedio mensual de ocho a diez cerdos, de los que se sacrifican clandestinamente, son portadores de cisticercosis, que puede afectar diferentes órganos en el consumidor de la carne contaminada, como el corazón, pulmones, ojos o cerebro, y provocar daños irreversibles, si no es tratado a tiempo y de la manera debida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *