Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
viernes , 30 julio 2021
Inicio » Opinión » Sostener la tendencia al alza de la producción de carne bovina

Sostener la tendencia al alza de la producción de carne bovina

Compartir es bueno:

JUAN CORTINA GALLARDO. LINKEDIN.

En 2021, el sector bovino de México crecerá 2%, estima el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA). Luego del nivel máximo de 2 millones de toneladas de carne de res alcanzado en 2020, se espera que este año la producción de la proteína animal alcance los 2.1 millones de toneladas, lo que mantendrá a nuestro país en los primeros lugares del ranking mundial de producción del cárnico. ¿Cómo se ha dado esta tendencia al alza y qué podemos esperar ante los desafíos que ha provocado la pandemia?

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la producción de carne bovina en nuestro país ha ido en aumento año con año. En 2020 batió récord con 2.07 millones de toneladas, lo que representó un aumento de 2.57% respecto a 2019. A su vez, el año de 2019 arrojó una cifra mayor a 2018 con un número de 2.027 millones de toneladas, lo que implicó un incremento de 2.4%.

A pesar de los embates de la pandemia -y los del cambio climático-, la expectativa es que se mantenga este ritmo de crecimiento, lo que permitirá al sector satisfacer la necesidad del consumo interno y externo que en el segundo semestre de 2021 se verá paulatinamente recuperado gracias a la reactivación económica. De acuerdo con el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne), el 90% de la producción tiene como destino el mercado interno, lo que suma alrededor de 1.9 millones de toneladas. En ese sentido, la predicción de crecimiento del sector bovino en 2021 es una noticia positiva por su contribución a la seguridad alimentaria del país.

En general, el sector ganadero en México cuenta con una larga tradición que, de generación en generación, ha convertido esta actividad en una de las agroindustrias más importantes del país. Adicionalmente, la colaboración entre los sectores público y privado hace posible un desarrollo sostenido de la producción bovina en particular. Además, entre los factores que la SADER señala como impulsores de este crecimiento se encuentran la optimización de la infraestructura, el repoblamiento ganadero, el mejoramiento genético, los incentivos a los productores y las mejoras en los sistemas de trazabilidad.

Lo que no podemos perder de vista es que la producción pecuaria se encuentra muy vinculada al consumo de granos y forrajes que, a su vez, han tenido desajustes este año en la producción, comercialización y establecimiento de precios alrededor del mundo. Confío en la capacidad de resiliencia del sector pecuario para afrontar esta y otras dificultades, y capitalizar los avances que han permitido el crecimiento sostenido de la producción bovina en los últimos años. Mantener el 6° lugar en la lista de mayores productores de carne de res en el mundo es un reto para México, pero no es imposible si estamos atentos a las áreas de oportunidad para transitar hacia formas cada vez más sustentables que redunden en una sólida, efectiva y competitiva producción del cárnico.

 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *