Inicio » Carrusel » Tiende sector social del campo a la desaparición

Tiende sector social del campo a la desaparición

CARLOS RAZCÓN VALENZUELA. TRIBUNA / LA VOZ DEL PUERTO…

GUAYMAS.- Independientemente de que el sector social del campo tiende a la desaparición, el otrora segmento fuerte, el de los ganaderos, está desprotegido porque la falta de registro de sus pozos de abrevadero les impide acceder a los distintos programas federales de apoyo, reveló el ingeniero Alejandro Arellano Maldonado.

Para revertir esa situación y garantizar que el sector pecuario acceda a las nuevas tecnologías, que lo hagan más competitivo en los mercados nacionales y de exportación, el presidente de la Unión Ganadera Regional de Empalme unió esfuerzos con agrupaciones similares de La Misa y Guaymas para regularizar en conjunto unos 170 pozos, cuyo aforo -o luz- es mínimo y no representa carga negativa para los mantos acuíferos de la región.

Indicó que mientras los agricultores -en su mayoría de la iniciativa privada- han recibido casas-sombra, mallas-sombra, líneas de conducción, sistemas de riego presurizado y por goteo y otros apoyos a la producción, por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), “los ganaderos estamos ‘orejanos’, huérfanos de todo respaldo oficial”, dijo Arellano Maldonado.

Explicó que a la apertura de las distintas ventanillas, los productores ganaderos concurren para acreditarse en los programas de subsidio federal; por ejemplo, SAGARPA aporta hasta el 90% para la modernización y equipamiento de pozos de uso pecuario -bombas sumergibles, planta solar, ademe, aforo, etcétera-, con inversiones que van hasta el millón de pesos.

“Cumplimos con todos los requisitos que implica el sistema ganadero, desde las marcas de sangre y herraje, areteado; también tenemos comprobante de domicilio y CURP, estamos al corriente con los compromisos fiscales y somos dueños de la tierra pero… no tenemos título del pozo de abrevadero”.

Indicó que la más reciente regularización del tipo se dio hace unos treinta años, “cuando se regularizaban hasta los represos”, sin embargo, la mayoría de esos títulos no se revalidaron en los siguientes diez años y, los pozos recayeron en la figura de “orejanos” (sin dueño aparente).

En el agro regional, por cierto, de los más de 200 agremiados a la Asociación de Usuarios de Agua para Fines Agropecuarios (AUAFA), más del 80% eran del sector social.

Sin embargo, por la falta de créditos y estímulos a la producción, los campesinos empezaron rentando a los agricultores provenientes de Hermosillo, quienes luego “aprovecharon necesidades de la gente del campo local” y compraron la tierra, incluyendo los derechos de agua.

También aprovechando su poderío económico, esos agricultores no han hecho su reglamento interior de aquella Asociación de Usuarios, para administrar el agua y, las cinco zonas en que subdividieron el acuífero -la primera y segunda, las más cercanas al mar-, las manejan a su arbitrio y sus pozos ensalitrados los relocalizan a su antojo.

Por ello, las uniones ganaderas de Empalme, Guaymas y La Misa están en pláticas con César Lagarda Lagarda, delegado en Sonora de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), y apuran gestiones para la regularización de sus pozos de abrevadero, a efecto de resolver añeja problemática que mantiene al sector pecuario en ancestral retraso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *