miércoles , 12 agosto 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Tiene Caborca más berrendos que nadie

Tiene Caborca más berrendos que nadie

MARCO A. MANRÍQUEZ. EL DIARIO.

Caborca.- Por eso es necesario su conservación, para evitar su extinción, declaró el director de la Reserva .

Con el interesantísimo tema “Conservación del Berrendo Sonorense”, concluyó el VI Coloquio Internacional de Historia, Cultura y Medio Ambiente, en la ciudad de Caborca, el pasado fin de semana, el cual fue expuesto por especialistas en la materia, de la Reserva de la Biósfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, declarado en junio del 2013 como Patrimonio de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Federico Godínez Leal, director de la Reserva, al término de las ponencias, primeramente observó que, aunque la institución que él dirige, solo abarca los ayuntamientos de Puerto Peñasco, Sonoyta y San Luis Río Colorado; los otros municipios vecinos como Caborca, Pitiquito, Altar y Trincheras tienen mucha similitud y relación en cuanto al entorno natural, como es flora, fauna, geografía, etcétera.

Destacó que tal vez mucha gente no lo sepa, pero el municipio de Caborca es el que tiene mayor número de berrendos en todo México, y el mundo, porque es una especie única.

“Es ése el berrendo sonorense; y el municipio de Caborca, en la parte Noroeste, tiene un hábitat muy especial para estos ejemplares.

“Y en el caso del berrendo, nosotros somos la autoridad encargada de su observación, monitoreo, salud, conservación, etcétera. Por eso, en ese aspecto”, aclaró, “sí abarcamos hasta esta región de Caborca y alrededores”.

Principal problemática: Reducción de población o extinción
Godínez Leal resaltó que la principal problemática que enfrenta el berrendo de la especie Antilocapra Americana Sonorensis es la extinción, aunque gracias a programas de conservación, implementados en los últimos 5 años, ha incrementado levemente su

población, hasta en un 20%, y eso es alentador, pero no suficiente.
Refirió que debido a la caza indiscriminada de esta especie, desde principios de siglo y hasta los años 50 y 60, casi hace que se extinga, pero desde entonces se declaró al berrendo como una especie en peligro de extinción y se vedó su caza.

Asimismo, atribuyó la reducción de la especie, no solo a la caza furtiva indiscriminada, sino también a obras e infraestructuras, como las carreteras, cercados de rancho, etcétera, que impiden o son un obstáculo para la migración natural de los berrendos o que los ponen en más contacto directo con el ser humano, que al fin y al cabo, es el que les hace más daño por falta de conciencia, y no solo a esta especie.

“Por eso tenemos que tratar de equilibrar las cosas, porque no podemos negar que todavía hay mucha gente armada por ahí que se dedica a la caza furtiva, a sabiendas que está prohibido hacerlo, pero para eso contamos con autoridades encargadas de cuidar que esto no suceda, y se aplican severas multas, incluso cárcel, a quien se sorprenda haciéndolo”, determinó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *