miércoles , 26 febrero 2020
Inicio » Noticias » Nacionales » SEMARNAT fortalece capacidades de adaptación frente al cambio climático

SEMARNAT fortalece capacidades de adaptación frente al cambio climático

COMUNICADO DE PRENSA SEMARNAT.

Cecadesu impartió el Taller “Formación de Coordinadores Regionales en Sistemas Comunitarios de Alerta Temprana y Adaptación al Cambio Climático” en once entidades. Estos trabajos dan seguimiento a los compromisos suscritos por México en el Acuerdo de París.

El taller involucró a las y los coordinadores regionales de once entidades federativas.

CIUDAD DE MÉXICO. En seguimiento a los compromisos suscritos por México en el Acuerdo de París en materia de adaptación al cambio climático, la SEMARNAT, a través del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu), llevó a cabo el taller nacional “Formación de Coordinadores Regionales en Sistemas Comunitarios de Alerta Temprana y Adaptación al Cambio Climático”.

El taller involucró a las y los coordinadores regionales de once entidades federativas: Estado de México, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Querétaro, Puebla, Sinaloa, Veracruz, Yucatán y Ciudad de México, con el objetivo de fortalecer capacidades a través de la identificación, análisis y desarrollo de estrategias enfocadas a la generación de sistemas de atención temprana para la adaptación al cambio climático, mediante cuatro elementos prioritarios:

  1. Conocimiento de Riesgos. Para ello, se implementaron cuatro técnicas: a) Mapeo de los sistemas socioecológicos (espacios donde los componentes y procesos de los ecosistemas se encuentran íntimamente influenciados por los procesos que ocurren en los sistemas sociales y viceversa), con los que se  trabajó para identificar y ubicar las problemáticas o nodos principales de la zona de estudio. b) Generación de un modelo sistémico, el cual permite reconocer las interrelaciones que influyen en mayor proporción entre los sectores económico, social, natural y cultural del sitio. c) Definición de una línea de tiempo para conocer la frecuencia de los eventos que generan riesgo en las comunidades de los sistemas socioecológicos. d) Generar una matriz de  amenazas/impactos para evaluar la percepción sobre la sensibilidad a la que están expuestas las propias comunidades.
  2. Monitoreo. Con base en las actividades anteriores se obtuvieron los puntos de observación para atender en la zona, donde por medio de un nuevo modelo sistémico se plasmaros las problemáticas y elementos que interactúan, ubicando las cadenas y/o ciclos que interviene para realizar alguna acción vinculada con la alerta temprana, la intervención temprana y la protección temprana. Cada uno de ellos permite manejar y desarrollar un sistema de gestión ante los riesgos que alimentan estos puntos de observación. Al finalizar la dinámica se elaboró una matriz de monitoreo, identificando el conflicto, la ubicación, las y los actores claves en relación, así como las acciones a emprender ante este conflicto.
  3. Respuestas a lo largo del tiempo para estrategias adaptativas. Esto implica el visibilizar el desarrollo de cada estrategia a corto, mediano y largo plazos, considerado el espacio donde se aplicará, el tiempo y los actores que participarán en su implementación.
  4. Fortalecimiento de capacidades adaptativas y habilitación social adaptada. Ello implica incrementar las capacidades de actores estratégicos para gestionar procesos de adaptación al cambio climático en contextos donde los impactos climáticos se traducen o exacerban la pérdida de la biodiversidad, la reducción de los servicios ecosistémicos, las dificultades para producir alimentos y los riesgos por inundaciones y deslaves. Su finalidad es que las estrategias a desarrollar no solamente se gestionen ante una problemática de riesgo en el corto plazo, si no que en las comunidades se promueva el desarrollo de capacidades y acciones personales y colectivas que favorezcan el bienestar de forma eficiente y sustentable.

Es importante recordar que México fue el primer país en desarrollo en entregar ante la ONU sus compromisos de mitigación y adaptación al cambio climático. En materia de mitigación estableció como metas prioritarias la disminución en un 22% de sus emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) y en un 51% de carbono negro para 2030.

En cuanto a la adaptación, la meta es reducir la vulnerabilidad en 160 municipios; fortalecer las capacidades de las comunidades locales; incrementar las acciones de protección y restauración de los ecosistemas, además de lograr una tasa cero en deforestación, además de generar e implementar sistemas de prevención y alerta temprana ante eventos hidrometeorológicos extremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *