Inicio » Noticias » Estatales » Veracruz » Se siembra más caña cada día en Veracruz

Se siembra más caña cada día en Veracruz

JAIR GARCÍA, ENVIADO ESPECIAL. DIARIO DE VERACRUZ. CÓRDOBA, Veracruz. Después de la industria petrolera, la azucarera es quizá el sector que más empleos y beneficios da a Veracruz, y aunque mucho se habla sobre sus problemas financieros y de competitividad mundial, cada día se siembran más hectáreas de caña, hay más obreros y hay más gente viviendo del azúcar.

Ejidatarios de comunidades de Córdoba, Yanga y Amatlán de los Reyes reconocen que año con año la gente aprovecha al máximo sus tierras para sembrar caña e incluso hay quienes hasta rentan algunas parcelas para sembrar la gramínea.

“Pues claro, si la caña es negocio, tiene varios ingenios cerca, sólo hay que invertirle, trabajarle mucho, pero al final habrá buenos resultados”, expresó Eleuterio Martínez, quien desde niño ayudaba a su padre en las faenas del campo para llevar la caña al ingenio.

Como él, otros ejidatarios coinciden que sigue siendo negocio la industria azucarera, pues de no serlo ya nadie cultivaría caña y se dedicarían a otros cultivos.

Señalaron que cultivos como el maíz, arroz, café y tomate han sido sustituidos por la caña de azúcar, porque representa un mejor negocio: “si ya no fuera negocio, entonces no habría gente queriendo trabajar en los ingenios o ya no habría transportistas o cortadores, pero de ésos luego hasta sobran”.

“TODO ES PURO CUENTO”

La industria azucarera en México enfrenta un problema de sobreproducción, lo que ocasiona que los excedentes no puedan ser colocados tan fácilmente, ya sea en el mercado interno o internacional. Frente a este problema, los productores cañeros aseguran que siempre hay un comprador, y que la mayoría de las veces es más la especulación que se genera, que el problema real.

“Yo estudié economía en la facultad, no terminé la carrera, porque me di cuenta que lo que me iba a dar de comer era el campo, pero sé que hay gente dedicándose a acaparar productos, a vender información de desabasto de un producto o una sobreproducción, ya sea para abaratar o alzar los precios, y ésos son los especuladores, que nada bien hacen a los negocios”, expresó Luis Domínguez.

Dijo que tarde o temprano las especulaciones que se hacen sobre el azúcar o cualquier otro producto caen por sí mismas, cuando al momento de hacer los negocios, la gente se da cuenta de la existencia o no de los productos.

Por ello aseguró que el asunto de los excedentes de azúcar que se manejan en los medios de comunicación y que algunos funcionarios llegan a manejar, “son puro cuento”. Lo que realmente afecta a la industria azucarera son los insumos, pues reconoció que en ese sentido no pueden ser tan competitivos como en otros países.

“Nosotros como cualquier negocio queremos que nos paguen más por nuestro producto, pero nos dicen que si nos pagan más, entonces ya no seremos competitivos con Estados Unidos, entonces lo que necesitamos son apoyos para fertilizante, abonos y para el proceso del cuidado de la caña”, agregó.

Leonardo Rivas, quien cuenta con uno de los cultivos de azúcar más grandes en la comunidad El Palotal, de Córdoba, señaló que sería justo recibir un poco más de pago por la tonelada de caña o en su defecto que los descuentos que les aplican fueran menores.

En su opinión sería necesario pasar por alto a las organizaciones cañeras tanto de la CNC como de la CNPR, “porque en ocasiones no se ve tan claro el manejo que hacen de nuestro producto”.

“TENEMOS A NUESTRO AMIGO EL GOBERNADOR”

Quienes viven de la industria azucarera, ya sean productores, obreros, cortadores o transportistas, reconocieron que han enfrentado crisis muy fuertes en los últimos años, pero reiteraron que gracias a que es un buen negocio han podido salir adelante.

Sin embargo, resaltaron estar conscientes que ante cualquier problema que pudiera tener este sector, “pues tenemos a nuestro amigo el gobernador, porque éste sí que nos entiende, sí que sabe de los problemas de la industria azucarera, éste sí que trabaja por los más jodidos”, manifestó Eleuterio Martínez, productor cañero de San José Tapia.

Reconoció que antes existía el temor entre los productores cañeros porque no contaban con un respaldo fuerte de parte del Gobierno del Estado, y se limitaban a estar unidos en sus organizaciones para hacerle frente a las crisis o a los dueños de los ingenios, sin embargo ahora cuentan con el apoyo del gobernador Fidel Herrera Beltrán.

“Este gobernador sí nos ha ayudado, ha visto por este sector con la entrega de tractores y fertilizantes. Busca en el extranjero quién nos compre el azúcar y gestiona para que aquí haya un buen pago por tonelada, éste es el primer gobernador azucarero que tenemos en Veracruz”, agregó Eleuterio Martínez.

Varios productores cañeros de los municipios de Córdoba, Yanga y Amatlán de los Reyes coincidieron que sí se han visto apoyos para este sector, lo cual les permite tener mejores ganancias, aunque indicaron que hacen falta más apoyos, sobre todo para los pequeños productores, que son quienes menos beneficiados se ven.

TRABAJO DE ESCLAVOS

A pesar de tener uno de los trabajos más duros que existen en el campo, los cortadores de caña son una tradición que no se extingue y por el contrario crece, por la gran cantidad de trabajo que hay para ellos.

Por lo menos en la región de Córdoba durante la temporada de zafra llegan cortadores de distintas partes del Estado y del país, pues los que son de esta zona no se dan abasto por la cantidad de trabajo que hay.

“Pues como dicen, éste es un trabajo de esclavos, pero alguien lo tiene que hacer, además, pues no fuimos a la escuela y si no sabemos hacer otra cosa, pues debemos entrarle para llevar comida a la casa”, mencionó Miguel Campos.

Dijo que es originario de Omealca y allá en su pueblo trabaja la albañilería, fontanería y todo trabajo que se le atraviese, pero cuando es la temporada de zafra se contrata como cortador.

“Este trabajo es muy cansado, pero te mantiene vivo, porque trabajas al aire libre y con los amigos se hace menos pesado, aunque siempre terminas bien sucio y sin fuerzas, pero te vas a tu casa a comer, te bañas y duermes, y estás listo para otro día de trabajo”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *