Inicio » Noticias » Estatales » Sistema de riego: cosecha segura
FOTO: Emilio Morales Pacheco. NVINOTICIAS.

Sistema de riego: cosecha segura

OCTAVIO VÉLEZ. NVINOTICIAS.

SAN JUAN BAUTISTA LA RAYA, Oaxaca. Como en otras localidades de los Valles Centrales, aquí también solo unos cuantos campesinos siembran en los dos ciclos agrícolas otoño-invierno y primavera-verano, porque no dependen del agua de lluvias, al contar con un sistema de riego.

Amplias superficies con milpas secas y amarillas comprueban los efectos de la sequía que provocó en el 2019 y sobre todo, los grandes retos que enfrentarán este año si deciden sembrar otra vez, con la esperanza de que caigan las primeras lluvias de la temporada a fines de mayo.

“En verdad, somos afortunados por contar con un pozo para riego, entre tanto campo seco”, afirmó Héctor Miguel García Barranco, un campesino de la localidad.

Siembra y cosecha de calabaza

El labriego, junto con su esposa, Rosario Patricio Rodríguez Ramos, trabaja desde hace casi dos meses en su parcela, ubicada en el paraje El Hueso, en la siembra y en la cosecha de calabaza para la venta en el Mercado de Abasto Margarita Maza.

“Esta calabaza es de 40 días; ha crecido y se ha dado bien por el riego por goteo, ya que abastece a toda la planta. De lo contrario, sin riego, no tendríamos nada, porque está fuerte el calor de estos días”, asentó.

Aparte de esto, casi al mismo tiempo, sembró maíz y frijol, pero solamente para autoconsumo.

“Pues, hay que aprovechar la tierra y el agua, para tener el sustento de la familia”, anotó.

Sin embargo, el principal cultivo a que se dedica es la calabaza, porque de eso depende la obtención de dinero y el bienestar de la familia.

Buena producción

“Sembré una hectárea y hago tres cortes a la semana, el domingo, los miércoles y los viernes. Por corte, empaco 80 cajas para su venta”, señaló.

Por la buena producción, la cosecha o el corte se extenderán durante un mes y medio a dos meses.

“Gracias a Dios, nos va a ir bien, mínimo 150 cajas por semana”, anotó.

Esa es la diferencia con los otros campesinos de la localidad, por carecer de sistema de riego y estar supeditados a las lluvias.

“Sí, esa es la diferencia, porque los compañeros siembran en temporada, entre junio y julio, y esperan a lo que Dios diga; si se dio, se dio; si no, pues ni modos”, agregó.

En la ruina y a comprar

Un viejo campesino, que prefirió no identificarse, subrayó que la sequía en el 2019 dejó en la ruina a muchos productores de maíz, ante la pérdida total de las siembras.

“Se perdió todo, porque aunque llovió, fue tarde y ya no sirvió de mucho el agua”, añadió.

De hecho, destacó que muchos campesinos se han visto obligados a comprar el grano para poder atender sus necesidades de manutención y dar alimento a sus animales de corral.

“Hay desabasto de maíz, entonces hay que comprar, pero suben el precio a cada rato y a veces, es imposible hacerse de un bulto”, refirió.

Además, observó que no solamente se perdió el maíz, sino también el frijol y la calabaza, sembrados conjuntamente para disminuir los problemas causados por las plagas y hacer más eficiente el uso de los nutrientes del suelo.

“Tampoco tenemos frijol, ni calabazas, porque también les faltó agua para su crecimiento”, señaló.

A pesar de esto, el viejo labriego dijo que sembrará maíz nuevamente en los primeros días de junio próximo, esperando la llegada a tiempo de la lluvia.

“Ese es el desafío, es el reto, ojalá que Dios nos ayude para una buena lluvia y una buena cosecha”, finalizó.

En la zona metropolitana

San Juan Bautista La Raya es una agencia municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, que forma parte de la zona conurbada que rodea a la capital del estado, la ciudad de Oaxaca de Juárez.

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda de 2010 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), tiene una población total de dos mil 395 personas. De ellas, mil 277 son mujeres y mil 118 son hombres.

La mayor parte de su superficie, el 42.14 por ciento, se destina a la agricultura y el resto a uso habitacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *