sábado , 7 diciembre 2019
Inicio » Carrusel » Tala desmedida de mezquite, un negocio ‘negro’

Tala desmedida de mezquite, un negocio ‘negro’

DULCE FAJARDO. TRIBUNA.

La elaboración de carbón sin autorización de autoridades ambientales, ha llevado a acrecentar un problema para la Tribu Yaqui.

La falta de apoyos e inversiones hacia la Tribu Yaqui es un problema que se agravó con la lucha por el agua, ahora enfrentan un serio problema en desempleo, lo que ha orillado a los miembros de la etnia a la realización de carbón, sin embargo lo hacen de forma desmedida y sin autorización por parte de las autoridades, situación que mantiene preocupados a un sector, señaló Mario Luna Romero, secretario de la etnia.

Explicó que la tala desmedida de mezquite ha provocado el incremento de la desertificación que se vive en la zona, por lo que distintas especies de flora y fauna en algunos años podrían estar en peligro de extinción.

Recordó que desde los años 70’s se inició con este negocio, sin embargo fue en los últimos años cuando se comenzó desmedidamente, por lo que se han buscado emprender algunas acciones pero no han tenido el apoyo de las dependencias federales.

“Desde esos años ha sido clandestina, anteriormente la autoridad tradicional había implementado redadas contra los ‘talamontes’, pero poco a poco cayó, ya que la gente de fuera se quejaba y hacia ver a la tribu como hostil”.

Dijo que existe aberración por parte de los carboneros para acatar las medidas que implementa la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

“Los carboneros y los que vienen a cortar madera no les ha convenido, han estado reacios a participar, ya que se les da una talla de árbol que deben de cortar, especificar el área de donde hacen los cortes y cómo van a reponer el faltante”.

Reiteró que la escasez de apoyos a la que se han enfrentado para combatir este problema, se debe principalmente a la falta de voluntad política.

“No hemos podido ir más allá, no hemos tenido coordinación, informamos cuando talan árboles como álamos, damos el aviso pero no vienen, hemos detectado bodegas o depósitos de carbón ilegales pero tampoco han actuado, ahí es falta de voluntad policiaca y coordinación, no tenemos problema en buscar una solución y hacerle frente”.

Señaló que gran parte de este problema se incrementó debido a la lucha por el agua que enfrentan desde hace años, incluso han bajado recursos para reforestación, sin embargo no se les da seguimiento, al ser solamente inmediatos y no continuos.

Dijo que esos programas no fueron suficientes, porque no se les ha dado continuidad, precisamente en el área por donde ahora pasa el gasoducto se proyectó una cortina natural de árboles de mezquite y palo fierro, pero fue tumbada con tal construcción, en alguna medida implementaron obras para detener el agua por el subsuelo para que los árboles se desarrollaran mejor.

Agregó que a raíz de esto no se han podido evaluar los resultados, esto por falta de presupuestos, aun cuando la tribu entiende la importancia.

Señaló que el problema se agrava por el paso de obras, donde las empresas se comprometen a reparar el daño, pero lo hacen con especies bastante pequeñas de fauna, para dejar de lado aquellas con más de 50 años de antigüedad.

“Tumban árboles sahuaros de 50 o 100 años y siembran rebrotes de 20 centímetros, nosotros no lo entendemos, pero si vemos los efectos”.

Por tal situación lanzó un llamado a los tres órdenes de gobierno para que los apoyen con empleos temporales e inversiones, ya que de esta manera se podrían resarcir los daños que se han ocasionado por la falta de empleo.

“Yo llamaría a los tres órdenes de gobierno a que dejen de condicionar las inversiones, sabemos la defensa que tenemos y que por ese motivo hemos recibido represión, nos han orillado a la inacción, tenemos problemas muy fuertes en la tierra yaqui, esto se va aplicar con la voluntad política porque las condiciones existen”.

TIENEN VENCIDAS LAS CONCESIONES

Ante este problema, Antolín Flores Mendoza, coordinador regional zona sur de la Semarnat, señaló que son tres pueblos Yaquis los que cuentan con concesiones para la realización de carbón, sin embargo éstas están vencidas.

Agregó que al estar regularizados lleva a los habitantes de la etnia acceder a pocos bene cios, ya que deben de ofertar el producto a menor precio, esto aun cuando las ganancias podrían ser superiores.

“El gobernador o el pueblo mayor para nosotros es una autoridad siempre y cuando nos demuestren en un documento donde nos digan que parte es donde deforestarán, sin embargo eso se hacía anteriormente, ya que las concesiones están vencidas, no hay aprovechamiento del área natural”.

Aun cuando el corte de árboles se realiza sin permiso alguno y sin restricción, argumentó que no existe peligro de extinción aún para los mezquites.

“No están en peligro de extinción los mezquites, ya que en 3 años están los árboles porque tienen todo propicio para ello, sin embargo, la autoridad permite que los yoris hagan aprovechamiento, esta región fue preciosa, hace 40 años hubo un ‘boom’ económico en algunas comunidades de fuera debido al carbón”.

Mencionó que para vender o producir carbón se deben de pasar primero por varias etapas, por lo que invitó a los interesados a acudir a las o cinas.

“Para que se pueda dar la elaboración de carbón tiene que haber una solicitud e integrarse a un expediente técnico por un prestador de servicio técnico forestal, para que nosotros lo analicemos y demos una autorización, pero esto es lo que no se hace, es ahí donde los que elaboran carbón en la tribu pierden mucha ganancia al valor del precio, ya que se vende a un intermediario que no tiene la facultad legal para venderlo”.

YA SE HAN APLICADO MULTAS

A través de un comunicado se dio a conocer que los inspectores de la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa) encontraron en el predio mil 120 sacos blancos que contenían 20 kilogramos de carbón cada uno, además de mil 200 kilogramos de carbón vegetal en mallas y 5 metros cúbicos de leña de mezquite verde, esto en San Ignacio Río Muerto.

Éste es el primer aseguramiento de carbón que realiza la Profepa en Sonora en lo que va de este año.

Las sanciones a las que puede hacerse acreedor el responsable van desde los 100 a los 20 mil días de salario mínimo, según los artículos 163 y 165 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

¿SABÍAS QUÉ?

En México se estima que hasta 70 por ciento de la madera que se comercializa es de origen ilegal, de acuerdo con la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf); dicho porcentaje representa 15 millones de metros cúbicos del material.

“Cero tolerancia”

Profepa indicó que seguirán las inspecciones y se tendrá cero tolerancia en la tala clandestina, asimismo exhorta a la población a denunciar cualquier delito ambiental, ya sea en las oficinas de la Delegación Federal o al 01 800 7703372

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *