IRAPUATO, Guanajuato. A consecuencia de los recortes presupuestales, en la cuenca Lerma Chapala se interrumpieron los proyectos para el saneamiento de agua en las ciudades con al menos 20 mil habitantes. El presidente del consejo de esta cuenca, Roberto Castañeda Tejeda, informó que se requieren al menos 10 mil millones de pesos para llevar a cabo estas acciones que ayudarían a abatir el estrés hídrico.

“Desafortunadamente se han venido reduciendo mucho los presupuestos sobre todo de federales, nosotros estamos hablando de una meta para sanear todas las ciudades de 20 mil habitantes hacia arriba y por otro lado de rehabilitar las plantas de tratamiento que ya existen y que están trabajando parcialmente, en ese sentido nosotros planteamos una inversión aproximada de 10 mil millones de pesos que se tendría que hacer en colaboración con Gobierno federal a través de la Comisión Nacional del Agua, (Conagua), los Estados a través de los presupuestos estatales y comisiones estatales del agua y de los municipios, ese es el reto que nos planteamos, pero las inversiones han fluido lento”, comentó el presidente de la cuenca Lerma Chapala.

Estos proyectos permitirían abatir el estrés hídrico, la sobreexplotación de los mantos acuíferos, porque el líquido tratado se podría utilizar en actividades como riego de zonas verdes e incluso según la calidad del agua tratado se destinaría a uso agrícola.

Castañeda Tejeda, explicó que los proyectos de saneamiento de agua, son a largo plazo y dependerá de la suficiencia económica. Por lo pronto los integrantes de la cuenca Lerma Chapala, se plantearon un propósito ambicioso que les permitirá no depender de los recursos federales.

“Yo creo que nosotros tendríamos que darnos una meta de lograr la sustentabilidad en la cuenca al 2050 eso para mí sería una gran meta,  el tema aquí es que ver cómo se está revirtiendo las condiciones de los acuíferos, cómo se revierte la contaminación en los ríos, esto es un trayecto que dura tiempo a razón de la complejidad, de la cantidad a la razón de las inversiones que se requieren, a razón de la suma de voluntades que se tienen que hacer”.